Superpaco, Busto y Palop, tres de los mejores porteros de la historia del Sevilla FC.
Superpaco, Busto y Palop, tres de los mejores porteros de la historia del Sevilla FC.

Los mejores porteros de la historia del Sevilla

Eizaguirre, Busto, Mut, Superpaco, Buyo, Dassaev, Palop... El Sevilla cuenta con una gran nómina de guardametas en su larga historia

Por  21:28 h.

En su larga historia, el Sevilla Fútbol Club ha contado con porteros muy destacados. Una posición compleja la del guardameta, que ha de proteger la portería de los intentos rivales. Y en rojiblanco se han visto a grandes futbolistas defendiendo los palos. Por encima de todos se encuentra Andrés Palop, que levantó ocho títulos con el Sevilla en la mejor etapa de su historia. También Busto, campeón de Liga con el Sevilla en la temporada 45-46. El que más jugó fue Superpaco, una leyenda en Nervión. Llamativa fue la llegada de Dassaev, un gran portero que no cumplió todas las expectativas pero que también dejó su sello en clave sevillista. Marcaron época Eizaguirre, Gustavo Fernández, Rodri o Unzué, cada uno en su tiempo. Varios de ellos fueron internacionales, como Paco Buyo en los ochenta. En definitiva, una nómina de grandes porteros que defendieron la meta sevillista durante su historia.

 

 

 

 

 

Busto

Busto y Campanal, en el encuentro disputado en Benfica

Busto y Campanal, en el encuentro disputado ante el Benfica

Sin duda, uno de los mejores porteros que han defendido la meta del Sevilla. Nacido en Portugalete el 12 de noviembre de 1924, Busto llegó al Sevilla en la campaña 42-43 cuando Pepe Brand lo fichó procedente del Baracaldo Altos Hornos. El mito sevillista permaneció durante 17 temporadas en el club blanco, en las que defendió la portería titular del equipo, relegando a la eterna suplencia a otros grandes guardametas como Suárez, Paquillo o Manolín. De hecho, Busto es el portero que más años ha defendido el marco sevillista y en su honor cabe el haber sido en dos ocasiones el meta menos goleado de la Primera División. También jugó la Copa de Europa con el club de Nervión, ganó la Liga de la temporada 1945-1946, y fue el suplente en la selección española del mítico Ramallets. Llegó a ser técnico del primer equipo en la campaña 1962-1963, cuando suplió a Antonio Barrios en las tres últimas jornadas, salvándolo del descenso. Falleció en mayo de 2017.

 

 

Eizaguirre

Una parada de Eizaguirre

Una parada de Eizaguirre

Militó en el Sevilla de 1924 a 1936. Una leyenda. Nacido en Sevilla, comenzó a jugar en las categorías inferiores con apenas 13 años. Sólo tres años más tarde, con 16, ya comenzó a jugar con el primer equipo. A partir de ahí su carrera fue meterórica. En 1935, un año antes de que estallara la Guerra Civil, consiguió con el Sevilla su mayor logro al proclamarse campeón de Copa tras vencer al Sabadell por 3-0. Fue tres veces internacional con España, un valor muy a tener en cuenta pues en aquella época el número uno era Ricardo Zamora. Más tarde, una vez retirado del fútbol en activo, fue seleccionador nacional en dos ocasiones. Falleció en Madrid en octubre de 1986 con 77 años de edad.

 

Rodri

Rodri jugó una década en el Sevilla y en la recta final de los 70 estuvo en el Alavés

Rodri jugó una década en el Sevilla y en la recta final de los 70 estuvo en el Alavés

Comenzó en los escalafones inferiores del Sevilla y consiguió su sueño, tener una oportunidad en el primer equipo. Lo hizo tan bien que ya jamás le quitarían el puesto titular. A pesar de que se perdió el partido, el 3 de enero de 1961, por 1-0 ante el Córdoba, el meta dejó muy buenas sensaciones. En los do siguientes partidos, con victorias ante el Elche y el Oviedo, volvería a demostrar su valía. Estuvo diez temporadas, desde 1964 y hasta 1974, y aún hoy sigue siendo el portero de la cantera que más encuentros ha disputado, con 138. Nacido en La Algaba, Sevilla, actualmente tiene 74 años. Terminó su carrera en el Alavés, equipo en el que jugó de 1974 a 1978, si bien su corazón siempre ha sido sevillista.

Palop

Palop levanta al cielo de Glasgow la Copa de la UEFA del Sevilla del año 2007 (Foto: EPA)

Palop levanta al cielo de Glasgow la Copa de la UEFA del Sevilla del año 2007 (Foto: EPA)

Una leyenda del Sevilla. Llegó buscando minutos y se marchó coronado como pocos. Después de ocho temporadas en el Sevilla, con el que ganó seis títulos en los que el valenciano fue uno de sus grandes artífices, Palop recibió un precioso homenaje en un acto en el césped del Ramón Sánchez Pizjuán, delante de la portería de Gol Sur, en el que estuvo arropado por su familia, el presidente sevillista, José María del Nido, consejeros, técnicos, jugadores y excompañeros de equipo. Fue la mejor imagen para darle todo el cariño a uno de los mejores porteros que ha tenido el club de Nervión a lo largo de su historia. Se le recuerdan grandes actuaciones y un gol decisivo en la eliminatoria ante el Shakhtar para el pase de ronda en la Copa de la UEFA 2006-07, que posteriormente ganaría el Sevilla.

 

Superpaco

Superpaco, en una imagen de archivo

Sevilla: Superpaco, en una imagen de archivo

Francisco Ruiz Brenes, popularmente conocido por el sevillismo como “Superpaco”, se ganó el cariño de la afición por su buen hacer en los años setenta y principios de los ochenta. Militó en el club un total de doce temporadas -de 1972 a 1984-. En esas campañas disputó 255 partidos: 115 en Primera División, 88 en Segunda División, 48 en Copa del Rey y 4 en Copa de la Liga. Además, fue internacional olímpico en Montreal 1976. Precisamente una actuación suya ante Bulgaria fue vital para conseguir el pase a los Juegos Olímpicos, deteniendo un penalti en la última jugada del partido, lo que le valió el apelativo de “Súper”. Hasta en 18 ocasiones fue convocado con la selección española.

Unzué 

Juan Carlos Unzué en un duelo entre el Sevilla FC y el FC Barcelona

Juan Carlos Unzué en un duelo entre el Sevilla FC y el FC Barcelona

Unzué, hoy entrenador -el último equipo que ha dirigido fue el Girona- fue un icono para el sevillismo por su regularidad en la portería. Llegó al Sevilla en la temporada 1990-91 para sustituir a Dassaev y muy pronto mostró su alta capacidad bajo palos. Coincidiría con Monchi en la plantilla. En total, fueron 222 partidos los que jugó Unzué con el Sevilla, una marca importante en su carrera a tenor de la experiencia que tuvo en otros equipos: con el Osasuna jugó 56 encuentros; con el Tenerife, 35; y con el Osasuna, cinco. Unzué nunca ha ocultado su cariño por el Sevilla: “Son grandísimos recuerdos; es la época donde me he sentido más querido”, llegó a decir recientemente en la radio del Sevilla.

 

Dassaev

Dassaev realiza una parada en un partido del Sevilla

Dassaev realiza una parada en un partido del Sevilla

El fichaje de Rinat Dassaev trascendió más allá de lo deportivo. El mejor portero del mundo en aquellos finales de los años 80 y principios de los 90 aterrizaba en Sevilla rompiendo una barrera hasta entonces casi infranqueable: la de que los jugadores de la Unión Soviética jugaran en Occidente. Fueron difíciles las negociaciones del club entonces dirigido por Luis Cuervas, que llegó a pagar 162 millones de pesetas por su traspaso. El esfuerzo, eso sí, no se vio compensado en el terreno de juego, ya que el cancerbero ruso alternó buenas actuaciones con errores evidentes. Estuvo dos temporadas pero la gente en Sevilla le recuerda más por su caída al foso de la Universidad en un accidente de coche muy comentado en la ciudad. Se retiró una vez pasó su etapa en Nervión.

Buyo

Superpaco y Buyo, en un entrenamiento del Sevilla FC

Superpaco y Buyo (derecha), en un entrenamiento del Sevilla FC

Nacido en Betanzos, La Coruña, hace 62 años, Francisco Buyo se hizo con un nombre en el fútbol dando sus primeros pasos en el Mallorca y en el Deportivo de la Coruña. El Sevilla FC se fijó en él, lo fichó y le dio la oportunidad en Primera en la temporada 1980-81, con Miguel Muñoz como técnico. El otro portero del Sevilla era el famoso ‘Superpaco’, pero el gallego logró hacerse con la titularidad, disputando en su primer año en Nervión 33 partidos. Se hizo el dueño absoluto de la portería sevillista durante seis temporadas. Fue en la 83-84 cuando recibió la gran alegría de convertirse en internacional absoluto con España. Su gran nivel en el cuadro hispalense propició su fichaje por el Real Madrid en 1986, en el que se le apoda como “El Gato de Betanzos”. En Chamartín, Buyo hizo historia conquistando 13 títulos y 2 trofeos Zamora.

 

Mut

Mut salta a por un balón en un derbi ante el Betis (ABC)

Mut salta a por un balón en un derbi ante el Betis (ABC)

Gran portero valenciano que destacó en el Sevilla de los 60. Llegó en 1959 y pronto se hizo con la titularidad, ofreciendo grandes actuaciones, como alguna que recordarán los más mayores en el estadio Santiago Bernabéu. Completó un total de ocho temporadas en el conjunto de Nervión, en las que disputó 138 partidos. Fue titular habitual hasta la campaña 1964-65, en la que llegó Rodri, que se hizo con la camiseta titular. Terminó su carrera en el Levante y no llegó a jugar con la selección española.

 

Gustavo Fernández

Gustavo Fernández

Gustavo Fernández

Nacido en Montevideo (Uruguay) en 1952, Gustavo Daniel Fernández Figuerón firmó por el Sevilla FC en la temporada 1974-75 con el objetivo de devolver al club de Nervión a Primera. Fue portero internacional absoluto con Uruguay y desembarcó en el Sánchez-Pizjuán con 23 años procedente del Rentistas charrúa. Tras tres campañas en el Sevilla FC, en las dos siguientes le arrebató el puesto a Superpaco, cuajando grandes actuaciones. En su sexta temporada, unos problemas burocráticos obligaron al Sevilla a darle la baja: el Comité de Competición dictaminó que al haber sido internacional uruguayo en seis ocasiones y teniendo el Sevilla ya cubierto el cupo de jugadores no seleccionables con Scotta y Bertoni no podía jugar. Así, en la temporada 1980-81, fue traspasado por nueve millones de pesetas al Murcia.

 

Beto

Beto, en una acción durante la Supercopa en Tiflis (foto: AFP)

Beto, en una acción durante la Supercopa en Tiflis (foto: AFP)

António Alberto Bastos Pimparel, Beto (Loures, Portugal, 1982), llegó sin hacer ruido en enero de 2013 para sustituir a Diego López y en muy poco tiempo se ganó la confianza de los aficionados. De hecho, sería claro protagonista en la consecución de la tercera copa de la Liga Europa, la que ganaría el equipo sevillista en 2014 en Turín, Italia. Primero, fue decisivo en la tanda de penaltis contra el penalti al parar el disparo de Nono, y después, ya en la final, le paró dos penaltis al Benfica. Beto jugaría 89 encuentros con el Sevilla Actualmente juega en Turquía, concretamente en el Goztepe.