El Sevilla de Rakitic en la mediapunta empata en Anoeta

Por  19:00 h.

El Sevilla sacó un valioso punto en Anoeta ante una Real Sociedad que apretó el acelerador en la segunda parte para evitar que los de Emery se llevasen el botín completo. Los nervionenses, muy compactos en la primera mitad jugando con un doble pivote defensivo y con Rakitic en la mediapunta, se adelantaron con un golazo de Jairo que aprovechó una mágica asistencia del croata. El francés Griezmann elevó las tablas definitivas al marcador. Leve mejoría en la imagen de un Sevilla que, a pesar de todo, sigue sin ganar fuera de casa.

R.Sociedad 1 Sevilla FC 1
1 – Real Sociedad
Bravo; C. Martínez, Mikel, Iñigo, José Ángel; Bergara, Rubén Pardo (Zurutuza, m.84); Chory Castro (Seferovic, m.18), Vela, Griezmann; y Agirretxe.
1– Sevilla FC
Beto; Diogo Figueiras, Cala, Pareja, Alberto; Iborra, Cristoforo (Marin, m.78); Jairo (Israel Puerto, m.86), Rakitic, Trochowski; y Gameiro (Bacca, m.78).
Goles
0-1, m. 17, Jairo; 1-1, m. 65, Griezmann.
Árbitro
Velasco Carballo (C. Madrileño) amonestó a Diogo Figueiras, Rakitic, Cristóforo, Alberto Moreno, y expulsó a Cala por doble amarilla.
Incidencias
Noche agradable en San Sebastián. 21º de temperatura. Terreno de juego en perfectas condiciones. 27.000 espectadores en Anoeta. Partido de la 7ª jornada de la Liga BBVA.

Comparecían en Anoeta dos equipos marcados por las urgencias clasificatorias y por el lastre de las lesiones. Dos contendientes, por debajo de las expectativas fijadas en los albores de la temporada. Emery, en la tierra que lo vio debutar como futbolista de Primera división, decidió revolucionar su once, introduciendo hasta cuatro cambios con respecto al equipo que goleó al Rayo. Lo más significativo fue sin duda, aparte del banquillazo a Marin y a Coke, el cambio de posición de su baluarte, Ivan Rakitic, al que ubicó en su demarcación natural de mediapunta, escoltado por detrás por Iborra y Cristóforo en el doble pivote defensivo. A priori, un bloque más coherente, o, al menos, lo que le reclamaba al técnico gran parte de la afición y de la crítica deportiva.

El partido arrancaba con la Real moviendo más el balón e intentando llevar la iniciativa en los primeros compases, si bien el Sevilla ya comenzaba a dar la sensación de ser un conjunto más compacto y ordenado que en las jornadas anteriores. No es fácil frenar en Anoeta a ese tridente encargado de la producción ofensiva en la línea de tres cuartos Castro-Vela-Griezmann, pero los nervionenses lo consiguieron sin mayores apuros gracias al incansable oficio de Iborra y Cristóforo en la medular, entregándose, mostrándose y ayudando en casi todas las acciones defensivas con bastante criterio. Una exitosa cobertura de la pareja de mediocentros justo cuando más falta hacía, en esos primeros minutos en los que la Real, jaleada por su hinchada, buscaba dar el primer golpe.

Pero el guión estaba escrito para premiar la seriedad del Sevilla. Rakitic abanderaba las peligrosas contras de su equipo con los inspirados Gameiro y Jairo. Precisamente, el cántabro abrió la lata en el minuto 17 con un sensacional gol. Con más galones de maestro que de promesa, recogió una espectacular asistencia desde más de 40 metros de Rakitic, pinchó el cuero dentro del área con una tranquilidad pasmosa y batió por bajo a Bravo. Con permiso del croata, sobresaliente Jairo para poner por delante al Sevilla.

La Real intentó reaccionar rápido para igualar el partido. Griezmann, amargado durante toda la primera mitad por la zaga sevillista, entró por el centro del ataque y, tras recibir de Chory Castro, no logró disparar con acierto cuando estaba totalmente solo ante Beto. Y del gol del empate se pudo pasar al 0-2 del Sevilla en la siguiente jugada, pero Trochowski, otra de las novedades en el once de Emery, erró incomprensiblemente a puerta vacía. El alemán desaprovechó el pase de la muerte de Kevin Gameiro. Bien y con mucho criterio el Sevilla en los primeros 45 minutos.

Los hispalenses se marchaban al descanso mandando en el marcador gracias a su orden defensivo y a su velocidad en ataque. Pero tras la reanudación, los donostiarras elevaron a frenético el ritmo del encuentro. Para empezar, Beto tuvo que despejar de puños el centro de Griezmann que intentó cabecear Agirretxe, y totalmente solo en el rechace, Carlos Vela se encontró con la madera. En la siguiente acción, fue Bravo el que salvó a la Real desviando a córner un disparo de Jairo dentro del área. Pero los de Arrasate no se arrugaron hasta lograr la igualada, que llegó con un centro perfecto de Vela desde la derecha al segundo palo que Griezmann remató con un potente cabezazo superando a Diogo. Beto rechazó en primera instancia, pero el propio Griezmann recogió el esférico de nuevo ante la pasividad de Diogo y terminó consiguiendo el gol del empate. De ahí al final, los vascos lo intentaron más que un conformista Sevilla, que perdió mucho fuelle y, además, sufrió la lesión de Jairo y la expulsión de Cala al final por doble amarilla. Un punto, que no es poco, en un campo siempre complicado donde no será fácil sacar tajada este año.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Pablosarabia92: 🇪🇸 Empezamos la @ChampionsLeague con una gran victoria 💪gran trabajo de todo el equipo 🔴🔵 🇫🇷 Nous avons commencé @C - 2 horas ago