Navas y su lesión del curso pasado: «Quería jugar el derbi y eso me hizo ir para atrás»

Las ganas de recuperarse para ayudar a sus compañeros en un tramo clave jugaron en contra del canterano

Por  3:00 h.

Jesús Navas, con un físico privilegiado para la práctica de su profesión, ha logrado sortear a lo largo de su exitosa carrera el hándicap de las lesiones. Sin embargo, en el tramo final de la pasada campaña, le tocó pasar el mal trago. A principios de mayo, el club anuncio que Navas causaría baja para el importante partido ante la Real Sociedad por una «rotura de grado I en el recto femoral derecho».

El palaciego se perdió el ‘redebut’ de Caparrós en el banquillo nervionense y tampoco pudo participar con sus compañeros en los tres siguientes encuentros (Real Madrid, Betis y Alavés) en los que el Sevilla logró de forma heroica alcanzar la séptima plaza.

Navas, nada acostumbrado a las vicisitudes de una lesión de cierta relevancia, admite que el trance fue duro para él y que lo pasó mal. Quiso correr más de la cuenta. «Fue una lesión complicada. No esperaba que fuera tan larga en el tiempo. Corchia la tuvo y fue parecida, y al final estuvo cuatro o cinco meses. Es algo complejo, porque cuando parece que ya estás bien, golpeas el balón y recaes. Tuve que parar e ir poco a poco, porque al principio quise ir rápido y eso en cambio me hizo ir hacia atrás en la recuperación», explica el canterano a ABC de Sevilla.

En efecto, Navas reconoce que quería recuperarse a toda costa, con el objetivo de jugar el decisivo derbi en el campo del Betis: «No he tenido muchas lesiones y quizá por eso no la llevé bien. Quería estar en una semana y los médicos me advertían de que era imposible. Quería jugar el derbi contra el Betis y eso me hizo ir para atrás».