El presidente José Castro, junto a Monchi el día que se anunció la renovación del director deportivo (foto: Raúl Doblado)
El presidente José Castro, junto a Monchi el día que se anunció la renovación del director deportivo (foto: Raúl Doblado)

El ‘caso Monchi’, mal llevado por el Sevilla FC y el protagonista

La tensión de hace un año nunca desapareció hasta el punto de que en los últimos días la crispación ha sido evidente

Por  12:47 h.

El 30 de mayo del 2016 el corazón de muchos sevillistas se paralizó: Monchi se iba. La noticia sentó como un jarro de agua fría justo después de una temporada llena de éxitos. La piedra angular del Sevilla de los éxitos necesitaba un descanso, quería marcharse para así poder desconectar. El agotamiento mental le había ganado la partida. Pero entonces el club, con José Castro a la cabeza, no se lo permitieron. Le remitieron a pagar la cláusula de rescisión de cinco millones de euros y al final el de San Fernando continuó como sevillista. Pero ahí se abrió una fractura que nunca terminó de soldar. De esos días quedaron rencillas, aunque lo más importante es que Monchi, a pesar de salir en la radio del club para dar su versión, seguía pensando en salir. Y así ha sido durante estos diez meses hasta que se ha convertido en realidad.

Y es que Monchi, que se quedó y prometió trabajar como siempre, fue comunicándole al club que se iría. La respuesta de éste, sobre todo en voz de José Castro, fue que intentarían hacerle cambiar de opinión. Pero para el director deportivo no había marcha atrás por más que el presidente se empeñara en decir públicamente que sí veía opciones, de hecho no ha parado de lanzar mensajes más o menos directos en redes sociales y entrevistas. Los éxitos durante la temporada han ido tapando este problema interno del club que al final ha estallado, otra vez, de la peor manera posible. Porque Monchi se fue el lunes a Londres a reunirse con la Roma mientras en el Sevilla decían desconocer dónde estaba su director deportivo. Desde Italia se filtraban todos los datos de la operación mientras que en Madrid José Castro quedaba en evidencia cuando era cuestionado por si Monchi seguiría o no. “No sé nada del futuro de Monchi. ¿Qué si Monchi estaba nervioso ayer en el aeropuerto? Eso es algo que deben preguntarle a él; yo no sé nada. ¿Qué si debe pagar la cláusula para salir? No lo sé… no sé de qué me habláis. Yo lo único que sé es que Monchi está en el Sevilla FC y espero que termine la temporada aquí. Monchi a día de hoy es el director general deportivo del Sevilla FC. Lo repito otra vez… ¿qué si yo me huelo algo? ¿Usted cree que no soy serio? Se lo repito: Monchi es, a día de hoy, el director general deportivo del Sevilla FC y no tengo nada más que decir”, fue la respuesta del presidente mostrándose muy nervioso. Y desde entonces todo se ha precipitado. La idea del club era no decir nada sobre Monchi, al menos, hasta después del partido con el Sporting de Gijón, pero el aficionado necesitaba una explicación a todo lo que estaba leyendo en los últimos días. Ésta llegó ayer por la noche. Y dentro de una hora será más detallada. Monchi y el Sevilla se separan, pero el adiós se podría haber gestionado de una forma mejor.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
Muy grave todo lo que cuenta aquí. Lo que siempre se ha escuchado, se ha 'sabido', en boca de un (todavía) jugador… https://t.co/9biIkcGVXJ - 5 días ago