Javi Varas, en su presentación en El Alcoraz el pasado 20 de febrero (Foto: SD Huesca)
Javi Varas, en su presentación en El Alcoraz el pasado 20 de febrero (Foto: SD Huesca)

Javi Varas: «Hace un mes era impensable para mí que me fuera a enfrentar al Sevilla»

El equipo de Machín visita al Huesca, que la semana pasada presentó al portero: «Soy un afortunado de vivir lo que he vivido con el Sevilla»

Por  5:00 h.

Hace una semana, Javi Varas fue presentado como nuevo jugador del Huesca. Sevillano y sevillista, de 36 años, le ha tocado vivir en los últimos meses una situación «rara» para él. Y es que tras una dilatada carrera en la élite, el portero criado en la cantera nervionense ha estado sin equipo desde el pasado verano. El club aragonés ha despertado de nuevo la ilusión del guardameta. Durante este tiempo, Varas no ha parado de entrenarse y prepararse en Sevilla. Ha acudido, por su puesto, a ver al conjunto de Machín al Sánchez-Pizjuán. Echando la vista atrás, se emociona y admite que ha sido un «afortunado» de vestir la camiseta de su equipo, el Sevilla, con el que ha levantado títulos. El destino ha querido ahora que el primer visitante que aparezca por El Alcoraz desde su fichaje sea el Sevilla. Varas atiende a ABC de Sevilla.

¿Cómo ha sido la primera semana en su nueva casa?

Ha sido todo muy rápido. Estos primeros días me han servido para la aclimatación. Creo que me he adaptado rápido al trabajo y a la ciudad. Voy entrando en la dinámica del equipo y de los compañeros. A muchos los conocía ya de haberme enfrentado a ellos.

Son muchos años seguidos como profesional, ¿cómo llevó estos meses a la espera de encontrar destino?

Durante este tiempo que he estado parado, surgieron propuestas, pero a uno no le entraba ese gusanillo de aceptar cualquier cosa… hasta que salió la opción del Huesca. Y me entró la ilusión. Es un reto luchar por la salvación con este equipo. Mis amigos me dicen que acepté porque me siento futbolista y necesito el día el día de esta profesión. Me eché la manta a la cabeza y no dudé en aceptar. Los últimos meses se han hecho raros. Muy raros. Más que nada por la situación que viví en el Granada, la más desagradable que me ha tocado sufrir en mi carrera. Acabó mal. Lo primero que quería era desconectar y limpiar la cabeza. Luego llegó el mercado de invierno. Uno estaba pendiente de todo, pero no me ilusionaba nada. Empezaba a pensar ya en otro tipo de proyectos profesionales, porque soy muy inquieto. No paro. Siempre estoy pensando en hacer cosas. Y, de repente, de un día para otro, surge el Huesca y vuelve la ilusión. Mi mente ha estado ocupada este tiempo en entrenarme, en mantenerme en plena forma. Estuve trabajando en Sevilla. Sabía que si salía algo en enero tenía que estar a tope, porque llegas directamente a un equipo para competir. No hay tiempo para otra cosa.

¿Qué tal el míster, Francisco, y los compañeros?

Es un entrenador cercano. Ya tenía referencias de otros compañeros que han estado con él. Francisco es un técnico joven, con hambre, con ilusión… todo eso se transmite a los futbolista. Es un líder para el vestuario. También sabe tender la mano y comprender al futbolista. En cuanto a los compañeros, todos me han acogido muy bien… uno ya no es tan joven (risas). La verdad es que siempre me he adaptado a todo tipo de vestuarios, ciudades, situaciones… me considero un tipo muy sencillo.

Tiene la competencia en la portería de Santamaría, que lo está haciendo muy bien, y de Jovanovic.

Santamaría ha ofrecido un rendimiento magnífico. El equipo ha cogido una buena racha de resultados. Está muy bien. Jovanovic es un chico joven, internacional con Serbia en las categorías inferiores. De todos los compañeros se aprende, siempre lo digo. La competencia tiene que ser sana. Es el entrenador el que decide. Yo sé en la situación en la que llegó. Vengo a trabajar al máximo, a ayudar. Todos queremos jugar, evidentemente. No he venido aquí a pasar el rato. Hay que competir desde el respeto siempre y ayudaré a mis compañeros en todo lo que necesiten.

Quedan trece jornadas. 39 puntos en juego. Están a seis de la salvación…

El objetivo es posible, claro que sí. La primera vuelta no fue buena y ahora cada partido que viene es una final. Tenemos nuestras opciones. Con el Celta recuerdo que me salvé en las dos últimas jornadas, ganándole al Valladolid y al Espanyol en casa. Teníamos un 4% de posibilidades y se consiguió. Es el mejor ejemplo que puedo transmitir en el vestuario. El club y la ciudad le han brindado una oportunidad magnífica a estos jugadores. Todos lo sabemos. No hay nervios. Hay equipos en cambio como el Villarreal o el Celta que están abajo, no están acostumbrados y eso les genera ansiedad, tensión.

El Huesca ha cogido empaque; sólo ha perdido un partido de los últimos cinco.

Un equipo que debuta en Primera como el Huesca es lógico que al principio le cueste cogerle el pulso a la categoría. Ha costado, pero el equipo está demostrando que tiene argumentos para sacar el objetivo adelante. El equipo propone, encara bien todos los partidos y encaja poco. La plantilla se ha dado cuenta de sus posibilidades. Queda poco tiempo, pero es el suficiente para pelear y competir.

Y resulta que aparece ahora por El Alcoraz el Sevilla… ¿qué se le viene a la cabeza?

Lo primero que se me viene es que hace un mes era impensable para mí que me fuera a enfrentar al Sevilla. Son las casualidades que te brinda el destino. Me ha pasado… ¡el primer equipo que viene a El Alcoraz desde que soy jugador del Huesca es el Sevilla! Hasta hace dos días estaba en el Sánchez-Pizjuán viéndolo como aficionado… evidentemente, ahora cada uno defiende sus intereses profesionales. No viene el Sevilla en su mejor momento de resultados en LaLiga, pero será muy complicado.

Usted tiene una dilatada carrera, pero Sevilla es su casa. Y en Sevilla ganó títulos, jugó la Champions…

Cuando estás jugando todo va muy rápido. Apenas tienes tiempo de pararte a pensar. Estos últimos meses he podido pensar. Y te das cuenta… he tenido la suerte, y es algo que me he ganado evidentemente, de poder jugar con mi equipo, de defender mi escudo, el del Sevilla. El Sevilla me ha dado la oportunidad de vivir momentos inolvidables. Tuve la suerte de que así se diera. Soy un afortunado de vivir lo que he vivido. Es un orgullo. Es mi casa. El sevillismo se transmite, se hereda. Lo vivo como sevillista y mis hijos también. Ahora mi hijo mayor se da cuenta de lo que ha conseguido su padre. Es todo especial y son muchos recuerdos.

Dice que ha estado yendo al estadio a ver al Sevilla. ¿Cómo ve a este Sevilla de Machín?

Es un equipo muy reconocible al estilo de Machín, a lo que quiere su entrenador. No atraviesa ahora una buena racha de resultados, pero contra el Barcelona hizo muy buen partido. Fuera de casa le está costando, pero también es normal porque los rivales en sus estadios aprietan cada vez más. En cualquier caso, el Sevilla de Machín ha demostrado ser un equipo que domina bien las áreas, que tiene gol. El cambio a jugar con los dos puntas, Ben Yedder y André Silva, fue muy acertado. Es un equipo muy potente a nivel ofensivo, que le da al partido el ritmo que quiere. La plantilla se ha adaptado muy bien a ese sistema de tres centrales y dos carrileros. Pese al bache de resultados, yo estoy convencido de que el Sevilla va a salir adelante y va a estar arriba en la tabla. También lleva muchos partidos y eso evidentemente conlleva un desgaste físico y psicológico. Puede tener un bajón, pero al final de la temporada va a estar donde tiene que estar. Seguro.

Como portero, ¿qué le parece Vaclik? Le ha dado estabilidad al Sevilla en esa posición, ¿no?

No puedo más que confirmar lo que el aficionado ve. Es un portero que domina muchos registros y que ha acabado con el debate de la portería del Sevilla. Es una posición muy específica, muy cruel. Vaclik ha llegado de fuera y no le ha afectado toda esta vorágine que había en torno a la portería. Se ha adaptado muy bien. Sé que él ha puesto mucho de su parte para estar donde está ahora. Reúne todo lo que un portero debe reunir. Domina todas las facetas del juego. Poco a poco va confirmando todas las buenas sensaciones. Me parece un porteazo. Un portero a la altura del Sevilla.

Para terminar, uno que conoce bien, y que sigue en el Sevilla. Y lo que le queda… Jesús Navas.

Jesús ya no sorprende a nadie. Es un pesado (risas) en lo que hace… No pasan los años por él. Ha sido capaz de adaptarse al puesto de lateral o carrilero con una facilidad tremenda. Asume los galones. Incluso ahora se le ve más extrovertido. Tiene cada vez más carácter. Es un futbolista que llega a donde él quiera. Tiene las condiciones y características para hacer y adaptarse a lo que sea. A mí ya no me sorprende. Fue mi compañero. Lo aprecio mucho. Siempre espero lo mejor de él y siempre le deseo lo mejor.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @AntonioKaiser5: @PapersSFC @SevillaFC @CanteraSFC Ha sido, es y será un honor seguir aportando mi granito de arena allá donde lo necesi… - 10 horas ago