Iborra cabecea un balón durante el Valencia-Sevilla de la 2016-2017
Iborra cabecea un balón durante el Valencia-Sevilla de la 2016-2017

La versión como visitante, el gran lastre del Sevilla

Los rojiblancos ven cómo el Atlético se vuelve a escapar y el Villarreal se acerca debido a los problemas que tiene el equipo lejos del Sánchez-Pizjuán

Por  3:25 h.

En la recta final del campeonato no se pueden cometer fallos, ya que muchas veces no da tiempo a reaccionar. El Sevilla todavía puede, pero la derrota del lunes ante el Málaga ha complicado bastante las cosas. Para empezar, porque los de Nervión han visto cómo el Atlético de Madrid se ha vuelto a escapar a tres puntos más el goalaverage. Y luego porque, aunque sólo quedan nueve puntos en juego, el Villarreal se ha colocado a cinco. Es decir, la tercera plaza se ha complicado bastante y la cuarta, que parecía asegurada, todavía no lo está. Y, aunque hay muchos factores que han influido a ello, hay uno que claramente está lastrando al Sevilla: su versión visitante. Los números de los de Sampaoli lejos del Ramón Sánchez-Pizjuán no son buenos y, encima, han ido empeorando en esta segunda vuelta. Afortunadamente para los intereses sevillistas, Nervión sigue siendo un fortín muy fiable, pero sin duda lo ocurrido en Málaga no es más que un nuevo capítulo en este Sevilla que ni termina de reencontrarse ni ha sabido ser muy fiable como visitante.

Los números son claros. El equipo de Sampaoli ha ganado siete partidos fuera del Sánchez-Pizjuán, ha empatado cinco y ha perdido seis. Eso le ha valido para sumar 26 puntos, guarismos lejanos a los 39 del Barcelona, los 38 del Real Madrid y los 33 del Atlético. Incluso hay algunos equipos que están por detrás que han logrado sumar más como visitantes, como son los casos del Villarreal, su rival en la lucha por la cuarta plaza, y la Real Sociedad, equipo que precisamente llegará a Nervión en esta semana.  Pero es que, además, esta tendencia ha ido empeorando con el paso de los partidos. Porque de los siete triunfos del Sevilla en esta Liga lejos del Ramón Sánchez-Pizjuán, cinco llegaron en la primera vuelta, mientras que en esta segunda sólo lleva dos. De hecho, tras la derrota del lunes con el Málaga, los de Sampaoli llevan más de dos meses sin saber lo que es ganar como visitante. La última vez que ganaron fue el 25 de febrero, en el derbi con el Betis disputado en el Benito Villamarín. Con esos tres puntos se le daban continuidad a los logrados en la anterior jornada como visitante, ya que el Sevilla también ganó en Las Palmas. Pero estas dos son las únicas victorias a domicilio de lo que va de segunda vuelta.

Mal comienzo
Y es que ya desde el inicio las cosas no empezaron bien. Los de Nervión tuvieron que esperar a la octava jornada para conseguir su primer triunfo a domicilio. Fue ante el Leganés, después de haber empatado con Villarreal y Eibar, aparte de perder contra el Athletic de Bilbao. Eso sí, tras la victoria en Madrid no hubo continuidad. Porque, aunque le ganó al Deportivo después de empatar con el Sporting de Gijón, luego perdió contra el Granada en el Nuevo Los Cármenes. Luego sí hubo una mejoría evidente. Llegó la mejor fase del Sevilla como visitante gracias a los tres triunfos consecutivos que logró contra Celta, Real Sociedad y Osasuna. Además, en los dos primeros lo hizo con contundencia, ganando 0-3 a los gallegos y 0-4, a los vascos.

Afortunadamente para los intereses de los sevillistas, de los tres partidos que quedan para que finalice LaLiga, dos deberán jugarse en el Sánchez-Pizjuán, donde los de Sampaoli sí están fuertes a pesar de no terminar de encontrar el juego vistoso que tuvo en alguna fase del campeonato. De hecho, el Sevilla es el segundo mejor local, tras el Real Madrid, empatado a puntos (42) con Barcelona y Athletic de Bilbao. En Nervión tendrá que recibir este viernes a la Real Sociedad y luego cerrará la temporada recibiendo a un Osasuna que no se jugará nada porque ya está descendido. El problema es que la única salida que le queda es al Santiago Bernabéu, en la penúltima jornada, con un Real Madrid que, salvo sorpresa, se estará jugando con el Barcelona el ganar LaLiga.

Por tanto, y viendo cómo está el Atlético de Madrid -hay que tener en cuenta el desgaste que va a tener por enfrentarse al Real Madrid en las semifinales de la Liga de Campeones-, el Sevilla no se puede permitir ningún fallo más si de verdad quiere luchar hasta el final por la tercera plaza. El calendario de los colchoneros empieza esta semana enfrentándose al Eibar en el Vicente Calderón, para luego ir al Benito Villamarín para medirse al Betis y acabar en casa, en lo que será la despedida del Calderón, con el Athletic de Bilbao. Por su parte, el Villarreal, que es el equipo que amenaza la cuarta posición que ahora ostenga el Sevilla, va al Camp Nou, recibe al Deportivo de la Coruña y termina en el campo del Valencia.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
@jmtc13 Se puede contestar con más respeto y, sobre todo, con más coherencia. Si no he visto jugar, más allá de alg… https://t.co/sFMABSfdBI - 7 horas ago