Nzonzi se lamenta tras fallar el penalti en Leicester (Foto: AFP)
Nzonzi se lamenta tras fallar el penalti en Leicester (Foto: AFP)

Leicester-Sevilla FC (2-0): demasiados errores para querer hacer historia

Marcaron Morgan y Albrighton; Nzonzi falló un penalti y Nasri se autoexpulsó

Por  22:42 h.
Leicester City
2
Sevilla
0
Schmeichel; Simpson, Huth, Morgan, Fuchs; Albrighton, Ndidi, Drinkwater, Mahrez (Amartey, m. 88; Okazaki (Slimani, m. 63) y Vardy
Sergio Rico; Mercado (Mariano, m. 46), Pareja, Rami, Escudero; Nzonzi, Iborra; Sarabia (Jovetic, m. 46), Nasri, Vitolo; y Ben Yedder (Correa, m. 67)
1-0, m. 26: Morgan. 2-0, m. 54: Albrighton
Daniele Orsato (Italia). Amonestó a Nasri, Vitolo, Vardy, Schmeichel, Ndidi, Mahrez. Expulsó a Nasri por doble amarilla en el minuto 73 y a Jorge Sampaoli.
King Power Stadium

No pudo ser. Los traspiés de LaLiga no eran un espejismo. El Sevilla quedó eliminado de la Champions League tras caer por 2-0 ante un Leicester que hizo todo lo que tenía que hacer. Marcó pronto, jugó con el marcador y no cometió errores atrás. Porque ése fue el lastre de los de Nervión: los fallos. De todos. Se equivocó Sampaoli con la alineación, dejando fuera a Jovetic. Y también los jugadores, sobre todo los de la defensa, Nasri y Nzonzi. Los primeros, porque le dieron demasiadas facilidades a los locales. El segundo, porque se autoexpulsó. Y el tercero, al errar desde los once metros. Así es imposible hacer historia, por más que se tenga el dominio y el empuje. El Sevilla volvió a estrellarse con el muro de los octavos de final, su ronda maldita en la máxima competición europea.

La puesta en escena del Sevilla no fue buena. Jorge Sampaoli introdujo algunas sorpresas en el once, sobre todo la ausencia de Jovetic, y no le salió bien. Al menos, de inicio. Porque el Leicester salió más enchufado y se encontró cómodo. El centro del campo de los de Nervión no estuvo fino, de modo que el cuadro inglés llegó con demasiada facilidad a la línea de las tres cuartas parte del campo. Eso sí, la primera ocasión del partido, y la más clara, fue para los sevillistas. Sarabia se creó la jugada por la banda derecha y asistió a Nasri, pero su disparo lo salvó Schmeichel con una muy buena mano. El susto no le hizo amilanarse al equipo local, que siguió buscando la portería de Sergio Rico, aunque su dominio no lo supo transformar en ocasiones. De hecho, aunque el Sevilla apenas pasaba del centro del campo, la segunda ocasión para abrir el marcador fue también para los de Sampaoli. Sarabia lo intentó desde lejos, pero no le creó problemas al meta local. Y entonces llegó el fallo en cadena de la defensa nervionense. Un balón desde el lateral izquierdo se paseó por toda la portería de Sergio Rico a la altura del área pequeña, encontrando premio Morgan. El defensa del Leicester estuvo más listo que Mercado y puso la pierna para que el balón acabara dentro y el 1-0 subiera al electrónico del King Power Stadium. Eso sí, el Sevilla acusó bien el golpe, ni mucho menos bajó los brazos. De hecho, le sirvió para despertar. Los de Sampaoli sí tuvieron desde entonces el balón y, lo que es mejor, lo movieron con sentido, buscando las bandas. Pero faltó remate. Ben Yedder lo intentó a la media hora, pero no tuvo suerte. Ni el resto de sus compañeros antes de que Daniele Orsato ordenara el descanso.

Al Sevilla le tocaba remontar, así que el técnico argentino no tardó en reaccionar y realizó dos cambios en la caseta. Mariano y Jovetic saltaron por Mercado y Sarabia. Apuesta más ofensiva y la misma dinámica del tramo final de la primera mitad. Es decir, los de Nevión tenían la pelota y también las ocasiones, porque Escudero pudo marcar el gol de la Champions si su disparo lejano no se hubiera estrellado en la cruceta en el minuto 52. La puesta en escena tras el paso de los vestuarios no tenían nada que ver con la del inicio, pero el Sevilla recibió entonces otro varapalo. El segundo gol del Leicester subió al marcador a los 54 minutos, tras aprovechar Albrighton un mal rechace de Rami. La situación cambiaba radicalmente, ahora un gol sevillista no servía para la clasificación, sino para forzar la prórroga. Y lo buscó, aunque es cierto que el empuje continuó sin tener frutos. Y entonces Shakespeare también movió el banquillo, lo que tuvo una respuesta inmediata por parte de Sampaioli, quien se quedó sin cambios en el minuto 67 cuando introdujo a Correa por un desafortunado Ben Yedder. Todas estas variantes se plasmaron en el partido con un Leicester encerrado atrás y un Sevilla buscando la portería rival pero con movimientos muy lentos y transiciones muy largas. Aun así, la sensación era que los de Nervión podían cazar algún balón aéreo y batir a Schmeichel, pero entonces apareció la peor versión de Nasri. Vardy lo provocó al tener una amarilla y el francés cayó en la trampa, por lo que fue expulsado y el Sevilla jugó el último tramo con un jugador menos. Aunque el equipo de Sampaoli se pudo reponer del golpe muy pronto, pero alargó su mala racha desde los once metros. Vitolo se fabricó un penalti en el minuto 79 y Nzonzi fue el encargado de lanzarlo, aunque el francés marcó demasiado el disparo y Schmeichel lo detuvo sin excesivos problemas. De ahí al final, con expulsión de Sampaoli incluida, sólo quedaba lugar a la épica, pero esta vez ésta no llegó y el Sevilla quedó eliminado de la Champions League. Otra vez se encontró con el muro de los octavos de final.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román
Pues @NabilFekir llega en un rato a Sevilla. FICHAJAZO del Betis. Ni un pero a la operación, todo lo contrario, hay… https://t.co/4GDUfn8Un4 - 3 horas ago