André Silva, en el Sevilla-Levante (AFP)
André Silva, en el Sevilla-Levante (AFP)

André Silva termina de confirmar la decepción de los futbolistas cedidos

El luso, con dudas en el club por sus dolencias, completa junto a Rog y Gonalons un trío de prestados cuyo papel no ha sido el esperado

Por  4:15 h.

En la confección de una plantilla hay sitio para todo tipo de jugadores, dependiendo de los recursos económicos y las necesidades que tenga el club. En el Sevilla suele haber una mezcla de jugadores en propiedad, chavales que aparecen y desaparecen de la cantera, y los futbolistas que llegan cedidos. Estos cedidos suelen aterrizar porque el club dueño de su ficha en cuestión se niega a venderlos y lo presta para que se fogueé y gane experiencia y se revalorice, o porque el club que asume su ficha busca que les ayude en el campo sin asumir el coste de un traspaso en el momento actual. En estos dos casos están los tres cedidos que tiene el Sevilla esta temporada: André Silva, Maxime Gonalons y Marko Rog. Tres cedidos que, por una circunstancia u otra, no han terminado de triunfar esta campaña en Nervión.

André Silva es el que mejor rendimiento ofreció desde el inicio. El portugués empezó la temporada como un tiro. Su hat trick en la primera jornada en Vallecas le hizo el primer pichichi de LaLiga, pero es que su rendimiento fue mucho más allá de los goles. Se entendió y se complementó a la perfección con un Ben Yedder que se ha aprovechado mucho del trabajo oscuro y fijando a los centrales del portugués para explotar esta temporada como gran goleador del equipo. Su racha se prolongó con la selección portuguesa, con la que también logró algún tanto importante en la UEFA Nations League. Todo iba de maravilla, muchos le preguntaban que si quería seguir en Nervión, todos pedían al Sevilla que ejerciera la opción de compra que tiene el club por él. Hasta que todo se torció.

En la primera vuelta del campeonato el internacional portugués hizo diez goles, mientras que en toda la segunda vuelta sólo ha anotado uno (el que le marcó al Levante en el 5-0 de la jornada 21). Ese fue su último gol, el 26 de enero. Mucho ha llovido desde entonces y la polémica ha envuelto a André Silva a raíz de unas molestias en la rodilla que le han impedido jugar casi nada en las últimas diez jornadas, justo cuando el equipo se juega sus objetivos. Ocho minutos participó en el Sevilla-Alavés de la jornada 30. Joaquín Caparrós, el mismo que dejaba la puerta a ficharlo cuando ejercía como director de fútbol, ahora le pega un buen tirón de orejas desde el banquillo por una supuesta falta de implicación en su recuperación. La respuesta del jugador no se hizo esperar y le echó en cara que «quizás debería haber parado en diciembre para recuperarme, pero quería ayudar al equipo».

Este periplo sin goles, sin aparecer por las alineaciones y los entrenamientos ha tornado lo que proyectaba como una inversión innegociable en el verano en un fiasco total. Ya pocos quedan que defiendan que el club se meta en una compra tan importante para hacerse con el futbolista. Sus opciones de seguir en el Sevilla han desaparecido. No va a pagar 39 millones de euros por un jugador que no marca un gol en cinco meses y que, encima, no está dejando amigos en el cuerpo técnico. Así, los números también caen como una losa en el coste. Su cesión ha supuesto una inversión de cuatro millones de euros, más el importe de su ficha. Fiasco económico frenado por su buena primera parte de la temporada. Con un Ben Yedder en su mejor campaña goleadora, y la llegada en verano de Dabbur, que debe demostrar en una liga del máximo nivel sus excelsos números en Austria, además de la aportación de Munir, fichado en invierno, André Silva se ha quedado sin sitio para el próximo año.

El infortunio de Gonalons

Otro de los cedidos esta temporada en el Sevilla es Maxime Gonalons. El centrocampista galo es de esos jugadores que el aficionado se ha tirado toda la temporada esperando a ver (también Pablo Machín), pero al que el infortunio de las lesiones le ha impedido demostrar sus facultades al cien por cien. Entre sus dos lesiones de larga duración (se rompió el peroné y al poco de regresar el maleolo tibial), y la última, de origen muscular, el galo sólo ha podido participar en 13 partidos esta temporada, un tiempo ciertamente insuficiente para sacar conclusiones de su año en el Sevilla.

Monchi siempre quiso fichar a este futbolista en su anterior etapa en el Sevilla, y lo acabó haciendo como director deportivo de la Roma. Ahora, de nuevo en el club de Nervión, tiene que tomar la decisión de si realiza una intentona con su ex equipo para hacerse con él en propiedad. Está cedido sin opción de compra, pero a día de hoy parece muy difícil que el de San Fernando intente ficharle este verano, por mucho que se rebaje la cifra que pidan por él. El futbolista sí que ha manifestado en varias ocasiones que le gustaría seguir, pero la puerta de volver a casa (al Olympique de Lyon) está abriéndose.

El ansiado Rog

El último de los cedidos esta temporada fue el que llegó más tarde. El Sevilla trabajó duro para hacerse con Marko Rog, al que el Nápoles no dejaba salir con opción de compra. Finalmente llegó sin ella y el rendimiento no ha podido ser más decepcionante. Cuatro partidos (de los doce que ha jugado) sólo como titular, en los que no ha logrado ningún triunfo, y su rendimiento ha dejado mucho que desear para lo que se esperaba de él. Este verano volverá a Nápoles.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
@daudenibanez Ahora que lo dice, un poco de exceso de cariño hay... - 15 horas ago