Aficionados del Sevilla en la grada de Gol Norte del Sánchez-Pizjuán (Foto: EFE)
Aficionados del Sevilla en la grada de Gol Norte del Sánchez-Pizjuán (Foto: EFE)

Competición acuerda el cierre parcial del Ramón Sánchez-Pizjuán y el Sevilla FC recurrirá

La sanción afecta a los sectores N11 y N12 de gol norte, donde se ubican los Biris

Por  22:40 h.

El Comité de Competición ha acordado sancionar al Sevilla FC con el cierre parcial de su estadio, el Ramón Sánchez-Pizjuán, por los insultos reiterados en el partido de vuelta de octavos de final de la Copa del Rey Sevilla FC-Real Madrid, en el que el principal objetivo de los mismos fue el capitán madridista Sergio Ramos. Además, según iusport.com, multa económicamente al club por reincidencia.

Estos son los incidentes que han ocasionado la sanción de cierre parcial del Ramón Sánchez-Pizjuán, que fueron denunciados por La Liga Nacional de Fútbol Profesional a raíz de aquel partido:

“En el minuto 1 del partido -refiere LaLiga-, “y en el momento que el equipo local va a efectuar un saque de banda sobre el área visitante, unos 1.000 aficionados locales, pertenecientes al grupo conocido como Biris Norte entonaron de forma coral y coordinada durante aproximadamente 10 segundos, “SERGIO RAMOS, HIJO DE PUTA”, cántico que no fue secundado por el resto de aficionados”.

El mismo grupo de aficionados, ubicados en los sectores N11 y N12 de gol norte del Sánchez-Pizjuán, entonaron de forma coral y coordinada durante aproximadamente 10 segundos, “ESTAMOS HASTA LA POLLA, DEL BARÇA Y DEL MADRID”. En el mismo sector de las gradas también se profirieron gritos de “QUE PUTA REAL MADRID, QUE PUTA REAL MADRID”, y de “RAMOS MUÉRETE, RAMOS MUÉRETE”, no secundados por el resto de aficionados.

Estos cánticos, precisa LaLiga, aparecen recogidos como comportamientos prohibidos y por tanto sancionables, tanto en el Código de Disciplina Deportiva de la RFEF como en la Legislación contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte”.

Por su parte, el Sevilla FC ha anunciado que “ha decidido recurrir esta resolución al Comité de Apelación de la Real Federación Española de Fútbol por entender  que no se han tenido en cuenta ni valorado adecuadamente las alegaciones expuestas por la entidad en el presente expediente. Argumentos que, sin embargo sí fueron tomados en consideración cuando la Liga de Fútbol Profesional denunció cánticos e insultos corales el pasado 16 de diciembre en el Sevilla FC-Málaga CF y el instructor de la RFEF hizo la propuesta del cierre parcial de los mismos sectores antes mencionados -en dicho expediente se ha reducido la sanción a multa económica e igualmente está en fase de recurso-. En caso de que el Comité de Apelación no estime su apelación, el Sevilla FC recurrirá a las instancias superiores, Tribunal de Arbitraje Deportivo, primero, y Juzgado de lo Contencioso-Administrativo, si fuera necesario”.

Redacción

Redacción