Una montaña rusa llamada Betis
Iriney, Rubén Castro y Beñat, celebrando un gol del Betis - felipe guzmán

Una montaña rusa llamada Betis

Vuelve a disfrutar de una posición desahogada pero la prudencia mostrada ahora por el club se basa en las subidas y bajadas de una temporada de locura

sevilla Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los béticos viven ahora momentos de cierta euforia. Merecida porque han enlazado dos triunfos que han impulsado al anticiclón que esfumó la borrasca que le acercaba al descenso, que ya parece lejanísima. Pasa todo muy rápido en esta Liga. Del jolgorio al llanto y viceversa en un par de semanas. Como si fuera una especie de montaña rusa en la que igual que se sube, se baja. Nadie ha estado tan alto y tan bajo en esta Liga como el Betis. Irregular como ninguno, ahora hay hasta quien piensa en Europa (eso sí, fuera del club) cuando tras la derrota de Mallorca todo estaba en cuestión, desde la planificación (eterno debate matizado ahora por el acierto de Paulao) hasta el técnico (encumbrado por sus méritos con el ascenso y el arranque de temporada y minado en su popularidad con la convulsión de esta campaña). Ahora se disfruta en Heliópolis, pero también se recuerda que cuando se fue más feliz (liderato y anterior racha positiva) consistió en el preludio de la decepción. Queda mucha Liga (quince partidos) y en el Betis se fijan en la mareante trayectoria para situar al tópico «partido a partido» como lema.

Quizás conviene hacer memoria y tener de nuevo presente todo lo que ha pasado el Betis en estos seis meses de competición. Ha vivido en una constante subida y bajada que hasta determina el presente. Por ello desde el club se esgrime la prudencia como hilo conductor de los discursos de los profesionales. La lógica de saber lo que se ha vivido. Porque nadie en la presente temporada ha sido líder y ha rozado el descenso como le ha pasado al bloque adiestrado por Pepe Mel. Y en dos ocasiones diferentes. Sólo cinco equipos han disfrutado del privilegio de comandar la categoría: Real Madrid (el actual y el que más veces lo ha hecho), Barcelona (tres jornadas), Levante y Betis (dos) y Valencia (una). Pero ni estos equipos ni ninguno de los restantes que ha vivido en la zona alta ha bajado tanto como los verdiblancos, que coquetearon con la brecha en la jornada decimoquinta al situarse decimoséptimo y a sólo un punto del descenso, y repitieron susto en la vigesimosegunda, cuando ocuparon la decimosexta posición con la misma exigua distancia sobre el infierno del regreso a la Liga Adelante.

El Betis es el cuarto equipo que más gana

Y es que los viajes del Betis han sido del sexto al primero, del liderato al decimoséptimo, de aquí al décimo y caída posterior hasta el decimosexto y recuperación actual hasta el decimosegundo. Unas subidas y bajadas motivadas por una irregularidad tremenda en la temporada. Sólo hay un equipo que ha vivido en la zona alta circunstancialmente y luego holló descenso y es la Real Sociedad, cuarto en la segunda jornada y colista en la duodécima. O a la inversa Athletic y Español, que arrancaron con dudas y ahora están arriba. Desde la novena jornada, los verdiblancos sólo figuran en la segunda hoja de la clasificación. Pero el Betis ha sido cíclico en sus alegrías y sus penas: doce de doce, uno de 30, nueve de nueve, uno de doce y seis de seis.

Cuando alcanzó el liderato en la jornada cuarta y no lo perdió a pesar de la derrota ante el Getafe, se desataron, lógicamente los comentarios eufóricos. Incluso atacando a Real Madrid y Barcelona dudando de si iba a ser una Liga de dos equipos. Evidentemente la realidad ha sido cruel con el Betis y con los 17 equipos restantes que no tienen nada que hacer para levantar la Copa. Los verdiblancos han sufrido la mayor caída de puestos de la Liga después de aquella gloria efímera, puesto que pasaron del primero al decimoséptimo en diez jornadas nefastas. Luego sus subidas han sido fulgurantes y alcanzó el décimo puesto en sus dos rachas positivas anteriores y ahora va camino de seguir escalando. Sin embargo, pertenece a ese amplio pelotón de equipos que están en esa horquilla llamada zona media que igual sueña con Europa que teme por el descenso.

Producto de estos vaivenes son sus estadísticas globales. Sólo reflejan lo que es este equipo, valiente en la concepción futbolística y débil en los contratiempos, burbujeante en las olas positivas y sin frenos en plena cuesta abajo. El Betis es el cuarto equipo que más partidos gana (nueve victorias alumbran su casillero) sólo superado por los tres primeros de la tabla: Real Madrid (con 20), Barcelona (15) y Valencia (11). Eso sí, los verdiblancos están empatados con Español, Levante, Rayo y Málaga. Sin embargo, es el tercer equipo que más partidos ha perdido, antagónica estadística. Los de Mel han perdido doce veces, por trece del Sporting y catorce del Zaragoza, los dos últimos clasificados, claro. Y en los empates, eso sí, está abajo, muy abajo. Solamente le supera el Real Madrid, que es el que menos igualadas ha concedido (sólo una), mientras que los verdiblancos empataron dos veces (Málaga y derbi). Quizás uno de sus defectos, pues debió arrancar un punto de tantos partidos en los que salió de vacío para compensar los números.

Nadie en la presente Liga ha estado tan alto y luego ha coqueteado con el descenso

En la tabla de puntos arrancados fuera de casa, el Betis es séptimo, por lo que está entre los mejores visitantes, pero en casa es duodécimo, ya que le pesan las cuatro derrotas en el Villamarín. Un dato es que los béticos sólo han perdido tres veces por más de un gol de diferencia (4-1 ante el Real Madrid, 0-2 con el Rayo y 4-2 frente al Barcelona) y han ganado tres de esta manera (0-2 en el Calderón, 2-0 frente al Sporting y 0-2 con el Zaragoza). Está en la mitad de la tabla en goles a favor (27, noveno) y en contra (31, décimo) y sus tantos están bien repartidos entre los delanteros, puesto que todos han marcado. Se destaca, obviamente, Rubén Castro, con nueve. Es el cuarto goleador nacional tras Fernando Llorente (doce), Michu (once) y Soldado (diez). Con la camiseta verdiblanca le persiguen Santa Cruz (cinco), Jonathan Pereira y Beñat (tres cada uno), Jorge Molina y Salva Sevilla (dos) y Nelson, Pozuelo y Dorado.

Mel ha utilizado a 31 jugadores, de las cifras más altas de la categoría. Le ha dado, además, la camiseta de titular a los tres porteros, algo en lo que sólo le iguala el Rayo Vallecano. Eso sí, ningún jugador ha disputado todos los minutos. Nacho iba camino de ello, pero se perdió el partido de Palma de Mallorca por sanción. Otro dato curioso es que los verdiblancos llevan toda una vuelta sin disfrutar de un penalti a favor, puesto que desde que le pitaran uno en San Mamés (jornada tercera) y dos ante el Zaragoza (jornada cuarta), no ha podido tirar ninguno. Eso sí, le han pitado varios en contra (Rayo, Racing, Real Sociedad y Barcelona). Todos, los que fueron a favor y en contra, acabaron en gol.