Nasri, al ser expulsado en el Leicester-Sevilla (Foto: EFE)
Nasri, al ser expulsado en el Leicester-Sevilla (Foto: EFE)

La inadmisible autoexpulsión de Nasri marcó el partido

Cayó en la trampa de Vardy

Por  22:36 h.

Tras un mal comienzo y el gol en contra del Leicester, el Sevilla despertó. Tenía por delante mucho tiempo para intentar darle la vuelta a la eliminatoria, ya que el 1-0 le valía al cuadro inglés para plantarse en los cuartos de final, pero hubo una jugada, aparte de la del penalti errado por Nzonzi, que marcó el encuentro. Cuando más apretaba el equipo de Jorge Sampaoli para intentar buscar ese gol que significara la prórroga (los locales ya ganaban 2-0), Nasri cometió un error de infantil. El francés tenía una tarjeta de la primera parte y cayó en la trampa de Vardy. El delantero del Leicester buscó a Nasri, lo zarandeó y éste, en vez de pasar de él, hizo el amago de darle un cabezazo. Vardy lo exageró pero el colegiado no tuvo dudas: amarilla para cada uno y, por consiguiente, expulsión del sevillista.

Corría el minuto 73 y al Sevilla le tocaba buscar la épica con un jugador menos. Nasri se había autoexpulsado en el peor momento y lastró a los suyos. Sus compañeros y el propio entrenador intentaron restarle importancia al asunto, pero lo cierto es que el fallo del centrocampista es inadmisible para un futbolista de su importancia y suelto. Porque el Sevilla siguió apretando y luego tuvo el penalti de Nzonzi, otro error grave, pero está claro que los de Nervión hubieran tenido más opciones en igualdad numérica.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
Genio y figura @joaquinarte. Hoy cumple 38 años y se había propuesto celebrarlo con un gol. Estuvo a punto con un c… https://t.co/K8c01IUarf - 6 horas ago