Los jugadores del Sevilla, cabizbajos tras el empate 2-2 frente al Slavia (Foto: J. M. Serrano)
Los jugadores del Sevilla, cabizbajos tras el empate 2-2 frente al Slavia (Foto: J. M. Serrano)

Bronca final y reproches al palco tras el Sevilla – Slavia de Praga (2-2)

Monumental enfado de la grada al final y gritos de "Pepe Castro, dimisión"

Por  20:50 h.

El Sánchez-Pizjuán emitió su juicio al final, censurando el empate de los suyos ante un rival inferior, si bien ya en el descanso aprovechó para brindar la primera pitada de la tarde a un Sevilla que se mete en más problemas de la cuenta.

El equipo del cuestionado Machín empató 2-2 con el Slavia de Praga en la ida de octavos de la Liga Europa, queda en desventaja en la eliminatoria, por el valor doble de los goles fuera, y se jugará el pase la próxima semana en la capital checa. Un Sevilla que fue despedido con bronca cuando el francés Buquet decretó el final del choque.

La mayo parte de las protestas de la grada se dirigieron en ese momento al palco, al grito de “Pepe Castro, dimisión”, apuntando al presidente y a la directiva sevillistas como principales responsables de la deriva que ha tomado el equipo en los últimos meses.

En pocas semanas, la identidad y solidez del juego nervionense se han diluido. Cinco puntos de 27 posibles en el torneo de la regularidad, la pérdida de la plaza Champions y una sonrojante eliminación copera han golpeado de forma abrupta las expectativas del plantel y de su entrenador, Pablo Machín. Aún hay margen para enderezar la nave…

Redacción

Redacción