Jordi Guerrero con Pablo Machín
Jordi Guerrero con Pablo Machín

Jordi Guerrero, el ‘mago’ del balón parado: “La estrategia es de Machín, así de claro”

El segundo entrenador del Sevilla FC desvela las claves del proyecto deportivo

Por  14:10 h.

Pablo Machín iniciará su proyecto deportivo en el Sevilla FC junto a tres de sus colaboradores en su etapa en el Girona: Jordi Balcells, como preparador físico, Carlos Martínez, como analista, y Jordi Guerrero, que lo hará como segundo entrenador. Guerrero cierra así una etapa de cuatro años y medio como segundo del Girona para acompañar al técnico soriano en su aventura en el Sevilla. En una entrevista concedida a L’Esportiu, admite que durante las negociaciones contempló que el Sevilla pudiera imponer a Machín el segundo entrenador: “Había esta posibilidad. De todas formas, yo también había hablado con Quique Cárcel (director deportivo del Girona) y en este sentido estaba tranquilo. Había un punto de incertidumbre, pero la idea de Pablo era la de llevarnos a todos. También es normal que un club quiera poner a un segundo de su confianza. Quique me ofreció tranquilidad. No me aseguró qué lugar tendría, pero sí me dio confianza. No tenía ninguna duda de que estaría en Girona o en el Sevilla, aunque sí tenía ese punto de incertidumbre de saber qué harás”, explica Guerrero.

Sobre su trabajo en el Sevilla, relata que “en principio, Pablo ya me dijo que la idea es que fuera de segundo. Al final, ha salido así. Tenemos el mismo cuerpo técnico que teníamos en el Girona, exceptuando a Omar Harrak. Tiene un punto de normalidad. Si tienes un equipo y la cosa funciona, lo más normal es que vayas a otro sitio con la misma gente. En cualquier lugar donde vayas de un cierto nivel, tienes que llevar gente que sepas que funciona, que te den confianza, que sepas que no te fallarán. También es una manera de ahorrar tiempo”.

Preguntado por si se considera ‘un hombre Machín’, Jordi Guerrero responde sin tapujos: “Yo creo que sí. He crecido con él. Con Javi López ya aprendí mucho, pero el salto es con Pablo. Pienso que me he adaptado muchísimo a él y que incluso ha cambiado mi manera de ver el fútbol, aunque conservo mi identidad, y eso también se lo debo a él. Sí que me considero un ‘hombre Machín’, y aún más dando este paso que damos ahora”. También es cuestionado Guerrero sobre si Machín es un entrenador que impone sus ideas o si por el contrario da libertad a su segundo: “Creo que combina las dos cosas. Él tiene claro lo que quiere, pero siempre está abierto a aceptar opiniones y puntos de vista diferentes. Me parece que a veces me toca a mí poner el dedo en la llaga, porque tengo la perspectiva desde los dos lados. ‘¿Y si pasara esto? ¿Y si hiciéramos aquello?’ Él siempre quiere la opinión de la gente que tiene su lado”, afirma.

Además, cree que Machín ha evolucionado mucho: “Pienso que nadie es siempre el mismo. Día que pasa, día que cambias. Pero creo que como entrenador es mucho mejor, mucho más rico. Su sistema ha evolucionado, los detalles que tenemos en concreto son muchos más que cuando empezamos. Comenzamos con el abecé y ahora tenemos todo el abecedario”.

Por otra parte, Guerreo se refiere al carácter del técnico, ante la pregunta ‘¿Tiene mal perder Machín?’: “Sobre todo en las primeras horas. Después coge distancia y analiza bien las cosas. Hace muchos años que está en el fútbol profesional y sabe relativizar, aunque cuando pierde en el primer momento es duro… Es de enfadarse consigo mismo y de expresar que está enfadado. Yo soy más de callar, pensar e intentar buscar la parte positiva; él quizá lo exterioriza más”.

Jordi Guerreo es señalado por muchos como el responsable de la estrategia. En este sentido, el Girona ha sido uno de los equipos de Europa que más ha brillado. Sin embargo, Guerreo apunta a su entrenador: “La estrategia es de Machín. Así de claro. Dicho esto, detrás hay trabajo de mucha gente. El análisis, la puesta en común, los puntos clave donde puedes hacer daño… Es un trabajo al que se dedica mucho tiempo. Pero quien hace y decide qué hacemos es Pablo. Yo puedo proponer algo, pero él lo aplicará o no. Es como una pirámide y él está en lo alto. Entiendo que todo el mundo piense que soy yo, porque soy quien se lo cuenta a los jugadores, pero es un trabajo colectivo con Pablo al frente. Es incómodo que se hable de la estrategia de Guerrero, porque parece que sea algo mío. Yo nunca me he querido apropiar de eso. Trabajamos en equipo y Pablo es quien decide”, zanja.

Y es que el Girona fue el equipo de las grandes ligas que más goles de pizarra hizo la pasada temporada: “Esto quiere decir que el trabajo ha salido bien. Y no debemos olvidar que al final son los jugadores. Tienes a Borja, Aleix García o Álex Granell, que ponen el balón donde quieren, y los que están en el remate hacen un trabajo increíble. Y no sólo hablo de los que rematan. Hay otras funciones. Cuando alguien hace un gol de estrategia es todo el equipo”.