Joan Francesc Ferrer 'Rubi'
Joan Francesc Ferrer 'Rubi' - REUTERS
La Liga

Rubi deja el Espanyol y firma tres temporadas con el Betis

El club catalán confirma a David Gallego, el técnico del segundo equipo, como sustituto

Actualizado:

Habrá que preguntar a Joan Francesc Ferrer 'Rubi' los motivos por los que ha decidido abandonar al Espanyol después de clasificarlo por primera vez en doce años. Por contra, no hay nada que aclarar en el Betis, donde la salida de Setién ha dejado un vacío que la secretaría técnica del club verdiblanco ha colmado con celeridad y tino encomiables. Si es o no un acierto sólo lo puede decir el tiempo o, en la línea que marcan los tiempos actuales, los resultados. Setién puede dar fe de ello.

El caso es que ahora, con junio apenas mordido, el Espanyol ha sufrido una perdida capital para un proyecto deportivo que cotizaba tan al alza como la ilusión que se había generado entre la hinchada periquita. La medida es idéntica, pero de tonalidad opuesta, en el incipiente calor veraniego que estos días abraza Sevilla. El Betis, después de un año del que se esperaban cosas de lo más estimulantes que terminó con el gesto torcido, arranca de un volantazo una sonrisa a la parroquia del Benito Villamarín, donde se había comenzado a asumir que el proyecto venidero tendería hacia derroteros más pragmáticos, como invitaban a pensar nombres del estilo de Abelardo, de los más relacionados en las últimas fechas con el club verdiblanco.

Dice Rubi que su marcha en ningún caso obedece a razones económicas. A falta de la confirmación del propio técnico, al de Vilassar de Mar parecen haberle seducido las cotas de la empresa que desde hoy encabeza. Que el Betis no juegue competición europea en la temporada 2019-2020 parece, más allá de un bache importante, el argumento definitivo para agitar definitivamente la estructura deportiva del club siguiendo, eso sí, una línea continuista con las contrataciones acometidas durante los dos años en que Setién estuvo al frente.

En ese contexto parece ideal Rubi, con el que el Espanyol, nevara o hiciera el mejor día de playa, se mantuvo firme en un credo donde el fútbol de ataque, creativo y con el jugador técnico por bandera se mantuvo firme en sus trece, soberbio el curso de los catalanes en la cabeza y la cola de la temporada. El matiz, que es por donde seguramente haya ganado enteros su candidatura al banquillo verdiblanco, está en lo que ocurre cuando sus equipos pierden la pelota, tan capaces de juntarse con pegamento en su mitad como de despegar sus ataduras en la contraria.

Llegaron las vacas flacas a mitad de curso, con una racha de nueve derrotas en diez jornadas que compensó, para mal, el mejor inicio de temporada de los blanquiazules, 21 puntos de 33 posibles. El asunto remontó el vuelo a última hora, nueve citas seguido invicto, para abrochar definitivamente Europa en una última jornada de ensueño ante la Real Sociedad. David Gallego, quien hasta el momento era el responsable del filial, ya ha sido anunciado como primer entrenador del Espanyol. Firma por las dos próximas temporadas.

Se intuye el valor que para el Betis tiene la contratación a partir de su comunicado de bienvenida. En la cuenta oficial del conjunto verdiblanco en Twitter, Rubi apareció sentado en un sillón al estilo de la serie «Juego de Tronos». El mensaje precisa, además, que se trata de la primera opción de los sevillanos para ocupar el banquillo.

En este punto, el reto al que a partir de hoy mismo se enfrenta Rubi supone un test definitivo para medir su dimensión como responsable de grandes obras. Pasó por el equipo de su localidad natal, Vilassar de Mar, en 2001, para sentarse después en los banquillos de Hospitalet, Sabadell y Espanyol B. Ya en el fútbol profesional, Girona, Valladolid, Levante, Sporting y Huesca precedieron su explosión en el primer equipo del Espanyol. En la 2013-2014 tuvo su única experiencia en un primer espada europeo, en el Barcelona, aunque como segundo entrenador, a la sombra del 'Tata' Martino.