Lenglet, en Benidorm (Foto: LOF)
Lenglet, en Benidorm (Foto: LOF)

Lenglet espera ya el paso definitivo del Barcelona

Tras la enésima negativa del Sevilla a negociar, deberá ejecutar la cláusula

Por  3:45 h.

Clement Lenglet viajó con el equipo a Benidorm y completó el primer entrenamiento de los de Machín en las instalaciones del Villaitana Football Center. El defensa galo es el hombre más seguido de la concentración en la Costa Blanca por su cercana marcha al Barça, que sigue cociéndose y que en las próximas horas puede encontrar un desenlace definitivo. El conjunto azulgrana arranca mañana su pretemporada. Los no mundialistas están citados en la Ciudad Deportiva Joan Gamper para iniciar las preceptivas pruebas médicas, mientras que los entrenamientos, en doble sesión, comenzarán el jueves. La intención de Valverde, técnico del Barcelona, es que el jugador francés del Sevilla se incorpore cuanto antes, pero lo cierto es que su club ha estado estirando todo lo que ha podido el calendario de la negociación buscando un acuerdo que le evitara abonar el importe íntegro de su cláusula de rescisión.

El Barça sigue topándose con el «no» rotundo del Sevilla a negociar un traspaso y el club de Nervión, en la última intentona de la directiva culé, le volvió a repetir cuá es la única vía para que el jugador pueda poner rumbo a la Ciudad Condal: el abono de los 35 millones de euros que estipula la indemnización en su contrato. Los azulgranas, que ya se han desprendido de Paulinho en una extraña operación, no quieren agotar la paciencia de su técnico y, una vez conscientes de que el Sevilla no va a rebajar un ápice la cláusula de Lenglet, están cerca de dar el paso para satisfacer a Valverde depositando los 35 millones necesarios para la operación en la sede de la LFP.

El entorno barcelonista desliza que el día señalado para afrontar el pago de la cláusula puede ser este mismo martes, con lo que Lenglet podría estar viviendo sus últimas horas como sevillista. En la sesión vespertina de ayer en Benidorm, el zaguero galo trabajó con normalidad, como uno más a las órdenes de Machín. Eso sí, buscó en todo momento el plano más alejado de las cámaras y no disimuló un semblante serio. Mientras, Valverde ya lo espera en Barcelona. El talón de 35 millones es la única llave para desbloquear definitivamente la operación.