El tirón de orejas de Emery a Reyes, con su padre como testigo

Por  14:02 h.

Sólo siete minutos se retrasó el utrerano José Antonio Reyes de la hora fijada por Emery (10.30) para el inicio del entrenamiento de este lunes en la ciudad deportiva. Tiempo suficiente para que el preparador vasco, que decidió no pasar por alto la demora, llamara a filas al jugador y le pidiera explicaciones delante de sus compañeros sobre el mismo césped del campo de entrenamiento. En cualquier caso, y como se puede apreciar en el vídeo, la charla transcurrió bajo muy buen ambiente, aunque a tenor de las gesticulaciones y aspavientos de Emery, parece que no le convencieron demasiado los argumentos expuestos por el bueno de Reyes, cuyo padre, por cierto, presenció toda la escena desde uno de los bancos de la ciudad deportiva. Tras la llamada de atención al extremo, apareció también Cala, aunque en su caso no hubo charla. Emery sólo "le dedicó" al de Lebrija una mirada cargada de interpretaciones. Detalles que no sobrepasan lo anecdótico, pero que dejan a las claras que Emery quiere a sus pupilos implicados en todo momento, aunque el parón pueda invitar a ciertas relajaciones. Y, por cierto, como también se puede comprobar en las imágenes, uno de los capitanes de la plantilla, Fernando Navarro, no dejó pasar la ocasión para reclamar a los rezagados compañeros el pago de la correspondiente comida como multa para redimir su retraso.