Chicharito celebra un gol con el West Ham
Chicharito celebra un gol con el West Ham

Chicharito: el perfil que demandaba Lopetegui

El técnico quería un '9' con más poderío aéreo que Dabbur y más útil en desmarques de ruptura

Por  5:18 h.

No se vayan todavía, aún hay más. A pocas horas ya para que cierre el mercado de fichajes, la maquinaria se ha puesto a toda velocidad en la planta noble del Ramón Sánchez-Pizjuán, donde hasta la fecha se han acometido 13 incorporaciones en forma de fichajes, incluido el técnico Julen Lopetegui y el último en subirse al carro del nuevo Sevilla: Javier Hernández Chicharito. El delantero mexicano del West Ham será oficialmente sevillista en las próximas horas, una vez aterrice en la ciudad hispalense y pase el pertinente reconocimiento médico previo a la firma de su contrato, que le unirá a los nervionenses por las próximas tres temporadas. Una vez cerrado el trato con el club londinense, que percibirá un fijo de 7,75 millones de euros y posiblemente uno más si se cumplen una serie de requisitos en función del rendimiento del jugador, el Sevilla aceleró las negociaciones con el Paris Saint Germain para finiquitar la cesión con opción de compra de Sergio Rico al club galo. Un trato que debe quedar perfilado definitivamente entre hoy y mañana y que reactiva la búsqueda por parte de Monchi de un nuevo portero para el equipo de Lopetegui.

Horas frenéticas, pues, en Nervión. Es el Sevilla el equipo que más operaciones ha protagonizado en este mercado estival y no ha acabado aún la cosa. La llegada de un portero se antoja imprescindible en cuanto se cierre el préstamo de Rico al PSG, que ultima una sonora renovación de su portería con la salida del francés Areola y la llegada del costarricense Keylor Navas, además de la del portero sevillano. Para alimentar el morbo, la noticia de la probable salida de Sergio Rico rumbo a París (se espera que el guardameta marche a la capital francesa en las próximas horas para pasar las pruebas médicas) saltaba casi al tiempo en el que Fernando Pacheco, portero del Deportivo Alavés y uno de los que más gusta a Monchi, quedaba fuera del partido que su equipo jugaba en Getafe por unas molestias físicas.

Sergio Rico posa con la camiseta del Fulham. Foto: Fulham FC

Sergio Rico posa con la camiseta del Fulham. Foto: Fulham FC

Un fichaje, el de Pacheco por el Sevilla que se antoja harto difícil si no se produce una gran venta de última hora. El Sevilla, pese al discurso oficial, siempre tuvo en mente la salida de Rico, de ahí que sondeara el mercado. Por Pacheco preguntó y la respuesta del Alavés fue clara: mucho dinero, más de 15 millones. Una cantidad que, a pocas horas del cierre del mercado ascendería a más de 20. El guardameta pacense tiene una cláusula de rescisión de 40 millones. Con las arcas del club sevillista bajo mínimos, sólo habría dos posibilidades viables: la compra diferida (el Alavés tendría que estar dispuesto a ceder ahora a Pacheco y a recibir el traspaso definitivo el verano que viene) o una venta importante de alguno de los jugadores con los que no cuenta Lopetegui y que sirviera de financiación. Todas las miradas en este sentido apuntarían a Munas Dabbur, oficialmente descartado como vendible por el presidente José Castro pero empujado hacia la puerta de salida por la lógica y el propio entrenador, Lopetegui. Un caso similar al del propio Rico (Monchi llegó a afirmar semanas atrás que en sus planes no estaba realizar cambio alguno entre los palos).

Si estas dos opciones resultan inviables, Monchi volverá a tirar de agenda. La búsqueda se centraría en un perfil más o menos determinado: portero de garantías que le compitiera la titularidad a Vaclik, conocedor de la Liga a ser posible y con experiencia, nada de probaturas. Y surgen ahí dos nombres, el del marroquí Bono (Girona) y el del serbio Marko Dmitrovic (Eibar). El primero tiene 28 años y mide 1,92, mientras que el segundo tiene 27 años y 194 centímetros de altura. Dmitrovic tiene contrato con el Eibar hasta 2021, plazo idéntico al que mantiene Bono con el Girona, en la Segunda División. Ambos serían bastante más baratos que el de Pacheco, canterano del Real Madrid de 27 años y algo más bajo (1,86).

Refuerzo en ataque
Pero el nombre propio del fin de semana en el Sevilla no fue otro que el de Chicharito Hernández. El delantero mexicano vuelve a la Liga española (ya estuvo un año en el Real Madrid) de la mano de un Sevilla que ansiaba reforzar su ataque con el inconveniente de no querer/poder gastarse demasiado dinero, después de la gran inversión realizada este verano y que se aproxima a los 150 millones de euros. Casi ocho ha decidido invertir en Chicharito, quien a sus 31 años se disponía a cumplir su segunda temporada en el West Ham inglés. Se trata de un ariete de características más cercanas a lo que pretendía Lopetegui y que no le ofrece, al parecer, Dabbur. Chicharito dispone de un mejor remate de cabeza que el israelí, cuyas facultades le hacen ser más interesante partiendo desde las bandas, posición que más o menos también tiene cerrada en el Sevilla ante la acumulación de jugadores (Nolito, Ocampos, Bryan Gil, Pozo, Munir y Rony Lopes). Pese a medir relativamente poco (1,75), Chicharito siempre se caracterizó por ir bien por arriba, además de ayudar a ataques profundos, algo de lo que adoleció el Sevilla ante el Celta el pasado viernes. Un delantero más de área que Dabbur y cuya principal característica son los desmarques de ruptura que tampoco ofrece De Jong.

Chicharito Hernández celebra un gol con el West Ham

Chicharito Hernández celebra un gol con el West Ham

El mexicano, que esta semana entrante debe incorporarse a la selección norteamericana para sus compromisos ante EEUU y Argentina, acumula unos números más que destacables en su larga trayectoria en Europa. Desde que diera el salto desde el Chivas al Manchester United (2010), Chicharito se ha caracterizado por una gran capacidad de adaptación a diferentes sistemas de juego y estilos de ligas distintas (Inglaterra,España y Alemania). No es un goleador consumado pero puede ser bastante útil para un Sevilla que se proyecta como un equipo mucho menos ofensivo de lo que acostumbraba a ser, sobre todo en las dos últimas campañas, y que pretende rentabilizar al máximo los goles que anote. El ariete norteamericano sale a una media de 0,34 goles por partido en la Premier League (53 en 156 encuentros entre United y West Ham), 0,30 en la Liga (7 en 24 partidos con el Madrid) y 0,51 en la Bundesliga (28 en 54 apariciones con el Bayer Leverkusen en dos temporadas).

Además, Chicharito tiene una amplia experiencia en la Champions League, torneo que ha disputado en siete temporadas, habiendo marcado 14 goles en 46 partidos (14 con el Bayer y 32 con el Manchester United). Una media también de 0,30 similar a la que posee en la Liga Europa: 0,33 (dos goles en seis encuentros). Unas cifras totales del nuevo delantero sevillista de 124 goles en 325 partido oficiales disputados en Europa, a los que habría que añadir la estimable cifra de 51 dianas convertidas en los 108 encuentros en los que ha defendido la camiseta de México, con la que ha vuelto a ser convocado este verano después de una larga ausencia.

Chicharito llega como refuerzo en un área, la de ataque, donde el Sevilla necesitaba más presencia y unas virtudes que potencien su presencia en la zona más determinante del fútbol. Una incorporación que, vistos los acontecimientos de las últimas horas, a buen seguro no será la última del renovadísimo Sevilla de Monchi y Lopetegui, cuya portería podría tener un nuevo inquilino en las próximas horas. Restan menos de 48 para que suene la campana y el teléfono de Monchi echa humo.

Javier Santos

Javier Santos