Vídeo: Analizamos la trayectoria y cualidades de los candidatos al banquillo español
Patrocinado porInfiniti
Selección española

Las opciones de Rubiales para el banquillo de España

El presidente pone en marcha la maquinaria para elegir al nuevo entrenador y sacar de su letargo a la selección

Actualizado:

Desde que Luis Rubiales accedió a la presidencia de la Federación no ha tenido un segundo de respiro. Entre la renovación y el despido de Lopetegui, la concentración mundialista, el anuncio de Hierro como nuevo seleccionador y el día a día que genera un campeonato como éste, ni el presidente ni su equipo han parado. Toda esa vorágine de acontecimientos se frenó ayer en seco con la eliminación.

Ahora, el dirigente regresará a su despacho en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas y tendrá que empezar a planificar el futuro de la selección española, aunque en su cabeza lleve dándole vueltas unos cuantos días. «Comienza el primer día de un nuevo proyecto. Vamos a buscar nuevas fórmulas y construir una Federación de futuro», dijo ayer Rubiales, quien se reafirmó en que hizo lo correcto al destituir a Lopetegui a dos días del inicio del Mundial: «Cuando se toman decisiones con responsabilidad hay que seguir por esa ruta. No me perdonaría traicionar nuestros valores, ni aún siendo campeón del mundo».

Rubiales vuelve al trabajo con un panorama poco atractivo: una eliminación temprana en el Mundial, jugadores carismáticos en retirada y con una duda principal, el nombre del nuevo seleccionador. No será un verano tranquilo.

Rubiales no vería con malos ojos que Hierro continuara en el puesto que ha ocupado en Rusia (el segundo, no con el que llegó). Públicamente, siempre le ha agradecido que aceptara el marrón de entrenar al equipo en una situación tan complicada. Considera que fue una decisión valiente y valora el trabajo que ha hecho, pese a que el resultado no haya sido bueno. «Ni Fernando quiere hablar aún de esa posibilidad», dijo un Rubiales que, al igual que el técnico, dejó abierta esa puerta. «Ahora no toca, hablaremos e iremos comentando las decisiones que tomemos en las próximas semanas».

En contra de Hierro está su poca experiencia en el banquillo, utilizada por sus críticos para cuestionar algunas de sus decisiones en el Mundial y la posible reacción negativa de una afición que no dejan de verle como un parche de urgencia a la salida de Lopetegui.

Si finalmente Hierro declina, o Rubiales escoge otra opción, las posibilidades no son muchas. Gustan Quique Setién y Luis Enrique, pero el primero tiene contrato con el Betis y al segundo le penaliza su mala relación con la prensa. Míchel también está bien valorado... Más allá de esos nombres, poco más.

Sea quien sea el nuevo seleccionador, asumirá un equipo dañado moralmente por el pésimo ciclo que ha ido de Brasil 2014 a Rusia 2018 y en el que ya no estarán algunos de los grandes protagonistas del equipo en los últimos años.

Al nuevo técnico le tocará revisar el estilo y completar el relevo generacional iniciado por Lopetegui, y donde nombres como Isco, Odriozola, Saúl o Asensio serán fundamentales. Su primer reto será la nueva Liga de Naciones, una competición en la que España se medirá en la primera fase a Inglaterra y Croacia, y que tendrá como premio para el campeón una plaza asegurada en la Eurocopa 2020. Eso será en septiembre, y para entonces la selección ya ha de ser otra.