Alberto Moreno, ayer, posa para ABC de Sevilla
Alberto Moreno, ayer, posa para ABC de Sevilla

Alberto Moreno: «Sería bonito regresar al Sevilla, mi casa, y volver a disfrutar con la afición»

El lateral, campeón de la Champions, habla del Sevilla y de Lopetegui, y recuerda emocionado a su amigo Reyes

Por  3:55 h.

El dolor puede más. Alberto Moreno, campeón el sábado de la Liga de Campeones, acaba de salir de El Cerro del Águila, su barrio, en el que creció y viven sus padres, y se dirige a Sevilla Este, a la casa de su suegra, donde comerá con su mujer e hijos. Mucha familia. El humor que le caracteriza es hoy dolor en la mirada. Aún está aturdido. «Klopp me llamó cuando estábamos en el comedor, justo antes de la final, y me dijo que quería hablar conmigo, que si podía acompañarlo. Me llevó a una habitación que había cerca y me dijo que sentía un montón lo de Jose (por Reyes). El míster me llevaba un tiempo mirando, lo sé, y se dio cuenta de que no podía ni comer. Yo, claro, tenía que estar allí, en el comedor, pero mi cabeza sólo estaba con Jose. Klopp, por como me vio, me dijo que entendería lo que yo le dijera. Me miró y me preguntó: ‘Alberto, ¿estás listo?’ No me dio tiempo a entender nada. Sólo quería llorar. Pero le dije que por supuesto. ´Sí, míster, claro que lo estoy´. Ahora, unos días después, pues no sé…». Alberto trata de disimular su desconsuelo ante la mirada de sus hijos, Carla y Alberto. «El lunes fui a casa de Noelia (mujer de Jose) y estuve viendo a las niñas. También antes estuve en casa de los padres de Jose. ¡Qué locura, Dios mío! ¿Sabe qué pasa? Que Jose me ayudó un montón. Todo en Sevilla me recuerda ahora a él. Cuando empecé a buscar una foto para ponérmela en la camiseta para hacerle un homenaje en la final de la Liga de Campeones me di cuenta de que en todas las que tengo… salgo con él. Entrenando, en el autobús, en las comidas que hacíamos. Todo. Él, Vitolo y yo. Aunque estuviéramos en habitaciones distintas, siempre terminábamos los tres juntos hablando de cualquier cosa. A Jose le debo mucho. Los chicos del Liverpool lo sabían porque yo hablaba mucho de él. Me animaron y yo les dije que Jose tenía que estar de alguna manera en la final». Alberto Moreno habla de la camiseta que se puso en homenaje al utrerano y en la que se podía leer «te quiero hermano». Le cuesta aún hablar de ese momento.

«Quería una foto en la que se viera al verdadero Jose. Feliz, alegre. Y qué mejor imagen que celebrando el título de la Liga Europa de 2014. Hablé con mi hermano y les dije que por favor me hicieran la camiseta. Mi hermano, Diego, con mis padres, y varios familiares más estaban ya yendo en una furgoneta para Madrid y empezaron a parar en un montón de sitios. Fueron al Corte Inglés, a otra tienda en la que también le dijeron que no les daba tiempo… En mi familia sabían lo importante que era para mí lo de la camiseta y no pararon. Al final encontraron una tienda que sí las hacía y me la llevaron rápido al hotel. Para mí todo era Jose. Cuando llegué al estadio (segundos de silencio). ¡Uff! Es que es muy duro. No sé. No sé. Si el minuto de silencio llega a durar diez segundos más me tienen que sacar de allí. Estaba intentando no llorar. Quería estar fuerte. Pero no podía, no podía».

Desde que acabó el partido, el lateral sólo quería ir a Sevilla para estar cerca de los familiares de Reyes. «Tuve que regresar a Liverpool. Pero al día siguiente ya había un taxi esperándome a las 04.00 de la madrugada para llevarme al aeropuerto. El vuelo llegó a Málaga y luego fuimos a Sevilla en otro taxi. Han pasado unos días y sigo sin creerme que no vaya a volver a ver a mi amigo. Cuando estaba hablando con su madre, allí, en su casa, en la casa de Jose, y miraba para un lado y veía su cara en una foto, y miraba para otro lado y aparecía otra vez él en otra foto (silencio). No me lo puedo creer. Llevaba toda mi vida soñando con poder estar en una final de la Champions. La hemos ganado y no lo siento así. Claro que estoy feliz por mis compañeros, por la afición, pero yo no puedo ver más allá. Yo no lo siento igual. Mis padres, que me conocen perfectamente, cuando bajaron al césped para celebrar el triunfo ante el Tottenham, no me podían decir nada. Mi padre me dio un abrazo y me dijo que estaba orgulloso de mí. Poco más. No podíamos hablar. Porque ahí todo era Jose y lo que había pasado».

En apenas unos días, Alberto, junto a su mujer, Lilia, viajará a Ibiza para tratar de coger aire, como él mismo dice: «Necesito pensar. Necesito estar tranquilo». Hace apenas cinco días estaba organizando su marcha de Liverpool y antes de conocer en donde jugará tratará de encontrar respuestas. «La vida está para vivirla. No hay otra. Puedes hacer planes, pero este tipo de cosas te hacen pensar. Ahora… No sé. He vivido cinco años en Liverpool y tengo ganas de una nueva aventura. Pero tranquilidad. Mis amigos me están preguntando que dónde, pero la verdad es que aún no lo sé. Mi representante, Javier Moya, está con estos asuntos».

Alberto, en cualquier caso, no pone reparos a la hora de reconocer que le haría especial ilusión volver al equipo de sus amores, el Sevilla: «Sería bonito regresar a casa y volver a disfrutar con la afición», dice alargando la última palabra, para pasar a posteriori a analizar la figura del nuevo entrenador del equipo nervionense, Julen Lopetegui. «A mí me gusta mucho. Aunque el año en el que ganamos el Europeo sub 21 había un montón de buenos jugadores, él fue el alma de todo. ¡Cómo jugaba ese equipo a la pelota! Me acuerdo lo que nos decía en los entrenamientos. Quería que tuviéramos siempre el balón y, si lo perdíamos, teníamos que recuperarla como leones. Cuando teníamos el balón, el rival corría, y lo que pretendíamos es que cuando nos lo quitaran, nosotros, con más fuerza física pues debíamos estar menos cansados, fuéramos muy rápidos e intensos. Apretábamos todos, desde el delantero hasta el central. Sabíamos casi jugar de memoria. Lopetegui me dio mucha confianza. Yo nunca había jugado en las categorías inferiores de la selección española y, de repente, me vio jugando todos los partidos del Europeo sub 21 y ganándolo». Alberto Moreno recuerda una anécdota al respeto: «Al principio, cuando me llamó Lopetegui, no paré de hacerme preguntas. ¿Qué voy a hacer yo allí? ¿Pero a quién conozco yo del equipo? Luego, cuando llegué, todo cambió. Lopetegui me dijo que hiciera lo que sabía, y que era de los mejores de España, incluso de Europa, con mi edad en la posición de lateral izquierdo. Aquello me ayudó mucho».

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Universidad Loyola). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@SevillaFelipe Ahhh! Ok. Si es de #ABP sí te puedo ayudar. - 21 horas ago