Origi anotó para los ingleses en el Liverpool-Sevilla (Foto: Liverpool FC)
Origi anotó para los ingleses en el Liverpool-Sevilla (Foto: Liverpool FC)

Liverpool-Sevilla FC (1-2): Golpe de prestigio y confianza ante el campeón de Europa

Nolito adelantó a los sevillistas en el Fenway Park de Boston; Origi puso las tablas antes del descanso y en el último minuto, otra vez un canterano, Pozo, marcó el tanto del triunfo

Por  2:01 h.
Liverpool
1
Sevilla
2
Liverpool FC: Lonergan; Alexander-Arnold, Phillips, Van Dijk, Robertson; Wijnaldum, Oxlade-Chamberlain, Henderson, Woodburn, Wilson y Origi. Minutos en la segunda parte para Mignolet, Hoever, Gomez, Lovren, Larouci, Fabinho, Milner, Lewis, Jones, Kent, Brewster y Duncan.
Sevilla FC: Sergio Rico; Jesús Navas, Carriço, Diego Carlos, Reguilón; Fernando, Joan Jordán, Banega; Ocampos, Nolito y De Jong. En la segunda parte tuvieron minutos Vaclik, Corchia, Koundé, Kjaer, Escudero, Óliver Torres, Franco Vázquez, Munir, Dabbur, Ben Yedder, Gnagnon, Wöber y Pozo.
Goles: 0-1, m. 36: Nolito. 1-1, m. 43: Origi. 1-2, m. 89: Pozo.
Árbitro: Fotis Bazakos (Estados Unidos). Mostró amarilla a Banega y Fernando. Expulsó a Gnagnon en el m. 75 por una dura entrada a Larouci.
Estadio: Fenway Park (Boston). 31.000 espectadores. Terreno de juego adaptado (béisbol) y en perfectas condiciones. Cielo parcialmente nuboso y 34ºC.

Notable imagen del Sevilla FC de Lopetegui ante el campeón de Europa, un Liverpool que durante gran parte del choque navegó a remolque de los hispalenses y no encontró vías ni soluciones para habitar cómodo en la contienda. Ello habla bien a las claras del sólido proyecto que construye el nuevo entrenador nervionense, con un fútbol de alto ritmo, vértical y aprovechando todos los elementos que le está poniendo Monchi en el vestuario para que desarrolle su idea. Era la gran prueba del verano y el Sevilla ganó (1-2) ofreciendo unas prestaciones convincentes. Nolito adelantó a los sevillistas en el Fenway Park de Boston. Origi puso las tablas antes del descanso. Y en el último minuto, otra vez un canterano, Pozo, marcó el tanto del triunfo. Golpe de prestigio y confianza ante el campeón de Europa para seguir creciendo.

En el arranque, Klopp, que no ha sido capaz de ganar al Sevilla en ocho enfrentamientos, mandó a sus hombres muy arriba, presionando de forma asfixiante y poniendo en serios aprietos a los nervionenses. La salida de los ingleses fue en tromba, buscando sorprender por la vía rápida. Prácticamente en el primer minuto Navas tuvo que emplearse a fondo para evitar el remate sobre la misma línea de gol de Woodburn, a punto de aprovechar la subida por la derecha del incisivo Alexander-Arnold. En medio del aluvión británico, fue Origi el que pudo marcar poco después tras zafarse de la marca de Reguilón. Rico se anticipó con mucha personalidad para salvar a su equipo.

Llegando a los seis minutos, el cuadro de Lopetegui consiguió sacudirse por fin el dominio inicial del los Reds. El Sevilla comenzó a generar superioridad en las bandas, sobre todo en la izquierda por medio de Nolito y un Reguilón tremendamente vertical y colocando buenos centros. Así llegaron las dos primeras ocasiones hispalenses. Avisó Diego Carlos con un cabezazo alto tras saque de esquina de Banega y posteriormente De Jong comenzó su festival particular de llegadas rematando algo desviado un buen servicio de Reguilón.

Excepcional el delantero holandés del Sevilla. Tiene una presencia en el área brutal. Como coloquialmente se dice, De Jong es capaz de rematar una lavadora que le caiga del cielo. Aunque en su caso tiene de compañeros a excelentes pasadores y especialistas en la estrategia, caso de los recién llegados Joan Jordán y Lucas Ocampos, que se unen al arquitecto Banega. Los tres dieron buena muestra ante el Liverpool de sus dotes a la hora de poner la pelota, con escuadra y cartabón.

Los papeles se invirtieron y el Sevilla tomó la iniciativa del partido. Fernando se agrandaba en la zona ancha y se erigía en un muro para los hombres de creación del Liverpool. Es un recuperador bestial. ‘O Polvo’ (El Pulpo) lo llamaban durante su etapa en el Oporto. Un robo de los nervionenses gracias a la presión del brasileño propició la jugada de Nolito y su sensacional pase a De Jong, que, solo ante el meta inglés estrelló el disparo en su cuerpo. Ocampos también la tuvo con un duro lanzamiento cruzado que se marchó rozando el palo y el propio extremo argentino habilitó después a Luuk de Jong para que el tulipán casi anotara de cabeza. Si afina la puntería, el ex del PSV se va a ‘hartar’ de meter goles en Nervión… Está prácticamente en todas.

Otra de las notas positivas del choque fue la confirmación del buen estado de Nolito, uno de los hombres que tiene abierta la puerta de salida este verano. El sanluqueño disfruta de un gran momento, paradójicamente, dibujando una de sus mejores versiones. Eléctrico en las inmediaciones del área. En el 36, se adjudicó el primer tanto del partido y de su equipo. Navas, que había aparecido poco en ataque hasta entonces, le sirvió el centro desde la derecha y Nolito, en el segundo palo y a pie cambiado, se la puso imposible a Lonergan. 0-1. Reconocimientos y abrazos al ex del City. Está en racha. Nolito es el máximo goleador de la pretemporada sevillista, con tres dianas y ofreciendo unas sensaciones notables.

Cuando parecía que con la ventaja sevillista se llegaría al descanso, Alexander-Arnold sorprendió en lanzamiento de córner y Origi aprovechó el rechace dentro del área para igualar el partido, libre de marca. El gol llegaba cuando mejor estaban los de Lopetegui. Con tablas en el marcador se llegó al intermedio. En la segunda parte, Klopp sustituyó a su equipo completo y el técnico vasco del Sevilla introdujo nueve cambios, manteniendo sólo en el campo a Jordán y Ocampos, que aguantarían algunos minutos más antes de abandonar también el choque. Las numerosas permutas desnaturalizaron el partido y bajaron el ritmo de salida.

Lopetegui aprovechó entonces para las probaturas. Ocampos se pasó a la izquierda y dejó su sitio por la derecha a Munir. Una doble ocasión clarísima del hispano-marroquí y de Franco Vázquez fue desbaratada hábilmente por el meta Mignolet. El Sevilla siguió generando arriba y Jordán rozó el gol olímpico… tiene un guante el pierna. Qué futbolista. La ocasión más clara de los ingleses tras la reanudación la tuvo Jones a bocajarro y esta vez fue Vaclik el que se lució salvando al Sevilla. Un Sevilla que terminaría el partido con diez hombres tras la absurda expulsión de Gnagnon, al que Lopetegui situó de pivote, por una durísima entrada a Larouci, que tuvo incluso que dejar el campo lesionado. Fue la única nota negativa. La imagen del Sevilla ante el campeón de la Champions fue notable. Tanto, que en el último minuto del choque, para redondear la fiesta, un canterano como Pozo emergió para conseguir el tanto de la victoria sevillista, aprovechando como una bala una jugada de Munir. Definición soberbia del joven. 1-2. No pudo terminar la historia con mejor sabor de boca. Victoria de prestigio y confianza. La ilusión sigue creciendo.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @AlvaroBenitoV: No sé por qué no se recuerda y se pondera tanto a Roberto Baggio como a otros grandes futbolistas de su generación. Hoy… - 1 hora ago