Nervión ‘ungeschlagen’

Por  12:52 h.

El Sevilla se prepara para un nuevo episodio europeo. Será su 109ª aparición por Europa (111ª si se incluyen los dos partidos de la previa ante el Podgorica) y delante tendrá de nuevo a un equipo alemán, como en todas las temporadas en las que ha jugado en Europa en la última década. Desde 2004, año en el que regresó a la UEFA tras ocho campañas, el Sevilla se ha visto siempre las caras con clubes alemanes, algunos débiles como el Alemania Aachen o el Mainz 05 y otros duros de roer como el Schalke 04 o el Borussia de Dortmund. Echándole un vistazo a la historia se puede comprobar que, en general, al equipo nervionense le ha ido bastante bien en eso de medirse a conjuntos teutones, pese a que el último recuerdo sea negativo (Hannover 96). Pero hay un dato más específico respecto al partido de mañana en el Sánchez Pizjuán: ningún equipo de Alemania ha conseguido ganar nunca en el coliseo sevillista. Buen augurio.

¿Lo conseguirá el Friburgo? No lo sabremos hasta mañana. En el Sevilla nadie quiere confianzas ante la teórica inferioridad del club alemán. Incluso Andrés Palop ha advertido en las páginas de ABC sobre el peligro de cualquier tipo de confianza sevillista. Hasta la fecha, el Sevilla se ha medido a siete equipos alemanes en toda su historia europea. En 1982 el Kaiserlautern le apeó de la UEFA tras remontar en Alemania (4-0) el 1-0 de Nervión. Fue un mal comienzo enderezado ya en el siglo XXI: Alemania Aachen en 2004 (2-0); Mainz 05 en 2005 (0-0 en Nervión y 0-2 en Alemania); Schalke 04 en 2006 (0-0 en Gelsenkirchen y 1-0 en Sevilla); Stuttgart en 2008 (2-0) y en 2009 (1-3 en tierras germanas y 1-1 en el Pizjuán); Dortmund (0-1 en el Signal Iduna Park y 2-2 en España); y la triste eliminación ante el Hannover 96 en 2011 (1-0 en Alemania y 1-1 en el Pizjuán).

El Kaiserlautern y el Hannover 96 han sido los únicos que han logrado eliminar al Sevilla. Pero ninguno de ellos consiguieron tomar el Sánchez Pizjuán, plaza que pocas veces ha sido profanada en casi seis décadas de vivencias europeas. El Friburgo es un conjunto modesto en Alemania, pero la situación del Sevilla obliga a no tomar el partido como una empresa sencilla. Los de Emery necesitan como el comer victorias y reenganchar a una hinchada dubitativa en sus ilusiones tras comprobar el inicio de la Liga que ha protagonizado su Sevilla. Eso sí, en Europa no ha habido duda alguna en sus cinco partidos, todos ellos ganados. Y mañana juega en Nervión, invicto (‘ungeschlagen’ en alemán) ante equipos germanos.