Promes, jugador del Sevilla FC, posa para la entrevista en ABC (Juan Flores)
Promes, jugador del Sevilla FC, posa para la entrevista en ABC (Juan Flores)

Sevilla FC: La depreciación de la plantilla, un gran lastre

La entidad nervionense encadena un lustro batiendo su propio récord de ventas y esta temporada sólo podría cumplirse tras una hipotética venta de Ben Yedder

Por  5:30 h.

El valor de la primera plantilla sevillista ha caído en picado en los dos últimos años sin la presencia de Ramón Rodríguez Verdejo ‘Monchi’ en el club nervionense. Tanto es así, que apenas dos futbolistas del actual Sevilla FC tienen un valor mayor a los 20 millones de euros: Pablo Sarabia y Wissam Ben Yedder. Tras las salidas de Quincy Promes y de Luis Muriel, el conjunto sevillista ha recaudado una cantidad cercana a los 34 millones, pero es que los dos jugadores internacionales, de Holanda y de Colombia respectivamente, eran dos de los jugadores con mayor valor de la actual plantilla. De hecho, sólo Vaclik y los dos citados anteriormente superan en valor a dichas ventas, por lo que se antoja casi imposible que el conjunto sevillista pueda seguir por sexto año consecutivo alcanzando una cifra récord con los traspasos de sus futbolistas.

La salida de Pablo Sarabia, de hecho, está cercana, y el jugador madrileño dejará en las arcas del cuadro hispalense 20 millones de euros, dos más de los que marca su cláusula de rescisión, debido a una petición del ex del Getafe al club parisino, por lo que todo hace indicar que se superará la cifra alcanzada por los traspasos de los jugadores en la campaña 2014-15, en la que se vendió a Rakitic al Barcelona por 18 millones, a Alberto Moreno al Liverpool por otros 18, a Fazio al Tottenham por diez, a Jairo al Mainz 05 por 2’2 millones, a Botía al Olympiacos por dos millones y a Perotti al Génova a cambio de 350.000 euros, haciendo un total de 51’2 millones de ingresos por las ventas de los seis futbolistas.

En la campaña siguiente, el cuadro dirigido por Unai Emery, que había conseguido levantar por segundo año consecutivo la Liga Europa, vendió a cuatro jugadores por una cifra total de 57’3 millones, por lo que volvía a batirse el propio record de la entidad: Bacca al Milan por 30, Aleix Vidal al Barcelona por 17, Iago Aspas al Celta por 5’3 y Kakuta, que se marchó a China, por cinco millones. La campaña siguiente, la de la tercera Liga Europa con Emery al frente del banquillo, los nervionenses realizaron cinco ventas: Gameiro al Atlético de Madrid (30, más dos millones en variables), Krychowiak al PSG (27’5), Immobile a la Lazio a cambio de 8’8 millones, Kiyotake, que regresó a su país natal (5’1) y Coke, que se marchó al Schalke 04 a cambio de cinco millones. Ya en la 2017-18, se realizó la mayor venta del Sevilla FC en el último lustro: Vitolo, que abandonó el cuadro sevillista a cambio de 36 millones y que el club de Nervión sigue en batallas judiciales para que sean más, Iborra (15), Konoplyanka (12’5), Rami (6), Walter Montoya (5’5), Mariano (4’5) y Cristóforo (2’5) tras un año de cesión. Por último, el verano pasado, en el que consiguió su récord de ingresos por ventas, vendió a Lenglet (35’9 millones), Nzonzi (26), Correa (15), Pizarro (8’4), David Soria (2’8), Carrascal (2), Ondoa (0’7) y dos millones que ingresó por diferentes variables.

Incapaz de vender caro
A pesar de que el conjunto sevillista ha conseguido batir su propio récord de ingresos por ventas durante las últimas cinco campañas, a nadie se le encapa que las cifras en las que vende el Sevilla FC a sus grades estrellas es inferior a la que lo hacen algunos otros equipos con los que compite, tanto a nivel nacional, como a nivel continental. La mayor venta de la entidad sigue siendo la de Daniel Alves hace doce años al Barcelona a cambio de 36 millones, más seis que ingresó por variables que cumplió el lateral brasileño.

Pablo Gomes

Pablo Gomes