Nzonzi ve la segunda amarilla en el Basilea-Sevilla FC
Nzonzi ve la segunda amarilla en el Basilea-Sevilla FC

El dolor de Nzonzi: “No entiendo nada”

El francés aboga por olvidar lo de Basilea; en las dos últimas campañas en la Premier vio seis amarillas; en Sevilla ya lleva tres expulsiones

Por  5:09 h.

Algo más calmado, tras recibir las muestras de apoyo de sus compañeros, y mientras caminaba con Tremoulinas por el aeropuerto de Basilea, Nzonzi trataba de explicar a todo el que se le acercara la extraña situación que le está tocando vivir desde que firmó por el Sevilla. También Kolo, muy cerca, le tendía la mano. Fue la imagen de la desesperación. Movía la cabeza, suspiraba de vez en cuando y terminaba recordando una y otra vez la jugada de la segunda amarilla. Repetía que en la Premier apenas había sido amonestado y, tirando de hemeroteca, es cierto que en la campaña pasada tan solo vio dos en 42 partidos y cuatro en la 2013-2014. Es Steve Nzonzi y su angustia. «Lo que siento es frustración. No sé lo qué ha pasado. Es la verdad. Tengo ganas de ver la acción repetida en la televisión puesto que no logro entender la razón para que me haya expulsado. Lo único que hice fue proteger el balón», se atrevió a apuntar el mediocentro. El galo fue arropado por todos sus compañeros y recibió palabras de comprensión, por ejemplo, de Gameiro. «Yo vi la jugada porque en ese momento estaba en el banquillo y me cogió cerca. No sé qué habrá visto el colegiado. En ningún caso hay una voluntariedad para expulsarlo».

También Kolo, amigo y confidente de Nzonzi, se expresó de forma parecida. «Conozco bien a Steve y sé que no es capaz de agredir de manera voluntaria a un rival. Lo que pasa es que es grande y, como tal, tiene los brazos más largos. En ningún caso era para que se fuera del partido». El capitán en ese encuentro, Coke, trató de preguntarle al colegiado, pero de nada sirvió. Desistió y se llevó el enfado al vestuario. «Lo que hemos hecho es animar a Steve. Ya tuvo el disgusto de lo del día de Vigo y el hecho de perderse la final de la Copa. Ahora esto. Es normal que esté disgustado, pero entre todos le hemos dicho que no pasa nada, que adelante». El aeropuerto de Basilea está en silencio, oscuro, y Nzonzi opta por buscar algo de tranquilidad. Se pone los cascos y escucha música. Coge el teléfono y escribe… «A mí en Inglaterra no me habían expulsado jamás. Y ahora, incluso con un árbitro inglés, pues me toca abandonar antes el partido. Es todo muy raro. Lo que quiero saber es qué debo hacer. Lo primero que hice al llegar al vestuario era preguntar a mis compañeros si entendían que había pasado. ¡Nadie lo entiende!», arguyó.

El nivel de juego de Nzonzi ha ido a más en los últimos meses y todo parece que 2016 será el año de su asentamiento en el Sevilla tras un inicio de temporada algo irregular. Por todas estas razones, y porque tiene puestas muchas ilusiones en hacer cosas importantes en el equipo nervionense, el futbolista francés asume que en unas horas todo estará olvidado. «Me molestan estas cosas, claro. A nadie le gusta. Si yo hago algo mal, pues lo pago. Pero cuando no entiendo qué pasa, terminas frustrado. Pero estas cosas no van a poder conmigo. Las dos amarillas que me han señalado en Basilea nunca las habría visto en Inglaterra. ¿Que el árbitro es inglés? Ya, bueno, yo ya no entiendo nada. Ahora tenemos el partido ante el Villarreal y nos jugamos mucho. Tenemos que ganar con la ayuda de nuestra afición. Del partido de vuelta ante el Basilea ya hablaremos. Yo no podré jugar, pero confío en mis compañeros y sé que lo harán bien. Ahora lo que quiero es olvidar cuanto antes la expulsión y ayudar al equipo a conseguir los objetivos», sostuvo Nzonzi en una de las noches más raras de su carrera.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
Valores https://t.co/Ls9lnEFNJE - 1 día ago