Fernando
Fernando

Fernando, el octavo pasajero

Sevilla y Galatasaray llegaron a un acuerdo para que el brasileño, que firmará tres temporadas, sea el mediocentro que desea Lopetegui

Por  4:07 h.

Tras varios días de arduas negociaciones el capítulo Fernando llegó finalmente a buen puerto. Han sido episodios duros los que se han producido en la negociación por el centrocampista brasileño con un Galatasaray que ha apretado hasta el final en busca de un mayo rédito económico a la operación. Finalmente, los turcos se llevan cuatro millones de euros por el futbolista, que cumple 32 años este mes, y que llegará al Sevilla como el octavo fichaje de la temporada. Un octavo pasajero para un vuelo al que aún le restan nombres por sumarse y otros por bajarse.

Fernando cumple con un perfil que Julen Lopetegui había pedido a la dirección deportiva para su centro del campo, un futbolista experimentado a nivel internacional, con claras dotes defensivas y no exento de buen trato de balón, aunque no sea un jugador eminentemente técnico. El acuerdo, que está previsto que se selle hoy, vincula al brasileño con el Sevilla por las próximas tres temporadas, finalizando por tanto su contrato en 2022. La llegada de Fernando también busca liberar en cierta manera de las tareas defensivas a Banega, por más que el argentino fuera de los mayores recuperadores la pasada temporada en LaLiga, ya que Lopetegui lo prefiere un paso más adelante y en labores más creativas.

El fichaje de Fernando es el primero de los ya realizados que no cumple con el prototipo de contratación que suele hacer Monchi. Se trata de un jugador sin margen de crecimiento, ya está contrastado al máximo nivel con sus experiencias en el Oporto, Manchester City y Galatasaray, y, sobre todo, sin margen de amortización económica. Vamos, que no es un jugador al que se le puedan obtener plusvalías en un futuro. Pero en la dirección deportiva querían incluir a un jugador experimentado al máximo nivel para darle sostén a los que llegan por desarrollar, como puede ser el caso de Koundé, Diego Carlos o Jordán.

El Sevilla, siempre amigo de cambiar mucho sus cromos de una temporada a otra, ha tenido multitud de experiencias con sus anteriores mediocentros defensivos, tan importantes para sostener al equipo cuando el resto acude al ataque. En el recuerdo de los aficionados están nombres ilustres que dejaron muchos recuerdos y muchos millones en las arcas sevillistas. Poulsen, Martí, Iborra, Krychowiak o Nzonzi están entre los más destacados. Por el danés recaudó 10 millones, por el polaco 26, por el español 15 y por el francés 26. Todos dejaron buen rendimiento en el campo y una gran plusvalía. Lo primero sí podrá dejarlo Fernando, lo segundo ya es casi imposible.

Eso sí, en las dos últimas temporadas, precisamente en las que no estuvo Monchi al frente de la dirección deportiva en el Sevilla, no hubo suerte a la hora de encontrar a ese futbolista que sostuviera al equipo, que ha adolecido precisamente de ese perfil, hasta el punto de que hasta Banega ha actuado en esa demarcación. Hace dos veranos llegó Guido Pizarro, cuyo rendimiento nunca se acercó a los nueve millones de euros que el Sevilla pagó por el argentino, que tendría que marcharse de vuelta a México un año después. Tampoco han logrado triunfar los dos últimos mediocentros en aterrizar. El de perfil más defensivo, Amadou, no ha justificado la apuesta realizada por el él en su primera campaña y no se descarta que salga si llega una buena oferta por él. Tampoco triunfó Gonalons, lastrado por tres lesiones que nunca le dieron la continuidad necesaria para consolidarse y provocar que el Sevilla intentara una compra este verano.

Fernando Reges no ocupará plaza de extracomunitario ya que tiene la doble nacionalidad brasileño-portuguesa y su llegada estaba prevista para el día de hoy. En el club esperaban que, si no se retrasaban mucho las últimas gestiones, el jugador pudiera incorporarse a la concentración del equipo en Lagos, aprovechando que está a solo dos horas y media de Sevilla, aunque no terminaban de creer que esto pudiera ser factible,

Finalmente, el que no entró en la operación, porque el Sevilla ni siquiera se lo planteó a pesar de que en Turquía habían movido el asunto, fue el centrocampista Roque Mesa, al que sí le han tentado desde el Galatasaray para unirse con ellos como recambio de Fernando. Por ahora, el jugador se lo piensa.