MotociclismoOtro niño prodigio muere en un circuito

Marcos Garrido, de 14 años, fallece al caer y ser atropellado durante una prueba del campeonato andaluz

Actualizado:

De nuevo un circuito se convierte en el escenario de una tragedia. Ayer falleció en la pista de Jerez Marcos Garrido, piloto de 14 años que disputaba la carrera de Supersport 300 del campeonato andaluz de velocidad. La desgracia se produjo cuando el joven cayó de su moto entre la segunda y tercera curva del trazado y fue arrollado por el piloto que seguía su estela. La carrera estaba programada a diez vueltas. Al producirse el accidente en la sexta vuelta se decidió sacar bandera roja y suspenderla para que le atendiesen los servicios médicos, que debido a la gravedad del accidente decidieron trasladarle al Hospital General de Jerez, donde certificaron su muerte una hora después de su ingreso.

Su muerte supone la tercera que ocurre en la pista jerezana desde su inauguración en 1985, sumándose a la del cordobés Javier Moreno en 1990 y a la del japonés Nobouki Wakai en 1993. Garrido era una de las mayores promesas del motociclismo español. Con tan solo dos años ya empezó a pilotar y con seis ya se proclamó campeón del Trofeo Andaluz Copa Sur ANPA (Asociación Nacional de Pilotos Aficionados), su primera competición oficial. En el presente curso disputaba el campeonato andaluz de Supersport 300, uno de los últimos peldaños antes de dar el salto al Campeonato de España de Velocidad (CEV), gran escaparate para llegar al Mundial de Motogp, el sueño de todos los pilotos.

Su ídolo era Rossi

Su padre fue el que le subió por primera vez a una moto con dos años. Aunque no tenía relación con el mundo del motor, le dio a su hijo una minimoto con la que ya empezó a demostrar su potencial en Chiclana, donde disputó las primeras carreras contra sus amigos. No obstante, fue su primo el que propulsó la pasión de Marcos por las dos ruedas, pues era dueño de un taller de motos en Rota, de donde era originario. Él ya vio el gran potencial de su familiar y fue el que se encargó de los traslados del chico a las competiciones. «Él lleva la moto en la sangre. Es con algo con lo que se nace. Lo veo muy decidido, es una persona muy humilde y que puede llegar a donde quiera», relataba el primo de Garrido en una entrevista que concedió Marcos al poco tiempo de proclamarse campeón con sus escasos seis años. Un entrevista en la que confesó que su mayor ídolo era Valentino Rossi.

Luto en el motociclismo

Numerosas personalidades mostraron sus condolencias por el fallecimiento del joven Marcos Garrido, especialmente del mundo del motociclismo. Fue Héctor Faubel, expiloto del Mundial de Motogp, el primero en reaccionar a la triste noticia. «Otro duro golpe... nuestro deporte se lleva otro ángel», expresó el excorredor. También quiso Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, enviar ánimos a la familia a través de un mensaje en las redes sociales. «Lamento profundamente la muerte del joven Marcos Garrido en Jerez. Catorce años no es edad para morir».

Lo ocurrido ayer en Jerez vuelve a poner sobre la mesa un debate que ya salió a la luz con el caso de Andreas Pérez. ¿Cuál es la edad mínima que deberían tener los pilotos para subirse a una moto?¿Es seguro montar a un niño a una máquina que supera los 200 kilómetros por hora? España es un país con una tradición histórica sobre las dos ruedas en todas sus vertientes: motocross, supermotard, velocidad... Muchos son los niños que comienzan a acelerar antes que a andar. Al igual que los que se inician en otros deportes, los jóvenes ven en las motos una forma de ganarse la vida, llegando muchas veces a jugársela con tal de destacar y llegar un día a convertirse en los Marc Márquez del futuro.

Eterno debate

No es nuevo el debate, ni parece que vaya a sofocarse en el futuro. La participación de niños de 14 años e incluso menores de esa edad como Marcos Garrido con motos de gran cilindrada en carreras en las que compiten a altas velocidades ya provocó una fuerte controversia cuando el pasado mes de junio falleció otro pilto de esa misma edad en el circuito de Montmeló. Andreas Pérez, que participaba en el Mundial junior de Moto3, cayó en la salida de la curva 5 y varios pilotos que venían por detrás no pudieron esquivarle. Un accidente que parece calcado al que sufrió ayer Garrido, igual que parecen calcadas las carreras de ambos, que se subieron a una moto a muy temprana edad y que por lo tanto ya habían acumulado una dilatada experiencia en circuitos de velocidad.