Carlos Sánchez en un partido con el Elche
Carlos Sánchez en un partido con el Elche

El pase de Carlos Sánchez, en varias manos además del Elche

El Elche remite a los clubes interesados en el colombiano, a pagar la clásula de 4 millones de euros

Por  10:46 h.

El mercado está parado. Los grandes están esperando a que termine el Mundial para mover ficha y el efecto dominó afecta también a los equipos que tienen puestas sus miras en jugadores de un segundo nivel. Es el caso del Sevilla, conjunto que a pesar de la buena campaña realizada tiene previsto reforzarse con cuatro o cinco fichajes más -ya llegaron Denis Suárez y Aleix Vidal- que apuntalen todas las líneas y permitan a los de Nervión dar el salto hacia la Liga de Campeones. Y uno de los jugadores que interesa para ello es Carlos Sánchez, centrocampista del Elche, equipo con el cual las relaciones están bien cimentadas desde la temporada pasada. Por todos es sabido que las salidas de Manu del Moral, Stevanovic y Alberto Botía hacia el club ilicitano comenzaron a construir esa buena relación que puede ir en crecimiento con la llegada de Víctor Orta a la dirección deportiva. Y también es conocido que Monchi no suele darse por vencido y que el club hispalense intenta mover ficha por jugadores que los veranos anteriores no acabaron aterrizando en el Sánchez-Pizjuán, como ocurrió por ejemplo con Gameiro.

Ahora es el turno de Carlos Sánchez, mediocentro colombiano del Elche, quien ya estuvo en la agenda de Monchi la campaña anterior. De hecho, el cafetero estuvo muy cerca de llegar a Nervión de no ser por el preacuerdo que el jugador tenía firmado con la entidad ilicitana. Pues bien, si el Sevilla quiere intentarlo, debe saber que la operación no será fácil, ya que la situación del Elche es un poco atípica. Eso sí, si desembolsa la cláusula de rescisión, la cual asciende a cuatro millones de euros, todo sería mucho más sencillo. Aun así, la realidad es que el Elche no quiere vender a Carlos Sánchez, el jugador más importante de la plantilla, aparte de que hasta el momento no tiene ninguna oferta encima de la mesa por el futbolista. Si bien es cierto que si el colombiano quiere marcharse, y un club llega con el dinero por delante, la operación se estudiaría.
Varios receptores
Las condiciones del contrato de Carlos Sánchez con el Elche hacen complicada la entrada en la operación de futbolistas para abaratar el fichaje. Si un equipo decide abonar la cláusula de 4 millones de euros, la mitad del capital iría para la empresa chilena que posee el 50 por ciento de la propiedad del futbolista. La otra mitad también quedaría desglosada en dos partes. Una para el club vendedor, el Elche en este caso, que sólo se embolsaría un millón de euros. El millón restante iría dirigido para un fondo de inversión que por contrato recibe el 50 por ciento de los ingresos por traspasos que el Elche ha llevado a cabo en los últimos años. De esta forma, la posibilidad de incluir futbolistas cedidos en la operación de salida del colombiano es harto complicada.
Y es que hace un par de años este fondo prestó a la entidad ilicitana 800.000 euros, por lo que ahora, si el club franjiverde quisiera romper esa cláusula, tendría que abonar 3 millones de euros para quedar libre. Aunque para empezar, desde el Martínez Valero se insta a los clubes interesados a que abonen los cuatro millones de euros para que Carlos Sánchez pueda salir. Por otro lado, el club ilicitano no tendrá más remedio que vender al futbolista si una oferta acorde aterriza en Elche. Sánchez llegó el año pasado libre al cuadro de Fran Escribá procedente del Valenciennes. Finalizaba contrato, por lo que la prima del fichaje para el futbolista y su agente fue de 1,2 millones de euros, y ha cuajado una buena temporada que le ha llevado a jugar el Mundial con Colombia, una de las revelaciones de esta cita futbolística. El interés de varios equipos es una realidad, aunque desde el Elche insisten en que todavía no hay ninguna oferta en firme por el centrocampista.
Aunque debido a esa situación atípica todo lo que no fuera una venta significaría menos ingresos para el Elche, hay otra posible vía para el Sevilla. Y es que el cuadro ilicitano está interesado en hacerse con los servicios de Jairo. Sería a través de una cesión, ya que, aunque el Sevilla no cuenta con él esta temporada, no quiere deshacerse definitivamente de él. En Nervión consideran que el extremo puede ser válido en el futuro, pero son conscientes de que en esta campaña volvería a contar con pocas oportunidades, lo cual podría frenar su progresión. La idea es cederlo a un club con cierto nivel, de modo que Jairo coja experiencia y pueda volver lo antes posible a Nervión para ser un hombre importante. El Elche estaría encantado con esta opción, pero el Sevilla se ha encontrado con la negativa de Jairo, quien le ha comunicado que no quiere cesiones, sino triunfar en Nervión. Es más, ha llegado a deslizar que, en caso de tener que salir -no tiene por qué ser al Elche-, preferiría un traspaso. El cántabro se siente capacitado para jugar a las órdenes de Unai Emery pero sabe que son varios los clubes de Primera que están interesados en él, por eso prefiere no pensar en una cesión.
Mbia, agente libre
Por otra parte, y también en relación al centro del campo del Sevilla, en la tarde de ayer el Queens Park Rangers explicó que Mbia no va a continuar en la disciplina del conjunto británico una vez que ha terminado el vínculo contractual entre ambas partes, algo que ya adelantó este periódico hace un mes. El Queens Park Rangers no ejecutó en su momento la opción para prorrogar el contrato entre ambas partes y así Mbia se ha convertido en agente libre para firmar un nuevo contrato sin tener que pagar un traspaso. De ahí que la opción de compra por cuatro millones de euros que el Sevilla se había guardado cuando incorporó a Mbia no fuese ejecutada y ahora resta por conocer si hay alguna opción de que Monchi y Mbia junto a sus agentes estudien la opción de sellar una nueva entente.