Julio Cobos es el entrenador del Villanovense
Julio Cobos es el entrenador del Villanovense

«Mi hijo fue un día al Sánchez-Pizjuán y me dijo que se hacía del Sevilla»

El entrenador del Villanovense, Julio Cobos, rival del cuadro nervionense en la Copa, habla de la ilusión que ha despertado en su equipo y afición el partido del jueves

Por  3:55 h.

En menos de 30 minutos de conversación ha podido repetir en más de quince ocasiones la palabra disfrutar. «No hay otra; la eliminatoria contra el Sevilla es un regalo para nosotros; nuestras obligaciones son otras», reitera Julio Cobos, entrenador del Villanovense. Deja lo que está haciendo (viendo el partido Cartagena-Sevilla Atlético) y atiende la llamada de ABC de Sevilla: «El domingo es que jugamos en Cartagena».

—Antes está el jueves, ¿no?

—Bueno, sí Pero ese partido es para disfrutar. No nos lo podemos tomar de otra manera. Además, tenemos la experiencia de lo que nos ocurrió hace tres años cuando nos tocó medirnos al Barcelona.

—¿En qué sentido?

—Nos distrajo mucho aquello, demasiado, y nos hizo daño en la liga, que al fin y al cabo es lo más importante para nosotros. No queremos cometer el mismo error. Estuvimos todo el año luchando para salvar la categoría. A mí me destituyeron faltando ocho jornadas; y todos los que vivimos aquello sabemos que la eliminatoria ante el Barça nos afectó en todos los sentidos. Quedamos 0-0 en la ida, en nuestro estadio, y aquello fue a más (en la vuelta, 34 días después, el Barcelona ganó 6-1).

—¿Qué opciones le ve ahora a su equipo ante el Sevilla?

—A ver. Soñar es gratis. Pero antes yo se lo decía a los jugadores. Esto es un regalo. Y ya está. Queremos competir, pero a dos partidos es prácticamente un imposible (silencio y parece imaginarse el momento del inicio del partido). Aquí, yo lo tengo claro y lo entiendo, el aficionado lo que viene es a ver a Jesús Navas…, a divertirse.

—Puestos a imaginar, ¿qué tres jugadores del Sevilla se llevaría a su equipo?

—¿Tres? Que me den los que no quieran (se ríe). A Jesusito de mi vida, seguro. A Banega, ¡vaya crack! Todos, todos. Pero lo de Jesús es especial. El que creyera que iba a volver al Sevilla a verlas venir, a retirarse… no sé qué puede decir ahora. ¡Qué jugadorazo! Pensar en el Sevilla es pensar en Jesús Navas y en hacer las cosas muy muy bien.

—¿Está siguiendo al Sevilla esta temporada?

—Sí, sí. Como aficionado, como cualquiera que le guste al fútbol, por supuesto. Va a estar peleando por todo hasta el final. Se le nota. Tiene una gran plantilla. El otro día, que jugaron arriba Muriel y Promes, también llegaron los goles, ¿verdad? Es un ejemplo de lo que le hablo. A poco que tenga una pizca de suerte, que también hay que tenerla en una temporada tan exigente, terminará en lo más alto.

—¿Cuánto de alto?

—El Barcelona, si no cambia, es el máximo candidato para ganar LaLiga; pero los que vienen después… no está claro. El Madrid es una incógnita. El Valencia no está bien.

—¿Quién quiere usted que gane?

—¿Sabe una cosa? Yo era del Madrid de pequeño (silencio y arranca con fuerza alzando algo la voz). Pero es que no puedo con la prepotencia. No me siento identificado, no, no. No puedo con la prepotencia. Lo siento en el alma. En Extremadura, de una manera o de otra, aquí se es del Madrid o el Barcelona. Luego, ves lo que ves, analizas, y no, no… (otro silencio). El Sevilla, por ejemplo, es un club que me cae bien; allí jugué varios años y me hizo saber lo que es aquello.

—Hábleme de esa etapa.

—Jugué tres temporadas en el filial. Mi último año fue el que casi nos descienden. ¿Se acuerda? El año ese en el que querían descender al Celta y al Sevilla. Aquello lo recuerdo perfectamente. ¡Uff! Cayó como una bomba. Menos mal que se arregló. Coincidí con jugadores como Pinedita, Luis Tevenet, Luci, Galván o Salva Ballesta.

—Sólo le faltó la oportunidad en el primer equipo, ¿no?

—Eso decimos todos los que no llegamos (se ríe). Allí pasé una etapa maravillosa y es lo que me quedo. Yo llegué al Sevilla porque el Badajoz había fichado a Pozo, a Pozito. Y en el Sevilla decidieron guardarse una opción de compra por mí. Cuando me dijeron que la iban a ejecutar imagínese cómo me puse. Estaba encantado. Tuve de entrenadores a José Ángel Moreno y a Juan Carlos Álvarez. Aprendí mucho En los primeros años vivía en un piso con Pineda. Luego me fui sólo. Era un pisito cerca del estadio, en una callecita que iba a parar a la Gran Plaza.

—¿Ha vuelto a ir al Sánchez-Pizjuán?

—Sí, sí. Impresionante. Hace tres temporadas fui a ver un Sevilla-Valencia. Imagínese cómo sería aquello que mi hijo, que era la primera vez que iba al Sánchez-Pizjuán, me dijo: «Papá, yo me hago del Sevilla». Él siempre ha sido del Barcelona. Pero aquello es cierto que le marcó. Todo lo que rodea al estadio, ese ambiente, justo cuando empezó a sonar el Himno del Centenario… es imposible que no sientas que allí se vive fútbol de verdad.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@Franalkosa @Atleti @CDLeganes @GetafeCF @RayoVallecano @AndexSevilla Hola, Fran. Tú sabes que tenemos que ayudarno… https://t.co/NLlohAWPqx - 8 horas ago