Atlético – Sevilla (1-1): Sarabia arregló el desaguisado

Koke adelantó a los colchoneros y Sarabia, el mejor de los sevillistas, estableció las tablas definitivas

Por  20:32 h.
At. Madrid
1
Sevilla
1
Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Godín, Montero, Filipe Luis; Koke, Rodri (Correa, m. 54), Thomas, Saúl; Griezmann y Morata (Lemar, m. 77).
Sevilla FC: Vaclik; Navas, Kjaer (Aleix Vidal, m. 46), Gnagnon, Sergi Gómez; Sarabia, Gonalons (Amadou, m. 35), Roque Mesa (Rog, m. 75), Franco Vázquez; Munir y Ben Yedder.
Goles: 1-0, m. 29: Koke. 1-1, m. 69: Sarabia.
De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró cartulina amarilla a Roque Mesa, Thomas, Aleix Vidal, Morata, Koke, Munir y Saúl.
Estadio: Wanda Metropolitano. 60.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones. Cielo despejado y 26ºC. Partido de la 37ª jornada de LaLiga Santander 2018-19.

El Sevilla fue capaz de enmendar en el Wanda su pésima imagen de la primera parte para igualar el choque en la segunda y sumar un punto ante el Atlético de Madrid (1-1). Koke adelantó a los colchoneros y Sarabia, el mejor de los visitantes, estableció las tablas definitivas en el marcador. Los de Caparrós aún mantienen opciones matemáticas de alcanzar la cuarta plaza en la última jornada, algo que en cualquier caso es sumamente complicado, ya que a Getafe y Valencia les basta con sumar un punto para dejar al Sevilla sin Champions. En esa última jornada espera el Athletic Club en Nervión. Contra los vascos, un empate le vale al cuadro sevillista para asegurar la sexta posición.

Salió el Sevilla algo contemplativo, demasiado metido atrás, circunstancia que aprovechó el conjunto de Simeone para tomar la iniciativa en los primeros minutos e inquietar las inmediaciones de Vaclik, sobre todo con un par de lanzamientos desde la esquina en los que flaqueó la defensa nervionense y la bola se paseó con muchísimo peligro por el área pequeña. Demasiado trabajo desde el comienzo para la pareja de centrales Kjaer-Sergi Gómez, enfrascada en mil batallas y sufriendo constantemente con la movilidad del dúo Griezmann-Morata. El atosigamiento inicial de los rojiblancos era evidente. El Sevilla apenas logró estirarse por medio de una buena combinación entre Sarabia y el Mudo Vázquez que resolvió sin grandes problemas el meta Oblak, abortando el remate postrero del argentino.

El Atleti levantaba algo el pie del acelerador, que no sus intenciones. Seguía llegando de manera más vertical, con un planteamiento más afilado que el de su adversario, inocente arriba. Morata pudo adelantar a los colchoneros con un cabezazo tremendo a bocajarro ante Vaclik, pero la reacción del portero sevillista fue sensacional y logró evitar el gol exhibiendo excelentes reflejos. Respiraban los hispalenses… por muy poquito tiempo, porque la jugada era la antesala del primer tanto del choque. Poco después, Koke condujo el esférico hasta la frontal, sin agobios de ningún tipo, disparó y el balón tocó en Kjaer para entrar llorando en la portería de Vaclik. 1-0. Lo del danés resulta inexplicable. Reculando, reculando y reculando hasta facilitarle completamente el espacio para el lanzamiento al centrocampista del Atlético de Madrid. Horriblemente defendida la acción. Los moradores del Wanda cobraban ventaja. Se veía venir.

Prácticamente, el único sevillista que se salvó en toda la primera mitad fue Pablo Sarabia. El madrileño, al menos, lo intentó y probó suerte con un par de remates, con escasa fortuna. Muy gris el equipo de Caparrós en un partido en el que tenía que haber dado bastante más. Para colmo, antes del descanso el entrenador se vio obligado a retirar a Gonalons, lesionado, para dar entrada en su lugar a Amadou. Una permuta que oscureció aún más las ideas del Sevilla en la zona ancha, sin un generador claro de juego (llorando a Banega) y con Roque y el Mudo escandalosamente oscurecidos y sin tino. Los Thomas, Rodri, Saúl y compañía se imponían a su antojo. Con la mínima desventaja, y una imagen desesperante del Sevilla, De Burgos Bengoetxea decretaba la pausa para el intermedio.

A Caparrós no le tembló el pulso y dejó en la caseta al desafortunado Kjaer. Luego se conoció que el central jugó ‘tocado’ y que sufrió incluso vómitos y mareos al descanso. Aleix saltó al césped en la reanudación. A partir de ahí, el equipo hispalense fue creciendo poco a poco en solidez y ofreciendo algo más en el aspecto ofensivo, siempre con Sarabia como el futbolista más inspirado, dentro del gris panorama. Thomas y Saúl disfrutaron de las primeras ocasiones del Atlético, pero para entonces el Sevilla ya mostraba otro cariz. Visiblemente mejorado el cuadro de Caparrós en la segunda parte. Tanto… que fue capaz de igualar el encuentro…

En el 69, el Mudo Vázquez puso un balón medido al palo largo y Sarabia, sin dejarlo caer, lo alojó con un sutil toque en el fondo de las mallas de Oblak. 1-1. Los de Simeone se llevaban las manos a la cabeza. Y casi llega la remontada en la siguiente acción, trenzada por los mismos protagonistas. Esta vez Vázquez dejó totalmente solo a Sarabia delante de Oblak, pero incomprensiblemente el madrileño, con todo a favor para machacar el 2-1, mandó el balón a las nubes. Ahí tuvo el Sevilla la posibilidad de darle la vuelta a un partido que se le había puesto imposible, sobre todo por su mala imagen de la primera parte. En los últimos compases del choque fueron Navas y Aleix, ante el que respondió Oblak con un paradón soberbio, los que estuvieron cerca también de materializar la victoria sevillista en el Wanda. El marcador, sin embargo, no se movió más.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @aybarrapacheco: Radio y Televisión de Andalucía: el cambio llega a Canal Sur:Javier Domínguez, director de Informativos de TV y Juan Mi… - 1 hora ago