Fede Fazio en una acción durante un encuentro ante el Getafe
Fede Fazio en una acción durante un encuentro ante el Getafe

Fazio, el gigante argentino de la zaga de Nervión

El defensa argentino es una de las gangas del mercado de fichajes

Por  21:46 h.

Federico Fazio llegó al Sevilla un 25 de enero de 2007, procedente de Ferro Carril Oeste. El central contaba por aquel entonces tan sólo con 19 añosy firmó un contrato de 5 años con una cláusula de 15 millones de euros (la actual era de 10). En su primera temporada en el club de Nervión el corpulento defensa argentino de 1,95 m. reforzó el filial entrenado por Manolo Jiménez que lo empezó a utilizar de mediocentro defensivo y donde obtuvo el ascenso con el segundo equipo sevillista. A su llegada, el director deportivo de la entidad dijo “es joven, con progresión, internacional argentino en la categoría sub 20 y está disputando el Suramericano en Paraguay. Es una apuesta de futuro y creo que va a ser un jugador importante cuando se adapte al fútbol español”, reconocía Monchi. El central debutó en el Sevilla FC en una semifinal de Copa del Rey ante el Deportivo de la Coruña en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Tras esos primeros 6 meses en los que estuvo a caballo entre el Sevilla Atco. y el primer equipo, Fazio pasó a ser futbolista de la primera plantilla a todos los efectos a partir del verano de 2007. Tras un sensacional Mundial sub 20 con la selección argentina en la que fue titular indiscutible durante todo el campeonato, y en el que la albiceleste se hizo con el triunfo final, comenzó la temporada en un gran momento de forma y Juande Ramos lo hizo jugar ya que había multitud de lesiones en la zaga sevillista, en en play off de la Champions League ante el AEK de Atenas en la que hizo un auténtico partidazo y estuvo a punto de marcar un golazo tras una arrancada desde el centro del campo.  También llegó a ser titular ante el Real Madrid en el encuentro de vuelta de la Supercopa de España en el Santiago Bernabéu en la que el conjunto sevillista se hizo con la victoria tras una goleada históricaen el feudo merengue (3-5). Tras la marcha del técnico manchego a la Premier League, el Sevilla confió en Manolo Jiménez para que fuera el entrenador del primer equipo, el cual conocía a Fazio a la perfección de su etapa en el filial. El futbolista argentino siguió contando para el preparador de Arahal como mediocentro, posición en la que mostró una gran capacidad aérea y daba equilibrio al equipo. esa temporada acabo erigiéndose como un gran goleador, anotando tres goles en los últimos partidos.

Fazio comenzó la temporada 2008/2009 ganando el oro Olímpico en Pekín con la selección argentina, en un campeonato en el que sólo fue titular en la fase de grupos, pero ayudó al combinado de Sergio Batista. Tras el torneo, varios de los grandes clubes europeos se interesaron por la situación de Federico Fazio, por lo que la dirección deportiva sevillista aceleró en su renovación. Fazio firmó el contrato que hasta la temporada pasada lo unía al club de Nervión, con una cláusula de rescisión de 40 millones de euros.Tras la firma de su renovación, el propio futbolista declaraba: “Estoy muy contento por esta ampliación, que demuestra la confianza que tienen en mí desde que llegué. Este nuevo contrato es una demostración más. Estoy muy contento aquí y lo importante es seguir así”, aseguraba el argentino. El futbolista siguió jugando como mediocentro aunque esta vez con menos asiduidad, aunque ayuda al conjunto de Jiménez a acabar etercero en la liga y a llegar a las semifinales de la Copa del rey en las que los sevillistas se enfrentaron al Athletic de Bilbao y fueron goleados (3-0).

La temporada siguiente, Federico Fazio vio truncada su proyección a causa de las lesiones que lo mantuvieron fuera de los terrenos de juego durante varios meses. Sólo pudo disputar 13 encuentros durante toda la campaña.

En la temporada 2010-2011 se vio el peor rendimiento del central argentino con la camiseta del Sevilla. En la grada se escuchaba un runrún cuando el futbolista cometía algún error. Fueron los perores momentos del corpulento defensa en Sevilla. Además sus continuas lesiones no le permitían estar en la mejor forma. Las lesiones siguieron mermando a Fazio durante la siguiente campaña, aunque en esta si disputó un buen número de encuentros (33). La afición, por su parte, demandaba un paso al frente que lo hiciera coger los galones de la zaga sevillista.

En las 2012-2013, Fazio comenzaba a dar muestras otra vez de ser ese gran central que desde el propio club se esperaba. Tanto fue así que a pesar de acabar contrato con el equipo sevillista a final de dicha campaña, el director deportivo de la entidad confió en él para un nuevo proyecto del que salieron muchos futbolistas importantes (Jesús Navas, Negredo, Medel, Andrés Palop y Kondogbia) y le renovaron el contrato hasta la temporada 2018, pero con un matiz importante: la cláusula de rescisión del bonarense iba a disminuir hasta los 10 millones de euros.

La campaña pasada, Fazio se erigió como el verdadero jefe de la zaga nervionense. Formó junto con Beto, Rakitic y Bacca la columna vertebral del conjunto de Unai Emery, siendo uno de los mejores defensores de la categoría. Además Fazio nunca ha perdido el olfato goleador que lo convierte en un futbolista todavía más completo. El equipo ganó la Europa League y consiguió en quinto puesto en la tabla clasificatoria. Todo hacía pensar que los grandes clubes se iban a acordar del argentino para reforzar sus retaguardias.

Este verano Fazio advirtió en varias ocasiones que sus representantes manejaban ofertas económicas mejores que la del Sevilla FC. Pero desde el club se confiaba en que tras la salida de Rakitic, el defensa argentino fuera el capitán y adquiriera los galones del croata dentro del vestuario. De hecho, hace un par de días el propio presidente sevillista reconoció que esperaban llegar a un acuerdo para la ampliación del contrato del argentino en las próximas fechas y que desde el club veían al futbolista muy comprometido con la entidad. Desde el entorno de Fazio, por su parte, reconocen que el jugador se ha cansado de esperar una oferta de incremento del contrato y han comenzado a escuchar las ofertas que tenían encima de la mesa. El desenlace no es otro que la marcha del capitán sevillista al fútbol inglés por 10 millones de euros a dos días del comienzo liguero ante el Valencia y a pocos partidos de cumplir 200 encuentros oficiales con el Sevilla FC. En pocas horas el jugador espera hacer efectiva la cláusula en la LFP.