El nuevo Gary Medel: toma III

Por  15:48 h.

Sevilla: Medel celebra un gol con el Sevilla."Gary Medel debe ser uno de los líderes del Sevilla". Con esas palabras pronunciadas por Del Nido hace poco, el presidente sevillista quiso dejar claro que el enfado por la última salida de tono del chileno (su expulsión en el último derbi) ha quedado ya olvidado. Tan olvidado que en el club no han querido desprenderse del chileno por ahora. Medel sigue pendiente de obtener la nacionalidad española, un proceso ahora ralentizado al máximo por el Ministerio del Interior pero que al Sevilla le urge, pues tiene cuatro fichas extracomunitarias (una de ellas, Cicinho, no será dada de alta). Y es que la historia del Pitbull en el Sevilla es singular, como su vida misma.

Desde que llegó en 2011 ha combinado su entrega irreprochable en el césped con salidas de tono más que evitables, sobre todo cada vez que cruza el charco. Involucrado en varios episodios desgradables dentro de su vida privada, el internacional chileno hace constante funambulismo: cargado por un lado de cualidades futbolísticas más que interesantes y por el otro de un temperamento que nadie consigue controlar, ni él mismo. Medel en Chile es algo más que un futbolista. Referente en La Roja y protagonista, muy a su pesar, de los programas del corazón (estos días se ha publicado un vídeo con su último lío de faldas).
Ahora Medel vuelve a Chile, pero esta vez junto al resto del Sevilla. Allí jugará frente al que fue su equipo, el Universidad Católica, en la Copa Euroamericana. La temporada pasada no pudo cumplir con la promesa de demostrar que había cambiado. En la mente sevillista, sus estúpidas expulsiones ante el Barcelona, el Atlético o el Betis. Eso ya quedó atrás, y Unai Emery volverá a intentar domar lo indomable: el carácter de un Medel que acaba de volver a prometer que este año sí que cambiará. ¿A la tercera irá la vencida?