Athletic – Sevilla (1-3): San Mamés se rinde en la Copa ante los de Nervión

Nolito, André Silva y Ben Yedder marcaron en un duelo sobresaliente del cuadro nervionense y que le deja con pie y medio en los cuartos de la Copa

Por  9:15 h.

san Mamés, tenga al Athletic que tenga, siempre será un escenario para mostrarte. Para dejar un sello o una huella de lo que pretendes. Para unir calidad y esfuerzo y para querer dar pasitos adelantes en beneficio de un grupo, el del Sevilla, y de una idea, la de Pablo Machín, que ayer reflejó que el camino que se ha abierto en el 2019 es muy ilusionante. Llegar a Bilbao, jugar y ganar 1-3 nunca será fácil. La historia así lo dice, razón de más para elogiar abiertamente a todos los futbolistas que participaron anoche, aunque con sumo hincapié a un Nolito que necesitaba sentirse importante. El gaditano se salió. Como hacía en Vigo y con el juego que le llevó a la selección. Marcó el primero y asistió en los otros dos. Curioso. Celebró con rabia su tanto y sonrió con cariño a sus compañeros en el segundo y el tercero. Hace poco fue Roque Mesa el que se unió al proyecto; el domingo pasado lo hizo Gnagnon en un partido que le sirvió para que los sevillistas lo conocieran, y ayer fue Nolito el que dijo aquí estoy yo. Fue en la Copa y fue en un partido que deja al Sevilla con todo a favor para, a falta de la vuelta de los octavos, estar en la siguiente ronda.

De atrás hacia adelante, ordenado, y con un juego que parecía tan sencillo como efectivo, el Sevilla muy pronto le enseñó las garras al Athletic. El «efecto Garitano» y el empuje de los vascos viró con el acierto de la pizarra de Machín y con unos jugadores, los de Nervión, que llegaron a enseñar a San Mamés muchas de las cualidades de este equipo. La calidad hace mucho que es innegable, pero la intensidad, ese valor que también se enseña, comienza a ser la mejor seña de identidad de los sevillistas. Cada balón perdido es una acción de presión, y cada pase adelante suele ser casi siempre una ocasión clara de gol. Primero avisó Roque Mesa, pero el colegiado le anuló el tanto. Después no perdonaría Nolito. Entre una acción y otra sólo había pasado un minuto, el tiempo justo para que los aficionados vascos conocieran la filosofía nervionense. Se preveía un empuje descorazonador de los vascos en la recta inicial del encuentro y lo que se vio fue el desahogo de un Sevilla organizado y con aires de equipo grande. Sólo sería al final de la primera parte, en un córner lanzado por el Athletic, cuando los de Machín sufrieron y comprobaron las ideas de toda la vida del cuadro vasco. Aduriz, como referente arriba, se fajó con Carriço e incluso le propinó un codazo en el estómago, para que el balón, tras varios rechaces, acabara en las mallas de la meta de Juan Soriano. Para bien del Sevilla, y mientras que la afición de San Mamés cantaba el gol, el VAR dictaría sentencia: fuera de juego y gol anulado.

Sin apenas tiempo para digerir lo ocurrido y con el descanso de por medio, el Athletic volvería a tirar de lo que mejor se le da. De nuevo de un córner, el Athletic marcaría, ahora de manera legal, con un cabezazo de San José que le dio a los locales el empate de manera momentánea. Porque la maquina sevillista, poco acostumbrada a bajar los brazos, se volvería a activar muy pronto. Con Nolito, espectacular también en los pases, y André Silva como goleador, el Sevilla pondría de nuevo su sello en San Mamés con una jugada de manual apenas cuatro minutos después de que marcaran los de Garitano. 1-2 en el estadio del Bilbao y aún un mundo en disputa. Machín metió a Banega y Ben Yedder por Roque Mesa y André Silva, respectivamente, con el mismo fin y dominio del juego. Los locales desaparecieron y comenzaron a sonar los primeros pitos de la hinchada del cuadro bilbaíno. Poco después entraría Ben Yedder por André Silva y suyo sería el tercer tanto de los sevillistas. El francés apenas necesitaría nueve minutos para ver portería, otra vez con un genial Nolito. El de Cádiz le dio el balón a Ben Yedder para que hiciera lo que más le gusta. Gol y diversión. La alegría otra vez de un delantero que este verano estaba fuera y que demuestra día a día que rendirse nunca será una opción. Ben Yedder es al Sevilla lo que el Himno del Arrebato a los aficionados. Juntos siguen sumando y juntos quieren seguir dando saltos de calidad. El domingo toca otra vez San Mamés…

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@danipas_2000 Muchas felicidades, Dani. Disfruta mucho 👍🏼👏🏻 - 48 mins ago