De Jong disputa un balón con Sidnei en el Betis-Sevilla (Foto: J. J. Úbeda)
De Jong disputa un balón con Sidnei en el Betis-Sevilla (Foto: J. J. Úbeda)

La reivindicación de De Jong, el holandés errante

El delantero del Sevilla anotó el segundo tanto de su equipo en el derbi

Por  9:02 h.

El mundo de la navegación marítima ha extendido a lo largo de la historia la leyenda del «holandés errante», un barco fantasma que no pudo volver a puerto, condenado a vagar para siempre por los océanos del mundo. Aplicado al fútbol del inicio de temporada, el holandés errante del Sevilla era un Luuk de Jong que en algunos partidos parecía que vagaba por el terreno de juego sin enterarse de los transatlánticos que le bordeaban sin que este les prestara ayuda en las peores tormentas. Sólo el capitán de ese barco, Julen Lopetegui, giraba el timón a babor y estribor con objeto de evitar las rocas en forma de amargas quejas del sevillismo, de la prensa y de los mayores analistas del fútbol, sobre la idoneidad de quitar al jugador del fragor de la batalla marítima. De Jong, ciertamente, era un barco sin cañones, y cuando estos funcionaban los disparos siempre se marchaban lejos. Mientras, en el puerto, esperaban atracados otros navíos con bandera mejicana e hispano-marroquí.

Sin embargo, Lopetegui, el capitán que mejor conoce su flota, mimó a la embarcación neerlandesa dándole millas náuticas deseando que alguna vez impactase alguno de sus proyectiles en la flota rival. Y fue ayer, en la mayor marejada de la temporada, donde se juega cada metro cuadrado de territorio hispalense, donde el holandés errante desplegó sus velas para moverse con destreza y determinación entre la tormenta. Luuk de Jong se hizo con la titularidad en un derbi en el que muchos daban como favorito para ser la referencia en la vanguardia sevillista a un Chicharito que pasó inédito por Luxemburgo. El futbolista ex del PSV charlaba amigablemente antes del calentamiento con el bético Guardado, ex compañero suyo en el conjunto de Eindhoven, ese puerto en el que el Sevilla empezó a hacer grande su leyenda por los mares y océanos europeos. Muchos se llevaban las manos a la cabeza. ¡De Jong!, exclamaban. Y De Jong se puso el traje de delantero caro y realizó el mejor partido que ha tenido hasta el momento en Sevilla. Era el faro en los momentos de oscuridad de un conjunto de Lopetegui que, por momentos, adoptaba una táctica demasiado conservadora en una guerra a mar abierto.

Para el delantero sevillista fueron los balones aéreos. En un Betis que arrancó mejor en la batalla, al menos con más sentido, fue un cabezazo sin mucha fuerza a las manos de Joel el primer gesto que giró el rumbo del duelo. En un derbi todo se vive al máximo. La precipitación verdiblanca se traducía también en mayor ímpetu ofensivo, pero no con claridad. La tímida acción ofensiva del holandés había puesto en alerta al conjunto verdiblanco, que empezó a flaquear. Ocampos, el arma naval más peligrosa de este duelo que intentaba hundir la flota adversaria, fue el primero en dejar tocado al Betis. Mandi erró en la maniobra de evasión y el argentino lo hizo pagar caro. No obstante, la táctica de combate sevillista seguía siendo conservadora. El Betis estaba tocado, pero no hundido. Con unas bandas prolíficas y algún arreón de corazón, la parroquia local empezaba a creer en el empate. El capitán Rubi insistía en el mensaje de la presión alta, del robo en zonas cercanas a la posición de partida sevillista. Y fue Loren, el mejor artillero verdiblanco en una campaña ciertamente inestable en materia defensiva, el que golpeó para igualar la contienda en daño rival. El Betis se marchó al descanso pidiendo más guerra ante un Sevilla en franca retirada preventiva.

Los equipos se retiraron a sus respectivos puertos para reinventar estrategias de cara a un segundo acto que podía culminar de cualquier manera. Sacó Lopetegui a sus mismos navíos pero no tardó ni cinco minutos en introducir a un Mudo Vázquez que ayudara a Banega a hacer daño en la medular verdiblanca, la línea más débil del rival. Y no tardó en llevar la razón. El argentino lanzó en carrera a De Jong, el holandés errante, que no perdonó para dejar a las embarcaciones béticas en claro peligro de zozobra. Es lo que tiene la batalla de un derbi. Se decide en detalles y el que goza de mejor puntería, tiene grandes opciones de ganar la guerra.

La celebración de los jugadores del Sevilla FC en El Gran Derbi. Foto: Manu Gómez

La celebración de los jugadores del Sevilla FC en El Gran Derbi. Foto: Manu Gómez

Sorprendió, sin embargo, la cautela que Lopetegui tomó en esos momentos. Con ventaja en el marcador, un Betis ciertamente en peligro de hundimiento y tomando riesgos a la hora de introducir a jugadores más ofensivos en lugar de otros defensivos, el Sevilla fue conservando fuerzas y replegando velas, considerando que la situación del eterno rival no era la más boyante. Contemporizaba el equipo sevillista, con un Betis que, aunque tocado y limitado en su respuesta, buscaba en arreones volver a igualar las bajas enemigas. A punto estuvo de lograrlo en remate de Álex Moreno que obligó a Vaclik a hacer una gran parada. El portero checo haciendo lo que se le reclamaba hace sólo semanas. Achicar agua y salvar puntos. Así, intentando esquivar los cañonazos con más voluntad de herir que certeza de los de Rubi, acabó ahogándose la flota verdiblanco en su propio territorio ante un rival que tuvo en su holandés errante a un jugador por fin decisivo que, con sus dos únicos aciertos ligueros esta temporada ya ha dado seis puntos a los suyos para seguirle el ritmo a los transatlánticos de LaLiga Santander. La batalla ganada fue importante, pero restan muchas hasta atracar en el puerto deseado: la Champions.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
RT @leandrosexta: Escribo mi recuerdo de una de las personas más maravillosas que tuve el privilegio de conocer.💚💚💚 - 2 días ago