Machín y una regresión en busca de estabilidad y éxitos

El Sevilla quiere acabar con los cambios en el banquillo y volverá al modelo anterior

Por  4:59 h.

Comienza el proyecto. Ahora sí. El Sevilla FC 2018-2019 echa a andar una vez que el club ya tiene a su responsable deportivo y a su entrenador. Joaquín Caparrós y Pablo Machín serán los encargados de intentar que los sevillistas vuelvan a las alegrías, serán las cabezas visibles de una nueva etapa. Y tienen un objetivo claro: regresar al anterior modelo para ganar en estabilidad y volver a los éxitos. Porque, aunque mirando los números de las dos campañas anteriores no se puede hablar de fracasos, lo cierto es que la sensación que ha quedado en el sevillismo es que se ha errado. Que no se acertó a la hora de ese cambio de modelo que se llevó a cabo de cara a la temporada 2016-2017, justo después de ganar la tercera copa consecutiva de la Liga Europa. Por aquel entonces, y con Monchi como protagonista, el club de Nervión miró hacia arriba. Demostró ambición y quiso colocarse en el grupo de equipos top de LaLiga y de Europa. Lo hecho en la segunda competición europea había sido todo un éxito, pero ahora tocaba intentar ser un habitual de la Champions, ser uno de más dentro de los mejores del mundo. Y para ello, aparte de inversiones millonarias, se varió la esencia del Sevilla de los títulos. Ya no sólo se quería ganar, sino que, además, se buscaba hacerlo jugando bien. Siendo protagonista. Y por eso, aprovechando la marcha de Emery, se apostó por Sampaoli. Y, con la nueva espantada del argentino, por Berizzo. Pero no ha habido los resultados esperados. Ni siquiera en esta temporada en la que el equipo ha llegado a los cuartos de final de la Liga de Campeones y a la final de la Copa del Rey. Por eso se ha apostado por una marcha atrás. Por una regresión que sirva como empujón. La idea, al fin, es conseguir estabilidad en el banquillo y crecer desde él, algo que se ha sido imposible en los últimos años, con innumerables cambios de entrenadores y salidas de directores deportivos. Volverán los cimientos firmes, aunque, evidentemente, sólo los resultados dirán si este paso atrás traerá consigo el mismo resultado que anteriormente. Es decir, si se volverá a ver al Sevilla de los éxitos.

El patrón está claro. El guión es similar a cuando llegó Unai Emery a Nervión. Se ha buscado a un entrenador joven con hambre y ahora se quieren dar pasos similares a los que hubo cuando llegó el de Fuenterrabía a Nervión. Es decir, una españolización de la plantilla, un sistema claro de juego menos vistoso y más efectivo y más protagonismo de la cantera. Se dejará a un lado el buen toque del balón que se intentó con Sampaoli y Berizzo, con la idea de ser un equipo más fiable. Y para ello también tendrá mucho peso la opinión de Joaquín Caparrós. El nuevo director de fútbol, justo cuando acabó la presentación del técnico en el día de ayer, se reunió con Machín para perfilar los primeros detalles de la plantilla. El 3-5-2 empleado por el entrenador hace que falten perfiles en el plantel, sobre todo en lo que a centrales, carrileros y delanteros se refiere. Todos trabajan ya en ello. Y también en seguir creciendo. El mensaje de Machín no pudo ser más ambicioso:«Me quiero empapar de sevillismo y ojalá podamos hacer una temporada histórica».

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
Y hablando de la selección, me alegro por Saúl y su golazo. Inexplicable que Hierro no le diera ni un minuto a un t… https://t.co/Q97t8rfUDm - 2 horas ago