sevilla-roma2

La Roma, rival del Sevilla FC, entregará comida y medicamentos a sus abonados mayores

Los miembros de su fundación se lanzan a proteger al grupo de población que está más en peligro por la difusión del coronavirus

Por  10:48 h.

Varios clubes de la Serie A italiana, entre ellos la Roma, rival europeo del Sevilla FC, se han movilizado en los últimos días para cuidar a sus aficionados más fieles en este período de emergencia a causa de la pandemia del coronavirus, que ya ha causado más de 7.500 muertos en el país.

Con el campeonato interrumpido hasta una fecha por decidir a causa de la crisis sanitaria, entidades como la Roma o el Bolonia promovieron unas iniciativas benéficas para ayudar a aquellos de sus aficionados que viven momentos de mayor dificultad. El equipo romanista, que había sido emparejado con el Sevilla FC en los octavos de final de la Liga Europa antes de la interrupción de las competiciones, anunció ayer que empezará a partir de este viernes a entregar comida y medicamentos a sus abonados mayores de 75 años.

“A partir de este viernes la Roma empezará a distribuir bienes de primera necesidad todos sus abonados mayores de 75 años, que recibirán en sus casas una caja con comida y dispositivos sanitarios útiles para protegerse en este período de emergencia por el COVID-19”, reza el comunicado publicado por el club italiano. Estas entregas las harán miembros de la fundación del club capitalino, ‘Roma Cares’, que decidió dar su aportación al grupo de población que está más en peligro por la difusión del coronavirus, las personas mayores.

La fundación romanista, de propiedad del presidente, el estadounidense James Pallotta, lleva años promoviendo iniciativas benéficas, entre las cuales destaca la labor para ayudar a rescatar niños perdidos que el club desarrolla desde junio de 2019, con una sinergia con el “National Center for Missing and Exploited Children” estadounidense.

Junto al Roma, también se movilizó el Bolonia en los últimos días para dar pequeñas sorpresas a sus aficionados que están viviendo solos el aislamiento ordenado por el gobierno para contener los riesgos de contagio.