Sevilla-DeportivoLa emotiva despedida de Monchi en el Sánchez Pizjuán

El director deportivo del Sevilla dijo adiós a la afición del club con la camiseta de Puerta y besando el césped

Actualizado:

El sevillismo homenajeó al director deportivo del club andaluz, Ramón Rodríguez 'Monchi', tras acordar hace ocho días la rescisión de su contrato después de diecisiete años en el cargo, antes del inicio del partido ante el Dépor en el Sánchez Pizjuán, que se rindió al 'arquitecto' del Sevilla campeón.

La marcha de Monchi, de 48 años y que probablemente seguirá su carrera en el Roma italiano, convulsionó la pasada semana al sevillismo, para lo que el exguardameta de San Fernando (Cádiz) había alegado de forma reiterada su cansancio después de tantos años en esa responsabilidad, y este sábado todo el Ramón Sánchez Pizjuán, escenario de muchos de sus éxitos, lo despidió en olor de multitud.

Monchi saltó al campo antes de empezar el choque con una camiseta con el dorsal 16, el del malogrado Antonio Puerta, y entre gritos de 'León, León, León San Fernando', su apelativo futbolístico, fue aclamado por la afición sevillista, reconocimiento al que se sumaron los seguidores deportivistas desde la zona acotada en el Gol Sur.

Con los once títulos ganados por el equipo de su alma sobre el césped (cinco de la UEFA/Liga Europa, dos de la Copa del Rey, una Supercopa de España y otra de Europa, y dos menciones como mejor equipo del mundo), el técnico gaditano se despidió grada por grada de la hinchada que le ha adorado y casi idolatrado en estos años.

Monchi, sevillista hasta los tuétanos desde que con apenas 18 años llegó hace tres décadas como portero desde su San Fernando natal a un club que sufría problemas deportivos y económicos, se arrodilló en el centro del estadio y besó el césped del Sánchez Pizjuán entre la ovación y los cánticos de apoyo y cariño de los suyos.

Dado su amor al Sevilla se presume que su adiós será más bien un 'hasta luego', después de que todos le reconozcan como el principal responsable de la política de ventas y compras que ha hecho que su laureado Sevilla se haya posicionado como uno de los grandes equipos del continente, sobre todo por sus éxitos en la Liga Europa, en una década prodigiosa.