Ribery y Navas se abrazan en el Bayern Múnich.Sevilla (Reuters)
Ribery y Navas se abrazan en el Bayern Múnich.Sevilla (Reuters)

El balance del Sevilla en la Champions League 2017-2018

El equipo de Nervión sale reforzado en el adiós y con la mente puesta en volver lo antes posible

Por  4:33 h.

El Sevilla se despidió el miércoles de la Liga de Campeones y, lo que es peor, no volverá a ella en la próxima campaña. La cuarta plaza es una utopía para los de Nervión, de modo que en el club ya no piensan en otra cosa que no sea volver lo antes posible a la mejor competición del mundo. Después de varios años cayendo en los octavos de final, el salto dado en la presente edición ha servido para hacer historia y, también, para que los que mandan le pongan una buena nota a la actuación de los sevillistas. Sin duda, el hecho de haberse clasificado para los cuartos, el caer dignamente ante uno de los todopoderosos del fútbol europeo y la gesta de Old Trafford quedarán para el recuerdo. Pero hay más puntos a analizar para hacer un balance de la participación del Sevilla en la Liga de Campeones.

Notable

La nota, como no podía ser de otro modo, es alta. Con la denominación actual, los de Nervión nunca habían pasado de los octavos de final, de modo que el llegar a los cuartos ya tiene su mérito. También el haber caído compitiendo ante un equipo del potencial del Bayern, así como el hecho de haber ganado en Old Trafford o no haber caído en Anfield, estadio de otro de los semifinalistas de esta edición. En el lado contrario están la goleada recibida en Moscú frente al Spartak y el pobre empate de Maribor.

Adiós con orgullo

Ha sido el comentario de la mayoría de miembros del club y aficionados. Plantarle cara a un equipo como el Bayern no es fácil, y el Sevilla no sólo le incomodó durante la primera parte de la ida, sino que, además, no perdió en el Allianz Arena, algo que les suele ocurrir a casi todos los equipos. Aunque realmente nunca llegó a tener la remontada a tiro de piedra, sí es cierto que los de Nervión estuvieron metidos en la eliminatoria en todo momento. Eso sí, también es verdad que los de Vincenzo Montella no realizaron ni un tiro entre los tres palos, por lo que la única ocasión real fue el cabezazo de Correa al larguero. El reconocimiento de los 3.000 desplazados al estadio alemán es la mejor señal de que la afición supo valorar lo hecho por los suyos.

Falta de pegada

Sin duda, es el gran punto negro del Sevilla. Y no sólo en la Liga de Campeones. Los de Nervión tuvieron varias ocasiones en el Ramón Sánchez-Pizjuán en el partido de ida y, aunque ni siquiera llegaron a disparar a puerta, también llegaron con mucho peligro en la vuelta. Pero este equipo no tiene calidad a la hora de finalizar las jugadas. Los dos delanteros, Ben Yedder y Muriel, son los que están en el centro de las críticas, pero la segunda línea tampoco ha estado bien. Sólo hay que ver las acciones que fallaron Sarabia y Correa, por ejemplo, el miércoles. Cuando compites con los mejores del mundo, como lo es el Bayern de Múnich, no puedes hacerlo sin gol. Fue la gran diferencia de la eliminatoria.

Sin físico para la elite

Si la poca pegada ha sido la que ha llevado al Sevilla a la eliminación, el cansancio ha sido el siguiente motivo en importancia. Y es que el equipo nervionense ha demostrado no tener físico para competir contra los mejores. Tanto en la ida como en la vuelta, el bajón de intensidad en las segundas partes ha sido considerable, haciendo que el Bayern, salvo en contadas ocasiones, se encontrara cómodo. Gran culpa de ello la tiene Montella, quien sigue empeñado en contar con doce-trece jugadores, lo que provoca que éstos lleven semanas con las fuerzas en estado de reserva y que el resto, los suplentes, no tengan ritmo de competición. Banega, Correa, Franco Vázquez y Sarabia son los casos más llamativos.

Un plus económico

El caché deportivo del Sevillaha crecido mucho después de eliminar al United y de pelear de tú a tú con el Bayern Múnich pero, además, la gran actuación de los de Nervión en la Liga de Campeones les ha hecho ganar mucho dinero. A falta de conocer el reparto por el «market pool», los sevillistan han ganado 31,96 millones de euros.

Moral para lo que queda

La buena actuación ante el Bayern debe servir para levantar el vuelo en LaLiga, con el vital partido de mañana contra el Villarreal, y para creer que es posible ganar la Copa del Rey ante otro todopoderoso como el Barcelona. Los de Nervión necesitan cambiar la dinámica si no quieren verse fuera de Europa en la próxima temporada, algo que sería un gran fracaso.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @Orgullo_Nervion: Nzonzi habla como campeón del mundo: “Es difícil conseguirlo” https://t.co/sO7ZlBqseT vía @Orgullo_Nervion @lequipe #S - 1 hora ago