Stephanie Frappart
Stephanie Frappart - UEFA

Supercopa de EuropaStephanie Frappart: «El fútbol es igual para hombres y mujeres»

Por primera vez una mujer será la jueza principal de la final masculina de una competición europea de alto nivel

Actualizado:

La árbitra principal de la Supercopa de Europa que disputarán mañana Chelsea y Liverpool en Estambul, la francesa Stéphanie Frappart, ha dicho hoy que para ella no es distinto arbitrar un equipo de fútbol masculino o femenino.

«No hay mucha diferencia; el fútbol es el mismo. Son los equipos los que juegan distinto, pero es el mismo juego para hombres y mujeres, y para mí como árbitro es lo mismo», opinó la francesa, que ya lleva desde abril arbitrando equipos de la primera división de Francia.

«Nos sentimos preparados porque entrenamos mucho, no tenemos miedo a este partido, estamos siempre preparados para cualquier encuentro», dijo Frappart, flanqueada por su equipo arbitral, la irlandesa Michelle O'Neill, la italiana Manuela Nicolosi y el turco Cüneyt Çakir.

Por primera vez una mujer será la jueza principal de la final masculina de una competición europea de alto nivel, y además estará asistida por un equipo arbitral mayoritariamente femenino.

«Desde luego mi vida cambiará, porque seré más popular ahora que cuando estaba en la primera división en Francia», admitió. «Pero conozco el equipo y también mis emociones, sé cómo controlarlas y cómo entrenarse. No es mi primera misión, así que estoy preparada», añadió.

Nicolosi se pronunció de forma similar, al señalar que «las emociones se dejan atrás una vez que empieza el juego: te concentras en el partido».

O'Neill, por su parte, subrayó que trabajar en el máximo nivel del fútbol masculino «abre una vía para las jóvenes».

«Si Frappart inspira a miles de mujeres a seguir su camino, la UEFA estará feliz», dijo el presidente del comité de árbitros de la UEFA, Roberto Rosetti.

Frappart rechazó la sensación de tener que demostrar una mayor habilidad que sus colegas masculinos: «Es lo mismo, tenemos que demostrar que somos capaces, no creo que nada cambie».

«Hemos hecho muchas sesiones de entrenamiento juntos, hombres y mujeres, hacemos las mismas pruebas físicas. Ellas son realmente valientes y no tienen miedo a tomar decisiones impopulares», resumió Çakir.