Rony Lopes, en su etapa como jugador del Mónaco
Rony Lopes, en su etapa como jugador del Mónaco

Rony Lopes, un viejo deseo de Monchi

El extremo luso se puede poner a tiro si el Mónaco oferta por Ben Yedder

Por  5:27 h.

Se acerca el comienzo oficial de la temporada para la mayoría de los equipos y estos se apresuran a realizar movimientos para sus grandes operaciones. El final del mercado en la Premier League, fijado para esta tarde a las 18.00 horas, el arranque este fin de semana tanto de la liga británica como de la Ligue 1 francesa y el comienzo el fin de semana próximo del resto de grandes ligas ha hecho que el baile de delanteros que espera el Sevilla en el mercado empiece a carburar. Todas las miradas en Nervión se centran en un Ben Yedder que podría tener la clave directa para la llegada de un nuevo refuerzo. Atascado el asunto de Steven Bergwijn (PSV Eindhoven) tras la negativa del conjunto holandés a aceptar la propuesta sevillista de 25 millones, al menos hasta que el Sevilla obtenga ingresos, el interés del Mónaco en contar con los servicios de Ben Yedder podría derivar en la llegada de Rony Lopes a Nervión en una operación que en Francia ya especulan que podría dejar en las arcas del Sevilla en torno a 20 millones de euros.

De momento son sólo planes encima de la mesa del club monegasco. En el de Nervión sigue sin haber una sola oferta formal por el goleador galo, aunque son conscientes de que una operación así podría matar dos pájaros de un tiro y finalizar con un jugador muy seguido desde hace tiempo por la secretaría técnica sevillista.

Rony Lopes, nacido en Belem (Brasil) hace 23 años pero con pasaporte portugués, es un habilidoso y pequeño extremo (1,74 metros) que suele jugar por la banda derecha a pesar de ser zurdo cerrado. Monchi lo tiene controlado desde que destacara en las categorías inferiores de la selección de Portugal, militando entonces en el Benfica. De allí lo pescó muy joven el todopoderoso Manchester City, que le pagó al club lisboeta apenas un millón de euros. No tuvo hueco en aquel City de Manuel Pellegrini, por lo que buscó minutos en una Ligue 1 que sí le vino muy bien.

Primero lo hizo cedido en el Lille, donde fue asiduo en el once titular (marcó tres goles y dio tres asistencias), para luego despertar el interés del Mónaco, que pagó cerca de 12 millones por el portugués. En el Principado, Lopes fue poco a poco haciéndose un hueco en un equipo que llegó a ganar la Ligue 1 en 2017. De los 18 partidos jugados en la temporada 2015-16 (tres goles y una asistencia), el jugador portugués pasó a disputar 29 encuentros oficiales en la siguiente campaña (seis tantos y cinco pases de gol) y a explotar en la campaña 2017-18, en la que marcó 17 goles y dio 12 asistencias en 50 partidos. Su temporada pasada fue tan irregular como la del Mónaco en general, que acabó muy abajo en el campeonato. Lopes sufrió dos lesiones musculares que le tuvieron fuera de los terrenos de juego más de tres meses.

Ben Yedder o Batshuayi

Precisamente la gris campaña pasada de Lopes (cuatro goles y dos asistencias en 29 apariciones) permite al Sevilla optar a negociar por un jugado todavía muy joven pero con suma experiencia al más alto nivel: ha jugado en uno de los equipos más potentes de la Ligue 1, asiduo a la Champions League. El diario galo L’Equipe es rotundo al afirmar que el plan del Mónaco es vender a Radamel Falcao, al que sólo le queda un año más de contrato, y apostar por Ben Yedder, sin perder de vista a Mitchy Batshuayi (Chelsea). Tanto físicamente como en rendimiento, la diferencia entre ambos delanteros es notable. El belga apenas encuentra el éxito tras probar cedido en diferentes equipos, mientras que el sevillista no para de marcar goles en todas las competiciones: 71 entre Liga, Champions, Europa League y Copa del Rey desde que arribó a Nervión en 2016.

El Sevilla se limita a esperar acontecimientos. Si el Mónaco mueve ficha todo estaría supeditado a la cantidad que pagase por un Ben Yedder valorado en 40 millones y en cuánto tasa a Rony Lopes, cuyo precio rondaría los 25. Y, por supuesto, a la decisión final del delantero, que no quiere dar un paso en falso en el mejor momento de su carrera y con la Eurocopa a la vuelta de la esquina. El Mónaco no jugará este año en Europa…

Javier Santos

Javier Santos