Carriço: «Gameiro es importante, queremos que se quede»

Desea la permanencia del francés, aunque le desea suerte si finalmente se marcha

Por  5:08 h.

Con el poso de la experiencia y la autoridad que le otorgan ser un jugador con carácter y llevar tres años defendiendo la camiseta del Sevilla, Daniel Carriço es voz autorizada para tratar de ver hacia donde se encamina este nuevo proyecto con la mano de Jorge Sampaoli, y con otro verano lleno de movimientos de entradas y salidas. Tras tres años con Unai Emery en el banquillo, todos en el vestuario parten de cero con el técnico argentino, cuyas diferencias con su antecesor son notorias. «Empezamos una nueva era, ha cambiado el entrenador, venimos de tres temporadas muy buenas, ganando tres Ligas Europa, que es una competición muy importante para este club. Ahora empezamos un nuevo reto todos, con ilusión. Cambia todo, el entrenador, la idea de juego, el estilo, los métodos… Estamos intentando adaptarnos lo antes posible porque no hay tiempo, el día 9 hay en juego otro título», señala un Carriço que coincidía en apuntar que, a pesar de los numerosos cambios en la parte técnica, hay una que se mantiene. «La exigencia, que siempre hay. Ambos entrenadores son muy parecidos en eso. La idea de Sampaoli es diferente, pero ambas son muy buenas y lo que hay es que adaptarse a lo que pide el entrenador», afirma a ABC.

El sistema de Sampaoli para este Sevilla implica tomar riesgos, como se ha visto en los partidos de pretemporada ya disputados hasta el momento. «Es como todo, hay que trabajar para ello. Tratamos de jugar desde el portero, sacando el balón desde atrás, y con una presión muy fuerte de todo el equipo, para tener la posesión del balón y hacer sufrir al rival. Y eso implica tiempo», reconoce el central portugués. Una tarea que se complica aún más cuando hay muchos cambios en la plantilla, situación ante la cual los veteranos pueden echar una mano. «El Sevilla siempre ha cambiado sus plantillas, entran y salen muchos jugadores, y los que estamos aquí desde hace más tiempo tenemos que asumir el liderazgo, hablando con los chavales e intentando que la gente se adapte lo antes posible, porque este club se juega cosas importantes y porque deben saber lo que supone ser un jugador del Sevilla».

Cuestionado sobre las virtudes de los fichajes ya concretados (Correa, Sarabia, Kiyotake, Franco Vázquez, Kranevitter y Ganso), Carriço comenta que «se ve que son jugadores con muchísima calidad, que nos pueden aportar muchas cosas, pero ahora están en fase de adaptación». Y claro, al hablar de nuevos, no cabía más que preguntarle por un fichaje que está en Bad Schönborn, pero que no puede entrenarse aún con ellos. «Vietto es un muy buen jugador, jugué contra él en el Villarreal y en el Atlético, ha demostrado que sabe hacer goles. Será muy bienvenido si se concreta», afirma. El que sí que está, aunque no parece que por mucho tiempo es Gameiro, del que dice que «está tranquilo, es normal que, ante las dudas de si te vas o te quedas, se sienta raro, pero nosotros le intentamos hacer ver que se quede, que es importante para nosotros, queremos seguir haciéndolo. Si se va le desearemos toda la suerte del mundo».

Está más que acostumbrado Carriço desde que llegó al Sevilla a que las plantillas varíen de un año para otro en muchos de sus miembros, algo que el portugués razona en que «así es el futbol, también es un negocio y hay que rentabilizar el negocio, todos los años hay cambios de jugadores. El Sevilla vende jugadores porque todos los años lo hace muy bien y, cuando ganas títulos, es normal que los jugadores se vayan. Este año ya han salido un par de ellos y seguramente saldrá alguien más, pero los que se queden tendrán que darlo todo por el Sevilla».

En su caso particular, Carriço no ha recibido ofertas que le seduzcan del todo, pero no descarta que en un futuro el señalado para marcharse sea él. «Todo es posible, pero me siento muy a gusto en el Sevilla, estoy muy feliz, me encanta el club y la ciudad, pero en el fútbol no se sabe lo que deparará el futuro. Ahora estoy en el Sevilla con toda mi cabeza y todo mi corazón», dice. Y es que queda por delante una temporada muy exigente, en la que Sampaoli parece que le tiene destinada la posición de central y no de mediocentro defensivo. Carriço cree que su equipo puede dar un paso adelante en la Liga de Campeones, competición que a todos los jugadores ilusiona. «La Liga de Campeones es un reto más, donde están los mejores equipos de Europa, pero somos ambiciosos. Espero que nos toque un grupo más asequible que el año pasado, querremos llegar lo más lejos posible», afirma con convencimiento una de las voces autorizadas de este Sevilla.