Ben Yedder celebra con Sarabia uno de los goles anotados en Old Trafford (Foto: Reuters)
Ben Yedder celebra con Sarabia uno de los goles anotados en Old Trafford (Foto: Reuters)

Manchester-Sevilla FC (1-2): Una gesta de otro siglo

Un doblete de Ben Yedder mete a los de Nervión en los cuartos de la Champions, 60 años después

Por  22:41 h.
Manchester United
1
Sevilla
2
Manchester United: De Gea; Valencia (Mata, m. 76), Smalling, Bailly, Young; Matic, Fellaini (Pogba, m. 59); Lingard (Martial, m. 76), Alexis Sánchez, Rashford; y Lukaku.
Sevilla FC: Sergio Rico; Mercado, Kjaer, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Franco Vázquez (Pizarro, m. 86), Correa (Geis, m. 88); y Muriel (Ben Yedder, m. 71).
Goles: 0-1, m. 73: Ben Yedder. 0-2, m. 77: Ben Yedder. 1-2, m. 83: Lukaku.
Árbitro: Danny Makkelie (Holanda). Mostró cartulina amarilla a Banega, Ben Yedder, Sarabia, Correa y Rashford.
Estadio: Old Trafford. 74.909 espectadores. Terreno de juego en excelentes condiciones. Cielo nublado y 6ºC. Partido de vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League 2017-2018.

Noche histórica, magna, espectacular para el Sevilla FC en Old Trafford. El equipo de Vincenzo Montella derrotó por 1-2 al Manchester United en su propio feudo e hizo suyo el ‘Teatro de los sueños’. 60 años después, los de Nervión volverán a jugar los cuartos de final del primer torneo de Europa. No lo hacían desde 1958, cuando por última vez superaron esta ronda de octavos al eliminar al Aarhus danés. Es una gesta de otro siglo para el Sevilla FC. Un sueño que ni siquiera se había conseguido en las brillantes y recientes etapas pasadas de los Monchi, Juande o Unai Emery. El pase se fraguó, además, a lo grande, peleando cara a cara con el United y superándole en gran parte del desarrollo del encuentro. Fue providencial el cambio de Muriel por Ben Yedder a 20 minutos del final. El franco-tunecino firmó un doblete para la historia.

2.200 aficionados sevillistas acompañaron a su equipo en las gradas de Old Trafford en el desplazamiento más masivo de hinchas del equipo de Nervión que se ha producido en una eliminatoria de Champions. Enfrente, el morador del mítico ‘Teatro de los sueños’, un mastodonte continental como el United, tercer presupuesto mundial tras Barça y Madrid. El Manchester de Mourinho se la jugaba todo a una carta este martes, con la Premier prácticamente inalcanzable y virtualmente ganada por su vecino, el City de Guardiola. Sobre el césped, un Sevilla ilusionado con romper su particular maldición en esta ronda del máximo torneo europeo. Un Sevilla al que sólo De Gea impidió en la ida con su estelar actuación cobrar ventaja en la eliminatoria.

Con todo por decidir tras el 0-0 de la ida, Montella solucionó su dilema en el lateral derecho ubicando en esa posición a Mercado. Las lesiones de Navas y Corchia, además del hándicap de que Layún no cuente con ficha en la Champions (al haber disputado ya esta competición con el Oporto), reducían al mínimo las alternativas del entrenador nervionense a la hora de solucionar la papeleta en el costado diestro de la zaga. El desplazamiento de Mercado obligó a otro movimiento: entró en el equipo el danés Simon Kjaer para acompañar a Lenglet en el eje de la zaga. La prueba era de aúpa para el ex del Fenerbahçe en una cita trascendental para los sevillistas. Por lo demás, Sergio Escudero se mantuvo en su posición natural de lateral izquierdo, pese a las probaturas que Montella realizó en la previa para cambiarlo de banda. El resto del equipo, el esperado. El de gala.

El partido arrancó con una exhibición de fuerza y calidad del gigante Lukaku, que se presentó en el encuentro poniendo en aprietos, precisamente, al central danés del Sevilla, novedad en la formación de Montella. Lukaku combinó con Lingard en el corazón del área y proyectó el primer disparo de la noche. La bola se le marchó alta. Era la carta de bienvenida de los locales, que apretaron de lo lindo en la salida. De hecho, el propio Lingard, un puñal por la izquierda en el arranque, también se marchó en la siguiente acción de Kjaer y colocó un centro envenenado a Lukaku que el tanque belga no llegó a rematar en el área pequeña gracias a la rapidísima irrupción de Lenglet al corte. Salvador para su equipo el zaguero galo.

Pero el fuelle le duró poco al United. El Sevilla se rearmó atrás, encontró la consistencia y hasta Kjaer elevó sus prestaciones. A los ocho minutos, llegó la primera buena ocasión del cuadro de Montella. Banega botó un córner y Correa se anticipó a Matic en el salto para conectar un cabezazo que no encontró portería por muy poco. Correa, Muriel y la inspiración del Mudo Vázquez en la línea de tres cuartos comenzaban a aparecer. Una excelente noticia para un Sevilla que había salido algo aturdido con la puesta en escena de su adversario. Los de Montella se sacudían por fin la presión inicial del United y ganaban en confianza, buscando ya con convicción la portería de De Gea. El propio Vázquez probó suerte con un chut desde la frontal, tras una buena triangulación de su equipo, que se marchó por encima de la portería local.

Los nervionenses se metían con personalidad en la película. Rozando la media hora, Sarabia armó la contra por el centro, encontró a Muriel en el vértice y el colombiano metió el miedo a la grada de Old Trafford con un disparo cruzado que se perdió por la izquierda de los dominios de De Gea… el Sevilla merodeaba el gol. Se crecía. La imagen estaba siendo notable en una plaza tremendamente complicada. Pese a todo, los de Montella no podían confiarse. No en vano, antes del descanso, el que pudo marcar fue el Manchester. Tras un desajuste defensivo de los visitantes, Fellaini se plantó solo en el área sevillista y fusiló a Rico. El meta sevillano salvó a su equipo con una extraordinaria intervención. 0-0 al descanso. Todo quedaba abierto para la segunda mitad. Con un Sevilla que creía en sus posibilidades y que lo demostraba en el césped.

En la reanudación, el choque subió de revoluciones. Eléctrico intercambio de golpes para empezar. Primero fue Bailly quien salvó al United evitando un claro remate de Correa dentro del área e, instantes después, de nuevo Rico se lució con un paradón a Lingard. Si en la ida en Nervión la figura fue De Gea, los focos en este punto apuntaban a un enorme Sergio Rico, cuya figura se engrandecía por momentos en Old Trafford. Y el Sevilla seguía a la carga. En otra gran contra de los hispalenses Sarabia condujo con velocidad, sirvió la bola a Muriel y el remate forzado del colombiano, encimado por Bailly, a punto estuvo de colarse en el fondo de la portería de De Gea. La eliminatoria estaba abierta y el partido, loco. Con el balón volando de área a área. Lukaku la volvió a tener para el United, pero un inconmensurable Lenglet taponó su remate ante Rico.

La respuesta del Sevilla llegó con un centro peligrosísimo de Vázquez que no conectó Muriel por escasos centímetros y que acabó blocando el atento De Gea. Fue la última acción en la que participó el delantero sudamericano del Sevilla. Montella movió ficha a 20 minutos del final y retiró del campo a Muriel para dar entrada en su lugar a Ben Yedder. El movimiento de piezas arriba resultó determinante. El punta franco-tunecino, al poco de pisar el césped, iba a hacer historia con el Sevilla. Tras una pérdida del United en la salida, Banega tocó de primeras para Sarabia y el madrileño asistió a Ben Yedder en la corona del área para que el ex del Toulouse se zafara con habilidad del marcaje de Bailly y batiera por bajo a De Gea. Golpe del Sevilla en Old Trafford y locura entre su afición en las gradas. 0-1. Merecido. Y el Sevilla no solo no se conformó sino que fue a por más. Y lo consiguió. En otra acción de ataque de un insaciable Sevilla, Correa peinó con la cabeza en el primer palo y Ben Yedder remató, también con la testa, en el segundo para establecer el 0-2. De Gea llegó a tocar el balón pero éste terminó introduciéndose en la portería. El doblete del delantero sevillista, nada más salir al campo, quedará para siempre en el recuerdo de su hinchada. Lukaku acortó distancias en un córner del United a pocos minutos del final, pero su equipo necesitaba tres goles… demasiado. Es más, en el tiempo de prolongación casi firma el tercero Ben Yedder. El Sevilla supo aguantar estoicamente hasta conseguir firmar un pase histórico.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 17 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @SebCorchiaOff: 🇫🇷 Jour J 🇫🇷 Tous ensemble pour la victoire⭐️⭐️ 🇪🇸 Todos juntos para la victori… - 16 horas ago