Michael Krohn-Dehli
Michael Krohn-Dehli

Krohn-Dehli: «Nadie me debe nada; si me quedo, que sea porque confían en mí»

El futbolista danés espera la decisión del club: «Nunca olvidaré el partido del sábado por el cariño de la afición»

Por  3:55 h.

La sonora ovación del sábado en Nervión le llegó al alma. Le cuesta aún, varios días después, digerir el cariño recibido tras un año de lucha. Habla Michael Krohn-Dehli: «Jugué una Eurocopa. Y partidos muy importantes. Pero el del Osasuna, en el Sánchez-Pizjuán, con la afición, y con mis hijos a mi lado, siempre será especial. Mi hijo Luka, el mayor (siete años), me decía durante la recuperación que tenía que volver a jugar para verme. Había días que llegaba a casa y me decía: «¿cuánto te queda, papá?». Ya se entera de todo y me animaba, claro. Me decía que daba igual cuando volviera, pero que lo hiciera. Jugar en el Bernabéu fue especial porque llevaba un año sin hacerlo. Pero hacerlo en mi casa, en el Sánchez-Pizjuán, fue inolvidable, de los mejores momentos de mi vida. Luego, cuando la afición empezó a cantar mi nombre. Nunca lo olvidaré.  ¡Uff! Gracias. De verdad».

—¿Se quedará en el Sevilla?

—No es un tema mío. El club tiene que pensar, a ver también qué dice el nuevo entrenador. Ese asunto es clave. Yo necesito sentirme importante, uno más en la plantilla. No vale que me quede porque he sido capaz de superar dos lesiones. ¡No! Sería fácil eso. He estado un año lesionado y ahora me merezco seguir por esa razón… Pero esa no es mi forma de pensar. Yo quiero ayudar. Nadie me debe nada. No sería honrado por mi parte pensar que al recuperarme y al jugar los dos últimos partidos merezco por ello seguir una temporada más. El club sabe que si quiere que me quede es para ser uno más. Como cualquier jugador de la plantilla. Agradezco todas las muestras de cariño. La gente no sabe lo que eso ayuda cuando uno está mal. Pero ahora, que estoy recuperado, lo que quiero es servir para ayudar a mis compañeros.

—¿Cómo se encuentra?

—Muy bien. Perfectamente. Yo creo que estoy mejor que antes de lesionarme (se ríe). Y sé que puedo seguir competiendo al más alto nivel en España. Conozco LaLiga y,sobre todo, me conozco a mí mismo.

—Y uno de los que mejor lo conoce a usted se llama Eduardo Berizzo, ¿verdad?

—No sé qué va a pasar al final. Es cierto que en el año que estuve en el Celta con él disfruté muchísimo. ¿Sabe qué? Aunque yo no estuviera en el Sevilla, a mí me gustaría que Berizzo fuera su entrenador. Es un técnico que va a más. Tiene mucha personalidad. Los entrenamientos me encantaban porque eran muy intensos y siempre te dice lo que piensa. A todos. Su filosofía es ideal, con un fútbol muy ofensivo. En eso se parece un poco a Sampaoli.

—¿Qué tal le fue a usted con Sampaoli?

—Yo a él lo entiendo. Llevaba un año sin jugar y bueno, pues es normal que pudiera tener dudas con respecto a mi recuperación. La pena es que en España no te dejan jugar en el filial. En Holanda o Dinamarca, por ejemplo, cuando ya estás en la fase última de la recuperación sí te dejan. Me dijeron que era imposible. Creo que podía haber vuelto antes.

—¿Cuánto antes?

—Hacía un mes que me encontraba ya en condiciones de jugar. Pero ya le digo que entiendo a Sampaoli. Había partidos muy exigentes y con mi vuelta podía tener algunas dudas.

—¿Usted dudó alguna vez?

—¿Yo? Jamás. Pero sí sé que hubo personas que llegaron a pensar que yo nunca más volvería a jugar al fútbol. Mi lesión, la primera, fue durísima. Era bastante complicada. Veías la cara de los médicos y ya te imaginabas. Alguno me llegó a reconocer incluso que estaba sorprendido de la buena evolución que estaba teniendo.

—¿Qué lesión le dolió más, la primera o la segunda?

—La primera, la primera. Cuando pasas por algo parecido a la fractura de una rótula… lo que viene después te lo terminas tomando de otra manera. Es cierto que fue como recaer, pero sabía que la segunda lesión, de menisco y muy leve, no tenía nada que ver. Me sirvió para seguir haciéndome fuerte mentalmente (se queda callado). ¿Sabe qué pasa? ¡Con la primera lesión estuve un mes en la cama! No me podía levantar para nada. Y me terminaron poniendo otra cama en el salón para que los días no se me hicieran tan largos. Iba de una cama a otra y pensando y pensando. Muy duro, sí.

—¿Y qué es lo que piensa ahora, recuperado, y tras volver a jugar?

—Que ojalá que se resuelva pronto mi futuro.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Universidad Loyola). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
RT @SevillaFC: Diego Carlos: "Para mí estar aquí es un paso muy grande" 📺⤵ #WeareSevilla #vamosmiSevilla - 5 horas ago