Ganso protege el balón en una jugada del Sevilla FC-Granada
Ganso protege el balón en una jugada del Sevilla FC-Granada

Ganso se apunta a la lucha con el Atlético (2-0)

El brasileño, en el ostracismo desde enero, se reivindicó con dos tantos; el Sevilla no termina de reencontrarse, algo que no le gustó a la grada, la cual le pidió más a los suyos en algunas fases

Por  10:23 h.

Cumplió. Que no es poco. Sin florituras y, seguramente, con el marcador más corto de lo esperado, pero el Sevilla FC volvió a ganar en el Ramón Sánchez-Pizjuán y ya encadena dos triunfos consecutivos tras el que logró ante el Deportivo de la Coruña en el inicio de la Semana Santa. La victoria les sirve a los de Jorge Sampaoli para meterle presión a un Atlético de Madrid que juega hoy y que sabe que los de Nervión ya cuentan con los mismos puntos. Es decir, la lucha por la tercera plaza sigue viva y ése, y no otro, debe ser el objetivo de los sevillistas hasta el final de LaLiga. Ya habrá tiempo para valorar lo hecho por el técnico argentino, quien ayer recibió algunos pitos antes del partido, y para ver qué ocurre finalmente con el banquillo, pero lo primordial es estar la próxima campaña en la Liga de Campeones por la vía rápida. Y el Sevilla está en la línea. Es cierto que todavía está lejos de su mejor versión y que sigue teniendo un evidente problema con el gol, ya que viendo el nivel del Granada el marcador debió ser bastante más abultado, pero la reivindicación de Ganso le fue suficiente para llevarse tres puntos sin prácticamente despeinarse. Y es que, quitando a Jovetic, quien casi siempre lo hace todo bien, el único que destacó fue el centrocampista brasileño, que cuajó su mejor partido como sevillistas y abrió el debate: ¿no ha podido contar con más minutos, sobre todo en el bajón del equipo? Ya no podremos salir de dudas, aunque también es verdad que tampoco conviene encumbrar a Ganso en un partido en el que el Granada deambuló por el campo dando la sensación de haber bajado los brazos al ser consciente de que prácticamente tiene los dos pies en la Segunda división. Aun así, está claro que es una buena noticia que haya otro jugador que se suba al carro, ya que el final de LaLiga se aprieta en un mes y Jorge Sampaoli va a necesitar del mayor número de efectivos posibles para intentar pelear hasta el final del Atlético de Madrid. El primer paso ya está dado, ahora falta que los colchoneros se distraigan con la Liga de Campeones y que el Sevilla siga cumpliendo en casa y rascando algo fuera del Ramón Sánchez-Pizjuán. No caben los despistes.

Y eso parece que lo tuvo claro el equipo de Nervión desde el principio del encuentro. Los de Sampaoli eran conscientes de que si apretaban al Granada desde el inicio podrían hacerle daño, y así fue. De hecho, nada más comenzar el partido Iborra pudo hacer el 1-0, aunque no hubo que esperar mucho más para que se inaugurara el marcador del estadio sevillista. Un minuto después, con los visitantes en inferioridad numérica mientras preparaban su primer cambio, Ganso hacía el 1-0. No iba a haber sobresaltos, el Sevilla no iba a sufrir otra vez con un equipo de la zona de abajo como le pasó contra el Leganés y el Sporting de Gijón. El partido ya estaba encarrilado y sólo faltaba conocer por cuántos tantos de diferencia iban a ganar los locales. Pero, desgraciadamente, y a pesar de la enorme superioridad de los de Nervión, apareció un problema que parece enquistado en el Sevilla: la falta de gol. Los de Sampaoli dominaron el encuentro y llegaron con asiduidad a la meta de Ochoa, pero siempre erraron en la última acción. O no eligieron el pase adecuado o directamente fallaron al disparar. Atrás, eso sí, Sergio Rico no tuvo ni que aparecer. El Granada demostró por qué tiene casi los dos pies en Segunda división y, por fases, el partido pareció más uno de pretemporada que uno en el que estaba en juego clasificarse para la Liga de Campeones y evitar el descenso.

Y la tónica se repitió en la segunda mitad. De hecho, el guion pareció calcado. Fue sacar de centro y ver cómo Ganso celebraba un nuevo gol. El brasileño, a pase de Sarabia, hacía el 2-0 en el minuto 46 y evitaba cualquier susto debido a un despiste de los locales. El partido en sí estaba finiquitado, pero con toda una parte por delante el Sevilla debía reencontrarse con su juego y con su afición, a la que en las últimas fechas le ha dado demasiados disgustos. Pero no fue así. El Sevilla se contagió de la poca intensidad del Granada y, aunque siguió llevando el mando del encuentro, no reflejó en el marcador la diferencia que se apreció sobre el terreno de juego. De hecho, gustó tan poco en Nervión que el equipo de Sampaoli se fuera relajando con el paso de los minutos que, tras una ocasión de los visitantes en el minuto 80, hubo bronca desde la grada. Los decibelios subieron por parte de los pitos de la afición, que le pedía más a los suyos, sobre todo al ver el pobre nivel del rival.

Y con razón, porque no sólo no se movió más el marcador, sino que, incluso, las ocasiones finales fueron para el Granada. Aun así, los tres puntos se quedaron en Nervión, que era lo realmente importante. El Sevilla no termina de reencontrarse, de recuperar su mejor versión, pero si mientras esto llega va sumando de tres en tres, no habrá excesivos problemas. Está claro que para luchar con el Atlético de Madrid el equipo de Sampaoli no podrá permitirse el lujo de tener errores. Anoche, a medio gas, le fue suficiente para salir victorioso, pero deberá aumentar su nivel si en la próxima jornada, ante el Celta, quiere seguir ganando. Por lo pronto, el Sevilla se despierta hoy metido de lleno en la lucha por la tercera plaza. Es decir, dentro del objetivo.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
Genio y figura @joaquinarte. Hoy cumple 38 años y se había propuesto celebrarlo con un gol. Estuvo a punto con un c… https://t.co/K8c01IUarf - 6 horas ago