Monchi: «Kolo es el fichaje que menos me preocupa de los que hemos hecho»

Confirma que «el aficionado puede estar tranquilo» con su futuro en el club

Por  8:16 h.

El director deportivo sevillista, Monchi, habla de nombres propios, de su imagen a nivel nacional y de los fichajes con ciertas dudas en el sevillismo por su rendimiento en el terreno de juego.

-¿Qué piensa cuando en el mundo del fútbol, sobre todo en la capital, se dice que el mérito de este Sevilla grande es suyo?

-Afortunadamente, este puzle que hemos hecho en estos doce años tiene muchos autores. Unos salen más en la foto y otros menos. El modelo de negocio de este club, en el que la venta de jugadores es necesaria para la subsistencia, hace que la figura del director deportivo tome más relevancia. Yo noto esa responsabilidad. Una parte importante del presupuesto está en mis manos. Asumo que este modelo tendrá vigencia siempre que la dirección deportiva acierte. Si falla no puede continuar y tendrías que hacer plantillas con un 30 ó 40 por ciento menos de costo. Cuantos más ingresos, más posibilidades de hacer una mejor plantilla.

-¿Podría ser director deportivo en España de otro equipo que no fuera el Sevilla?

-Es difícil, por dos circunstancias. Primero, porque la forma de trabajar que tengo en este club no hay muchos clubes que me lo puedan ofrecer. Y segundo, porque cuando uno está en un club como el Sevilla es difícil mejorar. Fuera de España no lo sé, pero en España no me veo.

-Ser director deportivo en el Real Madrid o el Barcelona debe ser más fácil, ¿no cree? Eso de que te den 100 millones para fichar a un jugador…

-No se crea, no es tan fácil. Esa es la típica pregunta que te hacen en una charla. En el Real Madrid o el Barcelona no valen experimentos, o apuestas de futuro, como hacemos aquí. Traemos jugadores jovenes o semidesconocidos y esperamos a ver cómo se desarrollan. Allí no se puede hacer eso porque el nivel de exigencia es bestial y el mañana no existe. El grado de presión o crítica es bestial, cualquier decisión tiene gran repercusión medíática. En el Sevilla pueden comentar una decisión tuya 5.000 personas, y allí son cinco millones.

-Pero Mourinho, por poner un ejemplo, sabe que si quiere mejorar su plantilla mira al equipo de moda del fútbol y se lleva a los mejores, como hizo con el Atlético.

-Ya, pero eso depende de cómo tú te sientas realizado. A mí el ponerme a ver un vídeo de un jugador, analizarlo y ver cómo es me llena. A mí me gusta mucho el fútbol. Me gusta, engendrar el fichaje, cuidarlo y finiquitarlo. A lo mejor sería más fácil tener 100 millones y decir «me gusta Diego Costa, lo pago y me lo llevo», pero seguramente no me sentiría realizado. Me gusta buscar un Krychowiak, desconocido, y que funcione. Eso da valor al club. Fuera de Sevilla se habla de que el club es «el que descubre jugadores que nadie conoce».

-¿Cuántos videos puede ver en una semana?

-Unos 15 o 20 jugadores por semana, en vídeos que resumen todas sus acciones durante un encuentro. Eso yo, después están el resto de mis compañeros que ven más.

-Hablando de jugadores, el que más controversia esta generando es Kolodziejczak. ¿Le preocupa?

-Estoy muy tranquilo, lo conozco desde que debutó con el Olympique de Lyon. Tiene una trayectoria. Hemos apostado por él en una posición en la que creemos que va a ser importante. Creemos que «Kolo», por sus características de buen toque, velocidad y salida de balón, nos aporta algo que no tenemos en la plantilla, ni de presente, ni de futuro. Evidentemente viene de un club como el Niza, con menos presión que el Sevilla, eso lo asumimos. Pero creo que crecerá en el Sevilla. De los que ha venido, el que menos me preocupa.

-¿Por qué llegan al Sevilla jugadores como Babá, Rusescu o Stevanovic?

-Todos los jugadores que vienen al club, los buenos y los malos, son míos. En las fases de ganar títulos y en los fracasos. Nosotros tenemos una capacidad de inversión X, y tenemos que buscar el producto semidesconocido. No podemos comprar jugadores de 10 millones porque es difícil que generen después plusvalía. Ese perfil económico limitado está en ligas menos potentes. Babá destacaba en Portugal, era máximo goleador cuando lo fichamos, igual que Rusescu en Rumanía, y Bacca en Bélgica. Todos son ese perfil. En su momento creímos en ellos, pensamos que iba a tener ese rendimiento en España, pero después no lo tienen. Con Bacca tuvimos la misma duda. Los criterios que usamos para fichar a Babá, Stevanovic o Mosquera, son los mismos que los de los que han triunfado. Ninguno es un invento de la noche a la mañana.

-¿Le alegró enterarse de que Luis Enrique no contaba con Deulofeu?

-Cuando verdaderamente hicimos esfuerzo por Deulofeu fue el año pasado. Era el perfil que pensábamos que necesitábamos. Hicimos gestiones con el Barcelona y el agente del jugador para contratarle, pero decidieron marcharse al Everton. En Inglaterra lo ví jugar, fue de menos a más y acabó muy bien. Cuando ví que se quedaría en la primera plantilla con Luis Enrique me olvidé de él. De la noche a la mañana me llamó su agente porque no contaba para el Barça y me dijo que el Sevilla se ajustaba más a su perfil y de la noche a la mañana cerramos su cesión.

-Hay quien no entiende eso de «criarle los pollitos a otro».

-Eso es como si tú tienes un piso comprado o vives de alquiler. Mientras lo disfrutes… Para tener una buen política de venta lo importante es que el equipo rinda. Si tú con los cedidos y contratados elevas el nivel competitivo, consigues dos objetivos, el clasificatorio y el de elevar el precio de su plantilla. El año pasado teníamos cinco jugadores cedidos: Pareja, Carriço, Mbia, Cheryshev y Marin, ¿cree que alguien se quejó de eso cuando levantamos el trofeo en Turín?

-¿Bacca ha corrido peligro?

-Bacca nunca ha estado cerca de irse porque teníamos claro lo que queríamos con él. Estábamos tranquilos porque si era reconocido por el club el no tenía intención de marcharse.

-¿Ficharán a algún central?

-No, es una posición que bien cubierta.

-¿Renovarán a Beto o buscarán otro guardameta?

-Beto está contento en el club y nosotros estamos contentos con él. Su rendimiento en el Sevilla es positivo. Lo normal es que siga. Hay que ver la parte de él, ver qué es lo que quiere. Sabemos que nos queremos, pero después hay que casarse.