Suecia celebrando el gol del «10» de Suecia, Forsberg, en el Mundial de Rusia ante Suiza
Suecia celebrando el gol del «10» de Suecia, Forsberg, en el Mundial de Rusia ante Suiza - EFE
Patrocinado porInfiniti

Mundial de Rusia 2018La historia olvidada de Suecia en los Mundiales

La selección nórdica y su camino a la gloria en la máxima competición del fútbol

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Páginas brillantes en la historia de los Mundiales, un subcampeonato del mundo y una bestia negra, para ellos invencible hasta ahora, son las señas de identidad de Suecia. Una selección muchas veces próxima a la gloria, pero no lo suficiente como para ser eternamente recordada.

No obstante, los anales de la historia guardan los secretos de esta selección, y cuentan cómo en cuatro ocasiones, Suecia concluyó el campeonato del mundo entre los cuatro primeros. Los aficonados de las ediciones de Francia 1938, Brasil 1950, Suecia 1958 y Estados Unidos 1994 fueron testigos de estas hazañas.

De esta forma, la mala suerte se ha aliado con los suecos. Un equipo que siempre que ha superado los octavos de final ha alcanzado como mínimo las semifinales, a excepción de Italia en 1934 y el actual Mundial de Rusia. Aún así no ha sido capaz de alzar la copa de campeón del mundo. Sin embargo, la fortuna no es la única culpable de esto.

La bestia negra

Por mucho que Suecia se muestre letal a medida que avanza de ronda en un Mundial, existe un equipo que para ellos ha resultado invencible a lo largo de su historia, la eterna Brasil.

Este es el encuentro que más veces se ha repetido en la historia de los campeonatos del mundo -junto a los Argentina contra Alemania-, un total de veces De todas ellas, «la canarinha» ha resultado victoriosa hasta en 5 de esas ocasiones, mientras que las restantes, ambas en fases previas, han acabado en empate.

El precedente más reciente es el Mundial de Estados Unidos en 1994. La Suecia de Larsson, Dahlin, Brolin y Ravelli, llegó a las semifinales del torneo, sólo para perder ante Brasil por la mínima, con un solitario gol de Romario. «La canarinha» acabaría siendo la campeona, y los nórdicos terceros.

Así ocurrió nuevamente en casa de su máximo rival, el Mundial de Brasil de 1950. Esa campaña se caracterizó por la ausencia de elimatorias. Tras una fase de grupos previa, Uruguay, Suecia y España se unieron a la anfitriona en una liguilla final. El año del « Maracanazo», vivió un Brasil-Suecia en el que los primeros ganaron por un margen de 7-1. España sería cuarta, aunque paradójicamente puntuaría sólo contra la campeona, la selección celeste, en un empate a dos.

En el Mundial de Francia de 1938, la «Blagult» ( apodo de su selección que significa oro azul en su idioma, haciendo referencia a los colores de su bandera) había avanazado a las semifinales del torneo, donde esperaba Hungría. Tras caer derrotados, el destino depararó un nuevo contrincante en el partido por el tercer puesto, Brasil, que no tuvo piedad al arrollarles por 4-2.

Subcampeones del mundo

En el año 1958 los suecos abrieron las puertas de su hogar para albergar el mayor evento futbolistico del mundo.Los anfitriones se plantaron en el evento después de haber sido campeones olímpcios en 1948, y terceros en Brasil en 1950. Todo estaba de cara.

La escuadra estaba comandada por el mítico tridente del Milán, Gunnar Gren, Gunnar Nordahl y Nils Liedholm, apodados «Gre-No-Li» en alusión a las primeras letras de su correspondientes apellidos.

Tras haber dejado atrás a conjuntos como Alemania Occidental o la URSS, Suecia se presentaba en la final contra Brasil con el cartel de favorita. La «verdeamarela», como le dicen en su país, todavía no se había destapado como la mandición sueca, ni como la mejor selección de la historia de los Mundiales.

Empezó ganando Suecia, con un gol precoz en el minuto 4 de Liedholm. En los lances posteriores del duelo, Vavá, Zagallo y Pelé por partida doble, dieron la estocada final a los nórdicos. Simonsson no pudo más que maquillar el resultado. 5-2 en el primer Mundial de Brasil. La alegría de «canarinha» frente a las lágrimas de la «blagult» mostraban las dos caras de una moneda.

Matagigantes en Rusia

Suecia clasificó para los cuartos de final del Mundial acogido por Rusia. Selecciones como España, Alemania, Portugal o Argentina, ya no se encuentran en la tabla de un Mundial en el que el mero hecho de tener un nombre no está sirviendo a los grandes para permanecer. Históricos como Italia u Holanda sucumbieron a la «matagigantes» nórdica, que sigue dejando cadáveres tras de sí en Rusia.

La última víctima de este equipo rocoso, organizado y amante del fútbol aéreo fue la prometedora Suiza. El juego discreto de la «Blagult» les condujo a los cuartos del torneo, siendo una de las 8 últimas supervivientes, algo que no conseguían desde 1994.

El cuadro les deparó una eliminatoria frente a Inglaterra para los cuartos, en la lucha por llegar a semifinales. La selección de los tres leones comandada por Gareht Southgate, en una amplia renovación de la plantilla británica, venció a Suecia en un partido serio, por 2-0. Se acabó aquí el sueño nórdico.

En 2015, los suecos ganaron el Europeo sub 21. Lindelöf, Helander, Augustinsson, Hiljemark, Thelin y Guidetti levantaron aquel trofeo, y hoy forman parte de los 23 de la absoluta. Después de estar ausentes en los dos últimos Mundiales, han estado cerca de repetir los éxitos históricos de la selección absoluta de su país. Sin duda, todavía queda mucho por ver de esta escuadra.