Monchi y el entrenador: «No es tan fácil como decir “trae a Bordalás, a Rudi, a Lopetegui…”»

«Una decisión tan importante no se puede tomar a la ligera»

Por  20:59 h.

El director general deportivo del Sevilla, Monchi, acudió este lunes a la clausura del Máster en Periodismo Deportivo de la Universidad de Sevilla. El gaditano, en plena tarea de buscar nuevo entrenador para el club, ofreció a los alumnos una interesante charla-coloquio en la que habló del asunto. “En el fútbol hay operaciones que un día están en el 1% y al día siguiente se cierran rápido. Y al revés, operaciones que están al 99% y no se hacen. Se lo decía a un amigo sevillista: ‘¿Qué prefieres que traiga a uno de forma precipitada o a otro del que yo esté convencido, esperando una semana más?’. Me respondió que el segundo, el que me convenciera. Creo que una decisión tan importante no se puede tomar a la ligera. Esto no va a cambiar nada a nuestro trabajo, porque la planificación del Sevilla están andando siempre. Hago gestiones paralelas a la del entrenador. El fichaje del entrenador es muy importante. Prefiero esperar para hacer la elección que demanda el Sevilla. Debemos traer al que mejor se adapte a las circunstancias actuales”, dijo.

Ahondando en el perfil de técnico que busca, explicó que “llevo dos meses aquí y tengo que recoger mucha información y meterla toda en un mismo saco para elegir bien al entrenador. Tengo que analizar al Sevilla actual, la ilusión que hay generada, el pasado del que venimos, el futuro que queremos, los jugadores que tenemos, los que tienen que llegar y salir, la capacidad económica… ¿qué entrenador necesito? No es tan fácil como decir trae a Bordalás, trae a Rudi García, a Lopetegui, a Roberto Martínez… No es eso, no valen todos. No valen todos los nombres. Globalmente hay que analizar las circunstancias de la temporada, en función del momento”.

Por otra parte, Monchi repasó su carrera, recordando que “fui director deportivo por casualidad, porque no tuve la oportunidad de formarme. Llegué al puesto por circunstancias de la vida. Asumí el ‘marrón’ de coger el cargo con el club en Segunda, más cercano a la quiebra que otra cosa. Me dio la oportunidad el querido y admirado Roberto Alés. Me formé. Siempre que vengo a dar una charla o conferencia en un máster me gusta agradeceros a todos y a todas estas iniciativas… que nunca os paréis en la mediocridad”.

En cuanto a su periplo en la Roma, contó todos los detalles que le llevaron a probar en el fútbol italiano: “Lo de Roma fue un Máster… Domino un idioma que no conocía. A nivel profesional he crecido. A nivel humano te hace cambiar. Estar casi 20-30 años en un mismo sitio te hace no salir de tu zona de confort. Viviendo cosas buenas y malas. Pero el cuerpo te dice ‘¿qué quieres? ¿qué te apetece?’ Pues cambiar. Por muchas circunstancias y salir de esa zona de confort. En Roma me llamó mucho la atención el fútbol y el rango de director deportivo, similar al de España. Quería conquistar el cariño de los italianos y ganarme el respeto de los profesionales de allí. A nivel humano me he encontrado. En líneas generales he sacado parte positiva del sufrimiento”.

Sobre la prensa, comentó que “el periodismo italiano era muy invasivo. Los primeros meses me costo convivir en la vía pública. Mi mujer sabía donde cenaba porque veía fotos subidas en Twitter… Intento responder preguntas sobre fichajes sin que afecte a la operación. En Roma había diez, once radios que hablaban 24 horas al día sobre la Roma. No era posible llenar todo de información, así que había que inventar…”.

Ignacio Liaño

Ignacio Liaño