Simeone y Zidane en el derbi del 2 de mayo de 2017, en el Bernabéu
Simeone y Zidane en el derbi del 2 de mayo de 2017, en el Bernabéu - AFP
Derbi en Nueva York

Zidane y Simeone se reencuentran en Nueva York

La última vez que se enfrentaron quedaron en tablas con goles de Cristiano y Griezmann

Actualizado:

Zinedine Zidane y Diego Pablo Simeone se verán las caras dos temporadas después. La última vez que compartieron banquillo fue el 8 de abril de 2018, quedaron en tablas (1-1) con goles de Cristiano Ronaldo y Antoine Griezmann, las estrellas que ya no militan en sendos equipos. Ahora, casi dos años después, el Metlife Stadium de Nueva York será testigo de su reencuentro en el primer derbi fuera de las fronteras españolas.

La veda entre el argentino y el galo se abrió un 27 de febrero de 2016, que culminó con el equipo rojiblanco como ganador (0-1) gracias a un tanto de «El Principito» en el Santiago Bernabéu. El centro del campo del conjunto de Simeone formado por Saúl, Augusto, Gabi y Koke bloqueó por completo al Madrid de Zidane. Los colchoneros sellaron a Kroos, anularon a James, agotaron la magia de Isco y cerraron las bandas por donde Carvajal y Danilo debieron subir. A pesar de que los blancos tuvieron un 69% de posesión del balón, el argentino se llevó el primero de los sucesivos duelos de titanes que vendrían después.

Tres meses más tarde los dos líderes volvieron a enfrentarse, pero esta vez el escenario sería la final de la Champions que vería a los blancos como vencedores. El contraataque de Zidane dio la vuelta al marcador. El luminoso rezaba un 1-1 que se resolvió con penaltis. Con Casemiro ya asentado en el centro del campo y Modric y Kroos como interiores, los de Chamartín ganaron un ancla para frenar a los atléticos. Así, el Cholo sufrió su primera derrota frente a Zizou.

El tercer derbi entre ambos entrenadores sería el primero del míster galo en el Calderón. El 19 de noviembre de 2016 Zidane asaltó el templo rojiblanco con una combinación arriesgada debido a las bajas. Faltaban Kroos, Casemiro y Benzema. El técnico francés utilizó entonces un 4-2-3-1 de salida que se convirtió en un 4-4-2 en defensa y un 4-4-1-1 en ataque, con Isco entre líneas y usando a Cristiano Ronaldo de nueve. El luso firmó un hat trick y Simeone solo pudo agachar la cabeza frente a Zidane.

El cuarto encuentro llegó el 8 de abril de 2017. Allí, un gol de Pepe adelantó a los blancos y el Madrid pecó de conformismo. El Cholo apostó por Correa y Thomas y los rojiblancos arrollaron a los de Zidane, situación que aprovechó Griezmann para empatar el partido. Un mes más tarde, el 2 de mayo de 2017, el instructor francés volvería a demostrarle a su rival argentino el juego de su potente equipo. Cristiano Ronaldo repitió hat trick en el segundo derbi europeo y Casemiro, Kroos, Isco y Modric recuperaron 10 balones más que los rojiblancos. El Atlético cayó por tres goles a cero.

El 10 de mayo de 2017, Simeone quiso remontar la situación anterior. En el minuto 16 los rojiblancos ya ganaban por dos goles a cero, con un plan de segundas jugadas para intentar bloquear a los blancos. Parecía que el argentino le comía terreno al francés, pero Zidane supo reaccionar, llamó a la calma y empezó a controlar el balón. Apareció Isco y recortó distancias con su gol. Simeone no supo responder y a pesar de llevarse el partido con un 2-1, en el global venció el Real Madrid de Zizou con un 2-4.

El 18 de noviembre de 2017 se producía el séptimo encuentro entre los capitanes de ambas naves. El primer duelo que vería el Wanda Metropolitano. A pesar de que los blancos dominaron el partido, el luminoso del nuevo estadio no se estrenó. Esta vez los dos grandes técnicos empataron a cero.

El último duelo

El 8 abril de 2018 el Santiago Bernabéu acogió el último derbi dirigido por Simeone y Zidane. Un enfrentamiento muy igualado en el que los dos equipos empataron a uno, con goles de Cristiano y Griezmann. Ahora, casi dos años después, francés y argentino vuelven a verse las caras en Nueva York. Un nuevo escenario para celebrar un viejo ritual que ambos conocen a la perfección.