Fotos: Ignacio Gil Vídeo: Rodrigo Muñoz
ENTREVISTA

Jorge Lorenzo: «Mi objetivo es vivir mi vida, no agradar a los demás»

El balear, de promoción con su libro, charla con ABC de su presente en Ducati, de los críticos y de lo que encontró camino del éxito

MadridActualizado:

Se siente bien con sus 30 años. Ha vivido mucho y hay pasión para mirar hacia delante. En su segundo curso en Ducati, Jorge Lorenzo sigue obsesionado con la primera victoria que lo impulse a la meta: ser el segundo campeón del mundo con Ducati. Peleado todavía con la moto y las circunstancias –caída en Qatar por un problema en el freno, decimoquinto en Argentina–, vive ajeno a la polémica entre Marc Márquez y Valentino Rossi, de la que no quiere hablar pero deja su mensaje: «Si el árbitro no saca tarjetas, a la siguiente el jugador entrará con los tacos». Recibe a ABC por la publicación de su libro «Lo que aprendí hasta los 30» (Alienta).

¿Se considera mayor para algunas cosas en relación a otros treintañeros?

Nunca dejas de aprender, así que la edad es relativa. En algunos sentidos sí y en algunos sentido no. Todos somos ignorantes en algún sentido.

Suele llevar una libreta encima y apunta la frase «Debería mejorar en». ¿Qué cosas lleva apuntadas ahora?

Muchas cosas. Pero la más importante es qué puedo hacer para ir más rápido con la Ducati, qué es lo que le voy a decir a mi técnico cuando llegue a Austin para probar ciertas cosas de la moto que me hagan ir más rápido, qué aspectos de mi pilotaje tengo que cambiar para sacar el máximo partido a la moto... Muchas cosas. Pero también cosas fuera de la competición.

¿Cómo lleva estar en unas posiciones que no se corresponden con su talento ni con su instinto?

No pienso mucho en ello porque las cosas van como van y lo único que puedes cambiar es la manera de afrontar las cosas. El trabajo que estoy haciendo, en mi opinión, es el adecuado. Estoy trabajando más que nunca, estoy desgastándome mucho y espero que lleguen los resultados. Yo creo en mí y cuando me encuentro a gusto encima de una moto puedo ir muy muy rápido y ganar carreras. Voy a intentar hacerlo con la Ducati aunque no es tarea fácil. Por eso salí de una situación de confort, en la que conseguía luchar prácticamente todos los años por mundiales, a un reto muy difícil, muy complicado. De hecho Ducati solo ha conseguido un mundial hasta ahora. Si fuera fácil tendrían más.

¿Cuánta paciencia tiene usted y cuánta paciencia tiene Ducati?

Yo creo que es una cosa de ambas partes. Nos tenemos que sentir a gusto y competitivos ambas partes. El año pasado se vio una clara progresión durante toda la temporada, este año se ha cambiado la moto y está costando un poco más a pesar de que sigo pensando que en las dos primeras carreras tuve muy mala suerte y que la mala suerte no va a ser para siempre. Eso no depende de mí, con lo cual no pienso mucho en ello, pero es una realidad. No lo sé. Vamos a dejar pasar el tiempo a ver si llegan los resultados y ahí se tomará una decisión.

«No pienso ni un segundo en la polémica Márquez-Rossi. En un mes será una anécdota»

¿Cuándo fue la última vez que no tuvo ganas de levantarse a entrenarse o que sintió ganas de dejarlo?

Desgraciadamente... muchas veces. Es una lucha continua entre lo que te apetece hacer y lo que debes hacer para seguir en la cresta y luchando por victorias. Y es lo opuesto. Si me dejase llevar por lo que me apetece no sería campeón del mundo. Esa es la verdad del deporte. El deporte exige mucha disciplina, trabajar mucho y yo creo que, en estos momentos, en el deporte, y también en motociclismo, no basta con estar motivado. Hay muchos pilotos que están motivados. Hay que dar otro «step» y estar obsesionado.

En el libro habla de cosas que tiene bajo control: moda, físico, nutrición. ¿Deja algo a la improvisación?

Sí, sin duda. Hay parte de tu tiempo que tienes que ser científico en el estudio pero, cuando estas en la acción, ya sea en una entrevista o en la moto, tienes que ser como un artista y dejarte llevar por el instinto. No podemos hacer o pensar dos cosas a la vez, sobre todo el hombre (ríe). Con lo cual, no puedes pensar «cómo me está viendo el espectador que está viendo esta entrevista» o «voy a responder de la mejor manera porque si no va a tener consecuencias». No, realmente debes dejarte llevar por el instinto. Puedo ser científico en el estudio cuando estás en casa y tienes que pensar en cómo mejorar con tu libreta y tus pensamientos pero, cuando estás en la acción, no debes pensar, solamente fluir y dejarte guiar por lo que has aprendido y te sale natural después de tantos años de práctica.

También habla de familia, amigos, managers, con situaciones muy duras. ¿La vida del piloto es solitaria?

Yo siempre he dicho que me he vuelto bastante desconfiado por experiencia. No he nacido desconfiado, pero me he vuelto así por experiencia. Es algo que ves a lo largo del tiempo. A la gente le cuesta ganarse mi confianza.

«Dejemos pasar el tiempo a ver si llegan los resultados. A partir de ahí tomaremos una decisión»

Siempre ha sido muy sincero, ¿alguna vez ha pensado «a lo mejor si fuera de otra forma vendería más»?

No es mi objetivo. Mi objetivo es vivir mi vida, no la de los demás o intentar agradar a los demás. Si no, viviría siempre con miedo y no viviría a gusto. La autenticidad es lo que más llama la atención. Intentar ser tú mismo y sobre todo estar a gusto con cómo eres. Incluso con tus defectos.

Jorge Lorenzo
Jorge Lorenzo - Ignacio Gil

En sus redes sociales le dejan comentarios del tipo «perdedor», «coge la pasta y vete». ¿Cómo lo gestiona?

Bueno, cuando nos viene de nuevas y no estamos acostumbrados en tu cabeza puede haber una pequeña confusión, porque realmente te crees que las críticas que recibes son merecidas. Pero he aprendido a dividir ese tipo de críticas para que te afecten más o menos. Las constructivas: de los que quieren que progreses, enseñarte algo, que están viendo que te estás equivocando. Esas son las que tienes que escuchar. En cambio, las destructivas, entre comillas, vienen de gente que puede sentir cierta envidia por lo que has conseguido o, en mi caso, de fans que apoyan a otro piloto e intentan minarte la moral para que su piloto esté por encima de ti. En mi caso ha sucedido.

En carrera están sometidos a una presión altísima y, a veces, cuando bajan de la moto, la tensión en el paddock o en sala de prensa también se corta con un cuchillo. ¿Se entrenan para soportar eso?

No todo el mundo lo gestiona de la misma manera pero está claro que, después de una carrera en la que has ido 45 minutos a 170-180 pulsaciones, y estás en caliente todavía, no es fácil gestionar esos nervios. Incluso la cabeza se queda a veces atontada y no sabes cómo responder de manera inteligente y tienes que dejar pasar unos minutos para hacerlo. Pero la experiencia va por dentro. Llevo muchos haciendo eso, al principio costaba más y ahora cuesta menos porque ganas en experiencia.

«No nací desconfiado. Me he vuelto desconfiado por la experiencia»

¿Lee la prensa? ¿Qué le preocupa de la sociedad en la que vive?

No suelo leer la prensa porque prefiero leer cosas que me aporten algo y cosas de las que pueda aprender. Los libros son una inversión increíble porque no cuestan prácticamente nada pero te dan mucha sabiduría, muchos conocimientos y te pueden aportar mucho. Por eso invertir en ti mismo es muy importante. Invertir en tu profesión y saber gestionar tu dinero. La sociedad tiene la costumbre de si gano 1.000 gasto 1.000 a final de mes. Si gano 2.000 gasto 2.000. Si gano 3.000, gasto 3.000... Siempre nos adecuamos al salario que tenemos pero es muy importante también saber ahorrar e invertir en lo tuyo. En mi caso, invertir en llevar un fisio a las carreras para estar muscularmente perfecto en cada sesión, invertir en libros, invertir en conocimientos, en aprender inglés, en aprender a cómo comunicarte, aprender a vestirte mejor, sacarte el máximo partido, que para eso prácticamente no hay límite. Tenemos una genética pero prácticamente no hay límite en aprender a mejorar tu imagen, que al final es importantísimo. Aprender a vestir es importantísimo porque es el 80% de lo que la gente ve. Las mujeres nos llevan ventaja en ese aspecto. Tenemos que aprender de ellas.

Los campeones tienen un punto de ambición superior al resto, por eso están donde están, ¿dónde encuentran la felicidad las personas de naturaleza inconformista?

Bueno, no tenemos antenas como los marcianos, somos personas normales que también hacemos cosas normales. Tenemos un trabajo especial pero no dejamos de hacer lo que hace la mayoría de las personas: voy al cine, miro la televisión, miro películas y tengo tentaciones que intento evitar. Sí es verdad que para ser deportista tienes que ser competitivo, ambicioso y sacrificar parte de tu vida por tu sueño. La suerte es que, si te ha ido bien y has sabido gestionar tu dinero y hacer las cosas bien, llega un punto cuando te toca retirarte en que puedes decidir y hacer lo que quieras con tu vida a partir de ahí.

¿Y en cinco años dónde se ve?

(Simula un ronquido). Durmiendo (ríe). Durmiendo mucho porque me encanta dormir y a veces no puedo hacerlo por compromisos. Sobre todo haré cosas que no he tenido oportunidad de hacer hasta ahora: descubrir países de forma más libre, no yendo del circuito al hotel. Descubrir buenos restaurantes porque me gusta comer mucho... Y bien, estar con los amigos, con la familia, disfrutar de los placeres de la vida...

¿No se ve compitiendo dentro de cinco años?

¡Ah, en cinco querías decir! Ah, puede ser, pensé que decías más adelante. En cinco años ¿quién lo sabe? Vamos a ver qué pasa en los próximos dos.