Del Nido: “No ser terceros con esta plantilla sería no cumplir con los objetivos marcados”

Por  0:30 h.

Del Nido posa en el interior del Ramón Sánchez Pizjuán—Hace mes y medio el Sevilla parecía un candidato firme a hacerle sombra a los dos grandes colosos del fútbol español e incluso se le aventuraba llegar muy lejos en la Champions. Ahora las cosas se ven con mucho más escepticismo, ¿con qué visión se queda?

—Es verdad que el equipo ha llegado poco fresco a los últimos partidos del año, consecuencia de las numerosas bajas que ha tenido el plantel, aunque yo no quiera ampararme en ello. Esa frescura que se le veía al equipo al comienzo de temporada cuando se hacían cuatro o cinco cambios de un partido a otro se ha echado en falta y de ahí el bajón que hemos tenido, aunque no encontrar la fórmula para derrotar en casa a equipos inferiores es lo que al final nos ha quitado de seguir peleando por el primer puesto a día de hoy.

—¿Se están cumpliendo sus expectativas de comienzo de curso?

—Nuestros números pasaban por tener ahora 34 puntos y sólo tenemos 30. No estamos lejos, pero nos falta algo más de un diez por ciento de lo que teníamos previsto. Además, estamos en octavos de la Copa del Rey y hay algún grande que ya no está, y estamos en octavos de Liga de Campeones, y hay algunos grandes que ya no están.

—Lo cierto es que parece que su sueño de ganar la Liga parece que tendrá que esperar a otra temporada «más normalita» que la presente…

—Evidentemente. Pero vengo repitiendo en las últimas temporadas que mientras los grandes lleven la lucha por la Liga a los noventa puntos el Sevilla actual no está preparado para alcanzar esas cotas. Si esa pugna se produce en torno a los ochenta, más pronto que tarde vamos a estar en disposición de pelear el título. Cuando llegamos rondábamos los cincuenta puntos, luego superamos los cincuenta y cinco, después los sesenta y ya hemos estado dos temporadas en setenta o por encima de esa cifra.

—Le he oído decir que «ni en sueños» se ve ganando la Champions este año…

—En este tipo de competiciones tanto el estado de forma cuando se disputa una eliminatoria como los sorteos son básicos. Hasta ahora no estamos teniendo infortunio en los sorteos, ahora lo que hace falta es que cuando llegue mediados de febrero el equipo esté a la altura del mejor Sevilla que hemos visto este año.

—Ha hablado del sorteo de Champions y es evidente de que la fortuna ha estado de cara para el Sevilla, lo que no se puede decir en el caso del emparejamiento de Copa del Rey…

—Está claro que si no nos podemos quejar en Liga de Campeones, en la Copa nos ha tocado el peor, pues nos ha tocado el mejor equipo del mundo de todos los tiempos, ya que nadie ha logrado en un año ganar lo que ha ganado el F. C. Barcelona. Pero el Sevilla tiene plantel para no ir a ningún campo a perder. Iremos a disputar la eliminatoria a cara de perro porque nosotros también queremos llegar lejos en la Copa.

—Pero no se le escapa que habrá bajas sensibles en esa eliminatoria, pues faltarán seguro Zokora y Kanouté, tampoco parece que vaya a estar Luis Fabiano ni para la vuelta, más el resto de los lesionados…

—Sí, la lista de ausentes es amplia, pero también hemos tenido la fortuna de que ni Koné ni Romaric tienen que acudir a la Copa de África. Además, estamos remontando el vuelo en el caso de los lesionados, porque las noticias de Fazio son buenas y las de Acosta, mejores; Adriano está prácticamente recuperado… La plantilla completa es una de las mejores de España, pero completa.

—A finales de octubre parecía que el debate sobre Jiménez estaba aparcado definitivamente, pero tras tres pinchazos consecutivos en el Sánchez-Pizjuán se ha vuelto a reabrir. ¿Le cansa este asunto o lo ve normal?

—Uno de los mejores entrenadores de España de los últimos años es Pellegrini, y ahí están sus resultados, por eso lo ficha el Real Madrid, pero hace un mes las portadas de los periódicos pedían su destitución. Los equipos grandes tenemos que acostumbrarnos a esa presión y los que son profesionales de ésto deben saber soportarla, porque por eso se gana tanto dinero en el mundo del fútbol. Esa presión es habitual en un club grande y yo creo que Manolo Jiménez ya sabe vivir con esa presión y nosotros, en la medida de lo posible, le hacemos más llevadera esa presión.

—¿Qué es lo más injusto que ha oído al respecto?

—Que no estaba preparado para dirigir al Sevilla.

—Hay quien desliza que usted piensa que a esta gran plantilla que tiene actualmente el Sevilla la entrena cualquiera…

—Yo así no lo afirmo. Lo que sí digo es que es más fácil entrenar a la plantilla del Sevilla actual que, para que nadie se siente ofendido, a la plantilla del Sevilla de la temporada 2001-2002. Aquella era competitiva para pelear por alcanzar los cincuenta puntos y ésta lo es para lograr los setenta.

—¿La tercera plaza en la Liga es pues el techo de este Sevilla?

—No. El techo del Sevilla tiene que estar en el cénit. ¿Cuándo? Nosotros trabajamos día a día por alcanzarlo. El día que lo logremos podré irme tranquilo.

—¿Está obligado el equipo a alcanzar esa cota para que no se considere un fiasco la temporada? Ha declarado que el Sevilla tiene mejor plantilla que el Valencia…

—No ser terceros con esta plantilla sería no cumplir los objetivos que nos hemos marcado. Hablar de fracaso por no estar en una posición que no nos corresponde por presupuesto me parecería excesivo. Es más fracaso para el Atlético de Madrid estar donde está de lo que sería para nosotros no estar donde estamos. Pero mire si tenemos mejor plantilla que el Valencia que el año pasado en el mes que tuvieron lesionado a Villa le sacamos once puntos en cinco partidos. A nosotros si nos falta Luis Fabiano tenemos a Negredo, Kanouté y Koné. Tenemos una plantilla más competitiva.

—Después de que Jesús Navas haya roto con sus representantes de toda la vida y que ello haya coincidido con su estreno en la selección absoluta, ¿teme que no acabe su carrera en el Sevilla?

—No. La simbiosis que existe entre Navas y el Sevilla es de tal intensidad que creo que él está hecho para el Sevilla y que éste es el mejor club para él y donde mejor puede triunfar.

—¿Le preocupa el estado de forma de Negredo?

—Me preocupa que se obsesione con el gol, pero la implicación, la dedicación y el amor propio que Negredo está poniendo en el Sevilla, estoy convencido que lo van a llevar al éxito. Aquí hemos pasado rachas similares con otros jugadores.

—¿Está tan preocupado como Jiménez por la plaga de lesiones que sigue mermando al Sevilla un año más? ¿Qué se puede hacer para que la recuperación de los jugadores sea más rápida?

—Poco más, porque desgraciadamente no son lesiones similares para que podamos encontrar un responsable. Cada lesión es un mundo y distinto. El año pasado anunciamos que íbamos a reforzar los servicios médicos y hemos puesto al frente de ellos a un número uno en la ciudad, como es el catedrático de Fisiología, doctor Ribas, y además hemos puesto a sus servicios a los mejores médicos del mundo en cada rama. No reparamos en gastos y ponemos a los mejores especialistas para que los jugadores se curen lo antes posible. Otra cosa no podemos hacer.

—¿Qué pasa con De Mul, que sigue sin recuperarse y al que tampoco se le encuentra una salida deportiva?

—Sin recuperación es imposible colocarlo. Es verdad que hay equipos belgas interesados en su cesión, pero cuando esté en condiciones.

—Usted ha dicho recientemente que el club no está en disposición de gastarse ahora diez millones de euros para suplir la ausencia de Zokora, pero en enero faltará Kanouté, la recuperación de Luis Fabiano no se atisba hasta el final del mismo, Negredo no atraviesa su mejor momento y Koné sólo hace goles en los entrenamientos y amistosos… ¿No le inquieta la delantera para lo que se avecina en el arranque de 2010?

—Estamos en la misma tesitura que en el caso de Zokora. Nosotros no podemos fichar en enero a un futbolista que suponga cuatro, cinco o seis millones de euros de amortización para suplir a un futbolista que cuando vuelva va a seguir siendo titular. Se necesitaría a un jugador para que fuera utilizado ya ante el Atlético de Madrid. Para sustituir a los que no estarán se necesitan futbolistas de quince millones de euros y que ganan dos millones y medio de euros, para un mes no merece la pena. La base del Sevilla actual es la solidez de sus números, el resto no son más que milongas.

—¿Que Koné y Romaric no hayan sido seleccionados por Costa de Marfil para la Copa de África es una buena o mala noticia para usted?

—Es una mala noticia institucional, porque pierden caché y cotización en el mercado, pero buena en lo deportivo, porque el de mediocentro sí era un puesto que nos planteaba dudas para el mercado invernal y es cierto que hace diez días nos estábamos planteando nombres ante la posibilidad de fichar. Como no ha ido Romaric, ya está en casa.

—¿Superar los octavos en Champions serviría para garantizar que se equilibraría el presupuesto de cien millones de euros?

—No se acercaría, se cumpliría. Si pasamos de octavos tendremos cubierto el presupuesto y además podremos ver el futuro con más alegría. Sin pasarla, sería complicado, por mucho que pudiéramos avanzar en la Copa del Rey porque la diferencia de ingresos entre una competición y otra es abismal.

—¿Le preocupa la «peligrosa» marcha del filial después del descenso que ya sufrió el pasado curso?

—Claro que nos preocupa y mucho, porque si bien es verdad que el plantel es joven y novato en la competición, hay elementos de mucha progresión que no la están teniendo siquiera. Por ello tenemos una doble preocupación: la situación deportiva del equipo y la poca proyección que están teniendo las estrellas juveniles que han accedido a ese equipo.

Puedes leer esta entrevista en ABC de Sevilla