Iniesta se despidió triste de la selección española
Iniesta se despidió triste de la selección española - EFE
Patrocinado porInfiniti

Selección españolaEl adiós más triste de Andrés Iniesta

El manchego confirma su adiós a la selección tras ser suplente ante Rusia: «A veces los finales no son como uno sueña»

Actualizado:

No se esperaban muchos cambios en el once. Si acaso, la presencia de Koke en lugar de Thiago y poco más. Por eso, cuando hora y media antes del partido de octavos ante Rusia se filtró el once y no aparecía Andrés Iniesta, la sorpresa fue morrocotuda.

Del manchego se había dicho que no estaba en su mejor nivel, que su fondo duraba para una hora y poco más, pero aún así pocos dudaban que Fernando Hierro mantendría su apuesta por él hasta el final, como sí hizo, por ejemplo, con David Silva.

Así que, por primera vez en muchísimo tiempo, Iniesta saltó al entrenamiento previo de los partidos ataviado con el peto de los suplentes. Salió solo al césped, caminando tranquilo. Se saludó con cariño con Luis García, exjugador de Atlético y Liverpool, y se puso a juguetear con un balón mientras hacía un rondo conRodrigo, Aspas, Saúl y Monreal. Después, se alineó junto a sus compañeros en el corrillo que forman los jugadores y el cuerpo técnico antes del comienzo del choque, escuchó la arenga de Sergio Ramos y se dirigió a su nueva posición, tan desconocida para él desde que llegó a la selección absoluta en mayo de 2006. Más tarde sustituyó a Silva, disputó la última media hora, la prórroga y fue el encargado de lanzar el primer penalti de España. Cuando todo acabó, bajó la cabeza y supo que ya no había dudas. Aquel había sido su último partido con España, tal y como corroboró después: « Ha sido mi último partido con la selección. Acaba mi etapa. A veces los finales no son como uno espera o sueña, pero las circunstancias han marcado que sean así. En conjunto seguramente sea el día más triste de mi carrera».

Al ser preguntado por esa suplencia, Hierro la justificó por la dureza del partido: « Sabíamos que el partido se iba a hacer largo, y que a partir del minuto 70 igual necesitábamos otras cosas. Pero, desde aquí, mi más sincero reconocimiento a uno de los mejores jugadores de nuestra historia», dijo el seleccionador a continuación. El manchego, por su parte, no pudo ocultar su malestar por despedirse de esa forma: «Uno lo que quiere es jugar, a partir de ahí el entrenador ha decidido eso... Él busca lo mejor para el equipo, aunque uno no lo comparta».

«La vida sigue», dijo a modo de despedida quien será para siempre recordado como autor del gol más importante de la historia de España. Con 34 años, tras decir adiós al Barça e iniciar una nueva etapa profesional en Japón, el manchego encara la recta final de su carrera sin más responsabilidad que ser recordado por su legado.