Eurocopa 2016

Eurocopa2016

SELECCiÓn

«Nadie es más exigente que nosotros»

seleccionador de España«Tenemos que ser un equipo con alternativas, iniciar jugando desde atrás pero a veces buscar el juego directo», afirma el entrenador español

Vicente del Bosque se sienta en una de las gradas del campo de entrenamiento. Con chándal azul eléctrico y el mismo aspecto bonachón de siempre, el seleccionador mira a su interlocutor y bromea sobre su barba perdida. Es la hora de las preguntas. No rehuye ninguna, pero se siente más cómodo charlando solo de fútbol. Asegura que cada día que pasa aprende algo nuevo, y sentencia: «Si crees que lo sabes todo, ten cuidado». El técnico salmantino tiene decidido abandonar el banquillo español al término de la Eurocopa, pase lo que pase. Ángel María Villar lo sabe, pero no ceja en su empeño de convencerle para que continúe. Del Bosque confía a muerte en su grupo y le ve perfectamente capacitado para ganar la cuarta Eurocopa.

Uno de sus mayores orgullos es, según ha dicho en alguna ocasión, haber conseguido que la selección funcione como si se tratara de un club.

Hemos seguido una política de continuidad. El grupo se ha acostumbrado a trabajar con nosotros. Y también los jóvenes que han estado estos días en Austria y que volverán en el futuro. Hay que mirar a la cantera como si esto fuese otro club.

La lista de los 23 futbolistas para Francia ha sido la más contestada desde que usted es seleccionador.

Sí, porque se ha focalizado en la figura de los delanteros. Uno, Paco Alcácer, porque fue el máximo goleador de la fase de clasificación de la Eurocopa y su rendimiento con nosotros ha sido bueno. Y otros, como Diego Costa y Fernando Torres, por las diferentes situaciones que les han rodeado. Seguro que han hecho méritos para estar aquí.

¿De haber estado en buenas condiciones físicas, hubiera contado con Costa?

Aguardamos hasta el último momento para tomar una decisión. Lo que no podemos hacer es meter tres o cuatro futbolistas que juegan por dentro y quedarnos sin bandas, porque en situaciones de necesidad vamos a tener que tirar de ellas. No podíamos traer a muchos delanteros porque hayan hecho una buena temporada. Hemos tratado de hacer un equipo equilibrado, con alternativas en el banquillo... Y esto no es meter a tres o cuatro porque hayan hecho un buen año. A los dos delanteros que vienen, Morata y Aduriz, no les contesta nadie. Todo el mundo está de acuerdo en que debían estar.

Si fuera por una cuestión de buenos números hay algunos nombres claros que debían de estar en el grupo, como Mario, Mata, Alcácer, Cazorla...

Mata es un chico con un comportamiento siempre ejemplar. Ha jugado en la banda derecha, de mediapunta... En todos los sitios. Hemos pensado y valorado muchas otras cosas, pero eso no quiere decir que no nos guste. Si no, no hubiera venido no sé cuantas veces. En el caso de Cazorla, ha estado cinco meses sin jugar y ha hecho un gran esfuerzo por poder llegar, pero hemos creído que no podíamos venir con muchos jugadores con una incertidumbre física. Por eso lo hemos desechado. Pero, además, mire lo que tenemos en el centro del campo: Iniesta, Cesc, Silva, Thiago, Koke, Lucas Vázquez...

Los números

¿Costó cerrar la herida del Mundial de Brasil?

La decepción de Brasil es evidente. No advertimos lo que estaba por venir, no tuvimos ningún problema o síntomas de decaimiento en absoluto. Nos parecía que se estaban entrenando de modo impecable. Luego llegó lo de Holanda y nos marcó para todo el Mundial. El fútbol pone a cada uno en su sitio. No podemos estar pensando todo el tiempo en lo de Brasil. Parece que la fase de clasificación no tiene mayor importancia, pero lo que debo decir es que son números: en mi época hemos jugado 36 partidos, hemos perdido uno y empatado dos. Nos hemos clasificado de modo impecable. ¿Que se ha perdido algo de pasión? ¿Que hay un poco de desafecto de la gente? Puede ser, pero hay mucha gente con la selección. Lo que tenemos que dar en el futuro son muestras de que se puede volver a confiar en nosotros.

¿Siente que el aficionado se ha malacostumbrado a lo bueno y que no tiene memoria?

Nadie es más exigente que nosotros. Aunque tengamos una sonrisa, lo somos y no nos conformamos con el pasado diciendo que ganamos el Mundial y la Eurocopa. Vamos a defender un Europeo. Parece que no nos damos cuenta pero nosotros sí somos exigentes. Tenemos una mayor responsabilidad, no podemos ir a Francia a cumplir un trámite. Debemos aplicarnos al máximo y seguir demostrando que estamos en un gran momento. Será estupendo. Es nuestro sueño poder conseguir el título, pero hay una gran dificultad.

¿Cree que estamos infravalorando a los rivales de España?

Nadie con cierto conocimiento del fútbol europeo puede pensar que República Checa, Turquía y Croacia son fáciles en absoluto. Son organizados, unos tienen un estilo propio más en función del contrario, mucha pasión y buenas cualidades individuales. No va a ser nada fácil. No es decir que tengamos miedo, es el respeto que un deportista tiene que tener a otro. Antes todos nos aplaudían y loaban nuestro juego. Ahora cuesta que los elogios lleguen tan fácil como llegaban antes.

En Curitiba, cuando terminó el Mundial de Brasil, me dijo que le habían dado ganas de llorar pero que se obligó a aguantar las lágrimas.

Sí, sí, porque eran cosas contra las que no podías luchar. Uno dice: 'tenemos la obligación de ganar la Eurocopa'. Pero hay muy buenas selecciones y todos lo que no ganan no pueden fracasar; solo gana uno. Vamos a prepararnos para hacer un buen Europeo y claro que tenemos el sueño de volver a ser campeones. No sería de buen deportista y no estaríamos aquí, pero debemos valorar las dificultades que hay. No debemos trasladar a la gente: 'Si no se gana es una mierda'. No hombre, no. Hay que valorar eso.

¿Hizo una lista de cosas a mejorar después de aquello?

No, la verdad. Los cuatro días entre los partidos de Chile y Australia, con el equipo eliminado, fueron una lección fantástica de lo que debe ser un equipo. Con una perspectiva muy mala, sin nada que hacer en un Mundial, tuvieron un comportamiento fenomenal. En el terreno de juego ante Australia (3-0) y en otras situaciones. Quizá en otras épocas se hubiese generado un lío tremendo. Ese es el camino, en la derrota y en la victoria.

La dificultad

Algún jugador usó el recuerdo de la Francia campeona que tras dos títulos consecutivos fracasó también en la primera fase de un Mundial y regresó años después a una final.

Sí, es un buen ejemplo. Nadie se mantiene ahí mucho tiempo. Ningún club ha repetido la Champions dos años seguidos, ahora Alemania ha tenido también un pequeño bajón... Nosotros queremos no estar lejos de los que tengan opciones para ganar, de los puestos en los que se cueza el título.

¿Cree usted que ese carácter tan sencillo suyo le resta importancia? Otros con menos títulos se consideran referencias y especiales.

¡Bah! (suelta sin darle importancia). Cada uno debe actuar con normalidad, sin fingir. Si tienes un discurso no lo vas a cambiar por imitar a nadie. Hay que mostrarse y ser como es cada uno.

¿Quién le agobia más preguntándole por los debates de la portería o los delanteros?

Mucha gente (bromea). Debemos escuchar a todo el mundo. Las opiniones en el fútbol son todas válidas pero ante la duda debemos hacer lo que creemos que es mejor para el equipo. En el mundo del fútbol no se sabe todo. Ten cuidado como creas que lo sabes todo. Tenemos un plan general hilvanado con el que empezar la Eurocopa, incluso las certezas y dudas.

¿Sabe cuándo es el mejor momento para desvelar esas dudas y certezas?

Hay dudas porque tenemos futbolistas parecidos en algunos casos, no queremos jugar todo el rato al pie; debemos jugar con balones al espacio y no reducirnos a ser un equipo cómodo. Tenemos que ser un equipo con alternativas: jugar en corto y en largo, iniciar tocando desde atrás pero a veces buscar el juego directo. Puedes decir: 'nosotros iniciamos de atrás', pues muy bien, pero ¿si te presionan la salida? A lo mejor hay que tener otra opción. Las cuestiones básicas y fundamentales las conocemos y las vamos a hacer.

¿O sea que el debate de la portería lo desvelará justo antes de empezar?

Cuando tengamos que dar la primera alineación habrá que elegir a uno u a otro después de verles y aprovechar sus oportunidades estos días antes del campeonato. ¿Para qué lo vamos a decir antes?

Toda la actualidad en portada

comentarios